13 may. 2009

¡Señor danos santos sacerdotes!



Comencé este post varias veces, y es que lo del Padre Alerto nos tomo off line como ya saben, e iba a ser uno de aquellos post llenos de critica, denuncias , ironías y demases.
De pronto me vino a la memoria la mención que una amiga me hiciera en referencia al hablar de los sacerdotes, me dijo algo así: A Dios no le gusta que se hable de los sacerdotes, ni para bien ni para mal...(lo había leído en unos escritos de Santa Rita de Siena,... creo), y me empezó a rondar esa afirmación insistentemente mientras ubicaba las mas escandalosas fotografías de la red en que aparecían los tristemente celebres personajes.,Lo iba a combinar con escándalos de faldas e inmoralidad de otros "desgraciados"( lo de Mons. Lugo, el curita argentino que aviso en Misa y el curita colombiano que esta preso).
A Dios NO LE GUSTA QUE LE ARREBATEN SU ROL DE JUEZ.
Como bien decía el fraile de la película al Conde de Monte Cristo: "La Venganza es de Dios", el verá el día del juicio particular de estos hijos infieles que es lo que hará con ellos.
Lo que a nosotros corresponde como parte de la Iglesia Militante es rezar por ellos, pedir a Dios en su infinita misericordia les perdone y de la gracia del arrepentimiento y la penitencia, tanto a ellos como a todos quienes día a día le traicionamos, le escupimos en el rostro como hicieron los que no le reconocieron en el camino del Calvario, como ruines delincuentes le damos la espalda en cuanto podemos para faltar a nuestra palabra y disfrutar de algún fugaz momento de goce sensible.
Trocamos la Vida De la Gracia Santificante que nos mantiene en la amistad con nuestro Padre Celestial por los 15 minutos de disfrute bestial, que al acabarse solo nos dejan vació, dolor y sentimiento de culpa en nuestras almas haciéndonos acreedores de la ardiente corona de la condenación.
Y es que como nos dijera Nuestra Señora en Fatima: Las almas van al infierno por que no hay quien rece por ellas (ver testimonio de Gloria Polo, ella relata de muy buena manera el por que Dios cambia su sentencia para con ella).
Al comprender la importancia de la oración por nuestros prójimos, comprendemos en gran parte la mecánica de la Salvación. Y es que es Dios el mismo quien nos enseño a rezar para pedirle lo que necesitamos y quiso que Nuestra Madre Santísima nos diera el Santo Rosario para hacer mas agradables a El nuestras suplicas .
No quiero se piense hago un llamado a pasar por alto esta y muchas conductas reprobables de unos pocos que han perdido el quicio, y que tanto desprestigio acarrean a Santa Madre Iglesia. No nos olvidemos de los tiempos que corren , recordemos que el maligno esta desatado con toda su infernal furia y nos ronda buscando a quien devorar. Y así como cada sacerdote recibe un segundo Ángel Guardián el día de su ordenación, estoy cierto de que le son designados muchísimos tentadores que hacen de las suyas en cuanto se les da el mas mínimo espacio. Nos hacemos de alguna manera corresponsables de las caídas de esos sacerdotes por el solo hecho de no rezar por ellos, de no ofrecer sacrificios por sus almas, de no hacer penitencia por sus pecados, y nos cabe una tremenda responsabilidad de omisión las mas veces culpable y negligente, sobre todo quienes estamos ligados a la Santa Tradición, conocemos y tenemos al alcance de la mano muchísimos medios espirituales, devociones, la Santa Misa (de siempre), El Santo rosario, para ayudar a quienes están consagrados a Dios como a sus respectivos apostolados.
Organicen cadenas de oración por "Todos Los Sacerdotes"y religiosos en general, por los buenos para que perseveren y sean Santos, y los no tan buenos para que se corrijan y alcancen el camino de la santidad, por que el árbol que da buenos frutos también necesita de agua para sobrevivir.

Insisto, ya que estoy cierto de que seré objeto de criticas por la postura que asumo en éste tema, pero se que es la correcta, ellos (los sacerdotes que están en falta), todos tienen sus respectivas autoridades, a ellos cabe el sancionar y reprimir, ellos también darán su cuenta personal ante Dios algún día.
Lo nuestro es el rezar, rezar mucho por ellos, también por los seminaristas, novicios, frailes, hermanos, monjas, novicias y un largo etc.
Rezar por las autoridades legitimas aunque erren constantemente y realicen actos que no sean de nuestro agrado, Dios sabe por que así lo permite. Al criticar a nuestros superiores tanto temporales como espirituales estamos faltando gravemente a la Caridad, pero si la falta es publica me dirá mas de alguno, la respuesta la dio Jesús: El que este libre de pecado...

Muchas veces cuando pido a alguna señora ya algo avanzada en edad que rece por tal o cual intención, he escuchado : Lo siento mucho pero no puedo por que la lista de peticiones se me hace mas larga que el rezo. Vaya para quienes les suceda algo similar el siguiente "tip" que me dio un cura español hace muchos años: "Toma tu rosario y al hacer el ofrecimiento de costumbre incluye la nueva petición a perpetuidad cada vez que reces, en el cielo llevan bien la cuenta, dejarle eso a ellos y asunto concluido".

Oración por los sacerdotes

¡Oh Jesús!

Te ruego por tus fieles y fervorosos sacerdotes,

por tus sacerdotes tibios e infieles,

por tus sacerdotes que trabajan cerca o en lejanas misiones,

por tus sacerdotes que sufren tentación,

por tus sacerdotes que sufren soledad y desolación,

por tus jóvenes sacerdotes,

por tus sacerdotes ancianos,

por tus sacerdotes enfermos,

por tus sacerdotes agonizantes

por los que padecen en el purgatorio.

Pero sobre todo, te encomiendo a los sacerdotes que me son más queridos,

al sacerdote que me bautizó,

al que me absolvió de mis pecados,

a los sacerdotes a cuyas Misas he asistido y que me dieron tu Cuerpo y Sangre en la Sagrada Comunión,

a los sacerdotes que me enseñaron e instruyeron, me alentaron y aconsejaron,

a todos los sacerdotes a quienes me liga una deuda de gratitud,

especialmente a...

¡Oh Jesús, guárdalos a todos junto a tu Corazón y concédeles abundantes bendiciones en el tiempo y en la eternidad!


Amén

Santa Tereita de Lisieux







Preces por los Sacerdotes

A nuestro Santísimo Padre el Papa,
Dale Señor tu corazón de Buen Pastor.


A los sucesores de los Apóstoles,
Dales Señor, solicitud paternal por sus sacerdotes.

A los Obispos puestos por el Espíritu Santo,
Compromételos con sus ovejas, Señor.

A los párrocos,
Enséñales a servir y a no desear ser servidos, Señor.

A los confesores y directores espirituales,
Hazlos Señor, instrumentos dóciles de tu Espíritu.

A los que anuncian tu palabra,
Que comuniquen espíritu y vida, Señor.

A los asistentes de apostolado seglar,
Que lo impulsen con su testimonio, Señor.

A los que trabajan por la juventud,
Que la comprometan contigo, Señor.

A los que trabajan entre los pobres,
Haz que te vean y te sirvan en ellos, Señor.

A los que atienden a los enfermos,
Que les enseñen el valor del sufrimiento, Señor.

A los sacerdotes pobres,
Socórrelos, Señor.

A los sacerdotes enfermos,
Sánalos, Señor.

A los sacerdotes ancianos,
Dales alegre esperanza, Señor.

A los tristes y afligidos,
Consuélalos, Señor.

A los sacerdotes turbados,
Dales tu paz, Señor.

A los que están en crisis,
Muéstrales tu camino, Señor.

A los calumniados y perseguidos,
Defiende su causa, Señor.

A los sacerdotes tibios,
Inflámalos, Señor.

A los desalentados,
Reanímalos, Señor.

A los que aspiran al sacerdocio,
Dales la perseverancia, Señor.

A todos los sacerdotes,
Dales fidelidad a Ti y a tu Iglesia, Señor.

A todos los sacerdotes,
Dales obediencia y amor al Papa, Señor.

A todos los sacerdotes,
Que vivan en comunión con su Obispo, Señor.

Que todos los sacerdotes,
Sean uno como Tú y el Padre, Señor.

Que todos los sacerdotes,
Sean uno como Tú y el Padre, Señor.

Que todos los sacerdotes,
Colaboren en la unidad del presbiterio, Señor.

Que todos los sacerdotes, llenos de Ti,
Vivan con alegría en el celibato, Señor.


A todos los sacerdotes,
Dales la plenitud de tu Espíritu y transfórmalos en Ti, Señor.

Jesús, Salvador de los hombres ¡Sálvalos!

Apostolado de la Cruz


PRECES POR LAS VOCACIONES.
(De la estampa de Obra de Vocaciones - Tucumán)

SACERDOTE: Señor Jesús, que mostrando a tus discípulos los campos llenos de mieses, les mandaste orar pidiendo al dueño de la mies que envíe obreros a su heredad; escucha benigno nuestras súplicas y concédenos muchas vocaciones y santos sacerdotes.

“Danos muchas vocaciones y santos sacerdotes”

Para que no deje de celebrarse la Eucaristía, fuente de nuestra vida cristiana.
“Danos muchas vocaciones y santos sacerdotes”

Para que siempre escuchemos la Palabra de Dios, luz y fortaleza en nuestro caminar.
“Danos muchas vocaciones y santos sacerdotes”

Para que alcancemos el perdón de nuestros pecados,
reconciliándonos con Dios y nuestros hermanos.
“Danos muchas vocaciones y santos sacerdotes”

Para que todos sepamos compartir el pan, la vida y la esperanza.
Para que vivifiques nuestras comunidades cristianas,
puestas en medio del mundo como signo de tu Redención.
“Danos muchas vocaciones y santos sacerdotes”

Para que a los pobres, a los enfermos, a los niños, a los ricos,
a los jóvenes, a todos los hombres, llegue la Buena Nueva.
“Danos muchas vocaciones y santos sacerdotes”

Señor Jesucristo, concédenos lo que te pedimos: muchas vocaciones y santos sacerdotes; alienta la generosidad de los jóvenes, aviva la conciencia y la responsabilidad de todos, haciéndonos comprender que la Iglesia vive por tus ministros y que no podemos hacer obra mejor que ayudarla a tenerlos. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.