10 nov. 2008

Un genocidio "sin prensa"...

El Genocidio Marxista (Comunista) en Camboya
Una muy poco conocida historia de un "HOLOCAUSTO" Al que no fue invitada la prensa, ni los abogados, donde no hay millonarias indemnizaciones, ni compensaciones, ni 50 directores peleando por hacer la mas detallada y lacrimojena de las peliculas, ni grandes homenajes con suntuosos memoriales, ni leyes que beneficien a nadie.

Entre abril de 1975 hasta enero de 1979
fueron asesinadas aproximadamente
2.000.000 MILLONES DE PERSONAS
, los asesinos
en su mayoria eran niños, dado que los Jemeres Rojos afirmaban que por el grado de corrupcion a que habian llegado los adultos, eran los niño el futuro de Camboya por no estar CONTAMINADOS por el pasado capitalista que habian tenido los mayores, estos ultimos fueron obligados a abandonar las ciudades.

Resulta especialmete enfermizo que los Jemeres Rojos guardasen registro de sus victimas antes y depues de muertas asi como durante las torturas.
El genocidio camboyano fue ejecutado por el régimen de los Jemeres Rojos, el partido político que gobernó la llamada Kampuchea Democrática de ideología Comunista (maoista) entre 1975 y 1979, con una concepción extremista de revolución. Durante el tiempo del gobierno de los Jemeres Rojos desaparecieron entre dos y tres millones de personas, por lo cual se constituyó en 2006 un Tribunal internacional para llevar a cabo el Juicio a los Jemeres Rojos en 2007.

Los Jovenes Soldados del Khmer Rojo
La época del apogeo de Angkor Wat que perduró siglos y cuyas huellas subsisten en la mente cultural, en la arqueología y en el orgullo del pueblo camboyano, es una época de un gran misterio y encanto que atrae intelectuales y estudiosos de todas las latitudes del planeta y sobre el cual se escriben y no dejarán de escribirse grandes obras en diferentes lenguas.
Templo de Angkor Wat Cambodia


El tiempo del régimen de los Jemeres Rojos (1975 – 1979), aunque muchísimo más breve, es igual de intenso y es materia de estudio, discusión e investigación. El discurso del llamado Partido Democrático de Camboya (DC) que se conoce como los Jemeres Rojos al inaugurar su régimen en abril de 1975 en Phnom Penh fue el de que dos mil años de historia del país habían terminado para comenzar una nueva época (Camboya Año Cero). Bajo dicha perspectiva, absolutamente todo lo que representase el decretado pasado, debía desaparecer: la moneda, el mercado, la educación, las maneras de vestirse, la religión, los libros, lo que viniese del extranjero, las formas tradicionales de gobierno, la familia y todo las demás cosas que fueron declaradas cosas del feudalismo. Como dice D. Chandler en su libro “A history of Cambodia”, ningún otro gobierno en la historia del país hubo logrado cambios tan radicales y tantos en tan breve tiempo.


Pol Pot El Carnicero

Se interesó poco en los estudios para los que se ganó la beca en París -nunca los finalizaría- y formó parte del capítulo no del Partido Comunista Francés, lo que lo llevaría a fundar el llamado "Grupo de Estudio de París", célula principal que generaría a los futuros Jemeres Rojos y en el cual participarían Ieng Sary, Khieu Samphan, Khieu Ponnary y Son Sen, quienes serían piezas claves en la conformación de dicho movimiento. Dicho grupo se dedicó entonces a la profundización de las ideas marxistas y del comunismo siempre en relación con el Partido Comunista Francés.


Durante los años que vivió allí escribió diversos artículos en el periódico L'Humanité, y luego fundó el periódico "El Paria", donde escribirían los dirigentes revolucionarios de los países coloniales. Se afilió al partido socialista francés, en cuyo congreso de Tours votó con la mayoría internacionalista que decidió la adhesión del Partido a la Internacional Comunista.
Tanto Pol Pot como Ho Chi Mhin se vincularon con la cerma y nata del Marxismo-Stalinistas Frances, esa experiencia sumada a la extrema y tardicional crueeldad de los orientales dio como resultado lo que aca vemos.


Tras la retirada de las tropas estadounidenses tanto de Vietnam del Sur como de Camboya, en Phnom Penh se instauró el régimen de Pol Pot, máximo líder de los jemeres rojos, quien lideraría el país hasta octubre de 1979. La aplicación literal del maoísmo y la declaración de una nueva era denominada Camboya Año Cero, dieron lugar al genocidio camboyano cuya discusión está todavía en boga. Entre las primeras medidas que el régimen de Pol Pot, implantó en el país estuvieron la eliminación literal de los conglomerados urbanos y la declaración de los habitantes de la ciudad como enemigos del Estado, la desaparición de la moneda, el comercio, el mercado, las escuelas, la literatura, toda forma de arte y las religiones.
La eliminación sistemática de la oposición con sus familias y todos los que a los ojos del Estado eran declarados enemigos, hicieron que se instalaran prisiones de tortura en algunas de las antiguas escuelas, de las cuales la más célebre se encuentra en Phnom Penh, denominada Tuol Slang, la "colina de la muerte", hoy conocida como "museo del genocidio". Así mismo, a unos ocho kilómetros de Tuol Slang, en las afueras de Phnom Penh, se conserva hoy uno de los innumerables campos de exterminio en donde eran asesinados los llamados enemigos del Estado con sus familias después de caminar en condiciones infrahumanas desde las cárceles.

Niños ejecutados por el Khmer Rojo



La comunidad internacional guardó silencio alrededor de esta situación. Por otra parte, el régimen aisló completamente el país no permitiendo el ingreso de ningún organismo extranjero. Durante 1975 y 1979 Camboya se convirtió en el primer productor mundial de arroz, mientras quienes lo cosechaban morían de hambre y desnutrición. Tímidas denuncias se hicieron de parte de países como Australia, India y Nueva Zelanda, pero no fueron escuchadas. Fue sólo con la invasión del Vietnam en octubre de 1979 y el derrocamiento del régimen Pol Pot, que se empezó un lento y doloroso descubrir de la realidad que se estaba viviendo en Camboya.



Las Naciones Unidas comenzaron desde 1993 a presionar al nuevo estado para realizar el juicio por crímenes de guerra a los altos dirigentes de los jemeres rojos, pero por una parte los anhelos de paz de muchos, la negación sistemática de algunos intelectuales, especialmente extranjeros, de la realidad del genocidio, el temor de muchos otros a denunciar, ha dado pocos resultados al respecto. Sin embargo, en junio de 2003, Hans Corell, jefe del Consejo jurídico de la Organización de las Naciones Unidas, firmó un convenio en Camboya con el gobierno que permite el establecimiento de un tribunal de genocidio. Dicho convenio fue el culmen de cinco años de negociaciones entre la ONU y el gobierno.
Las cifras de los muertos durante el régimen de Pol Pot son todavía inciertas, pero no son menores de dos millones de personas de todas las edades y condiciones, cerca de una cuarta parte de la población estimada de Camboya.


Pol Pot, el nombre que el principal líder de los Jemeres Rojos tomó para sí (su nombre real era Saloth Sar), creó centros de reclusión con el fin de “buscar al enemigo oculto” dentro del Partido y continuar su política de exterminio de todo aquello que consideraba atentatorio al Estado. El más célebre fue el de Tuol Sleng. Sólo algunos datos acerca del mismo: En 1975 entraron allí tan solo 200 prisioneros. En 1976 fueron 2.250. En 1977 entraron 5.000. En 1978 otros 5.000. Con excepción de los altos mandos y de los miembros de dichas prisiones, nadie sabía que sucedía en su interior, pero los campesinos que vivían cerca de dichos lugares los llamaban en jémer “konlaeng choul ot cheng” que significa “el sitio en donde se entra pero no se sale”. Solamente siete de las 20.000 personas que fueron llevadas para ser “interrogadas” en Tuol Sleng sobrevivieron. Hoy el lugar, que fuera un prestigioso centro educativo antes de la guerra, es conocido como Museo del genocidio en Phnom Penh. Los “sospechosos” lo eran por razones tan sútiles como usar gafas, saber un idioma extranjero, tener un título universitario, haber trabajado en alguna oficina antes del 17 de abril de 1975 y otras cosas similares. Después de que el sospechoso era declarado culpable en casi todos los casos, era condenado a la pena capital, él y su familia e incluso amigos, y se conducía a uno de los llamados “campos de exterminio”.



En principio algunas fuentes señalaban diferentes cifras de los ejecutados durante el Régimen de Pol Pot. Los vietnamitas decían que habían sido 3 millones de personas, la CIA decía que eran entre 50.000 y 100.000 personas, pero actualmente, y de acuerdo a investigaciones más detalladas, se calcula en 2.000.000 las personas muertas bajo el régimen de los Jemeres Rojos. Unas 700.000 personas murieron de hambre y enfermedades, entre 400.000 y 600.000 fueron ejecutadas, 400.000 fallecieron en la Regularización Obligatoria y otras 300.000 por otras causas diversas, hasta hacer el total aproximado de dos millones de víctimas.


EL 48 % DE LOS CATOLICOS FUE ASESINADO,
MUCHOS DE ELLOS MURIERON CRUCIFICADOS


Principales pruebas para la acusación de los jemeres rojos
Persecuciones contra la etnia Cham: Los Cham es una de las minorías étnicas más importantes del país y los descendientes del antiguo Reino de Champa que fue destruido por los vietnamitas en 1471. Dicho reino desciende a su vez de una inmigración malasia en la península que trajo consigo la religión musulmana de corte sunita. Después de la destrucción de su reino, tomaron refugio dentro del territorio camboyano conformando la hoy conocida Provincia de Kompung Cham. Durante el régimen de los jemeres rojos, la etnia fue sistemáticamente perseguida, así como toda otra etnia que no fuera directamente jémer (chinos, tailandeses). Ysa Osman, del Centro de Documentación de Camboya en su libro “Oukoubah: Justice for Cham Muslims under the Democratic Kampuchea Regime” (“Justicia para los musulmanes Cham bajo el régimen de la Kampuchea Democrática”) publicado en 2002, afirma que entre 400.000 y 500.000 Chams murieron entre 1975 y 1979. Los datos fueron contestados por Ben Kiernan en su reporte “Critical Asian Studies, 2003” (“Estudios Críticos de Asia”) quien afirma que fueron 87.000 Chams, pero las nuevas investigaciones no desmienten los primeros datos.


Museo del Genocidio en donde se exhiben las fotografias de las victimas del Tuol Sleng

Tomado en gran poarte de udyat

5 comentarios:

  1. Es verdad.
    Se conoce bastante poco.
    Camboya no tiene prensa en Argentina.
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Anónimo19:31:00

    comunistas tenian que ser ,...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo15:29:00

    vaya manera de frivolizar una matanza atroz, aprovechando para despreciar otra ideología política... Fueron unos hijos de p..., independientemente de las ideas que defendiesen.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo21:17:00

    y el papa donde estuvo porq no intervino en esto

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1:06:00

    TRISTE SABER QUE DESPUES DE LO OCURRIDO EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, SE VUELVAN A COMETER ESTE TIPO DE CRIMENES, Y PEOR AUN CONTRA SU MISMO PUEBLO.
    DEFINITIVAMENTE CUANDO SERA QUE EL HOMBRE APRENDERA QUE LOS ERRORES DE UNOS POCOS DESADAPTADOS PUEDEN DESENCADENAR EN EL SUFRIMIENTO DE MUCHOS.

    ResponderEliminar

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.