20 jun. 2009

Renovación de la Consagración de España al sagrado Corazón de Jesús.

pp.Ω Gladius
Crónica tomada de:esmola
A pesar de los gobiernos radicales masónicos, a pesar de la apostasía oficial, a pesar de la corrupción de las costumbres, Cristo sigue reinando en España a través de millones de españoles que siguen consagrados a su Sagrado Corazón, tal y como aparece en la magnífica imagen del Cerro de los Ángeles, erigida por el Generalísimo Franco, que consagró España al Corazón de Jesús, reponiendo con más magnificencia la imagen que anteriormente fusilaron y destruyeron los rojos en 1936.


17/06/2009 Tomado de — larosaderialp — con algunas modificaciones.

Monumento al Sagrado Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles


El Monumento Primitivo al Sagrado Corazón
El monumento primitivo, fue obra conjunta del arquitecto Carlos Maura Nadal y del escultor Aniceto Marinas y García.
El 30 de mayo de 1919, el rey Alfonso XIII inauguraba solemnemente el Monumento al Sagrado Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles, Centro geográfico de España.
En aquella celebración el pueblo español, por boca de su monarca, se consagró al Sagrado Corazón. "Reinad en los corazones de los hombres, en el seno de sus hogares, en la inteligencia de los sabios, en las aulas de la ciencia y de las letras y en nuestras leyes e instituciones", fueron algunas de las palabras que resonaron entre la multitud que acudió al acto.
El Cerro de los Ángeles sufrió, heroicamente, durante la persecución religiosa en España, teniendo entre sus devotos un número importante de testigos de la fe. El monumento al Corazón de Jesús fue destruido el 7 de agosto de 1936, primer viernes de mes.

Han cambiado muchas cosas desde aquellos lejanos años. No ha cambiado, sin embargo, el doble objetivo que se perseguía al construir el Monumento: gustar el don de la misericordia de Dios manifestado en Cristo, y renovar la vida cristiana mediante la adhesión viva y cordial a quien, en medio de la Iglesia, nos grita con voz potente:

"Si alguno tiene sed, venga a mí y beba"


Grupo escultórico en la base, a la izquierda del monumento. Representa a la "Humanidad santificada"

Grupo escultórico en la base, a la izquierda del monumento. Representa a la “Humanidad santificada”. De izquierda a derecha están: San Juan Evangelista, el discípulo amado de Jesús, cuyo corazón latió junto al de Jesús en la Ultima Cena; Santa Gertrudis, monja benedictina precursora del apostolado del Sagrado Corazón de Jesús, arrodillada en actitud de oración; el Venerable P. Bernardo de Hoyos, jesuita, a quien el Señor hizo la promesa de que su Sagrado Corazón reinaría en España con más veneración que en otras muchas partes; Santa Teresa de Jesús, la Mística Doctora española, de pie, con una pluma en la mano; San Francisco de Asís, un modelo de amor a Jesús, quien le hizo tan semejante a Sí, que le imprimió las cinco llagas; San Agustín, el sapientísimo obispo tan enamorado del amor de Jesús; y Santa Margarita María de Alacoque, religiosa de la Visitación, elegida por Dios para propagar la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, que está arrodillada con las manos extendidas.
Grupo escultórico en la base, a la derecha del monumento. Representa a la "Humanidad que tiende a santificarse"

Grupo escultórico en la base, a la derecha del monumento. Representa a la "Humanidad que tiende a santificarse"

Grupo escultórico en la base, a la derecha del monumento. Representa a la “Humanidad que tiende a santificarse”, que tiene un sentimiento o actitud de amor al Sagrado Corazón de Jesús.
Este grupo nos traza el camino para llegar al cielo mediante la práctica de la Caridad, del Amor, de la Humildad y del Arrepentimiento.
De derecha a izquierda, la Caridad está representada por una Hija de San Vicente de Paul. Cinco niños guiados por ella ofrendan al Señor unas flores, que son las flores de su inocencia. La Virtud está representada por una joven que eleva su mirada al Señor, y una niña vestida con el traje de primera comunión. El Amor, por un hombre y una mujer del pueblo con un tierno niño en los brazos; es una familia humilde que, a semejanza de la de Nazareth, acata resignadamente la voluntad de Dios, bajo cuyo amparo ponen el fruto de su santo amor. Más a la izquierda, un hombre medio desnudo y descalzo, un penitente que, al ver llegado el término de su existencia, siente todo el peso de sus culpas, abrumado por las cuales se postra de hinojos a las plantas del Señor implorando su misericordia.
Hay muchas flores esculpidas en los laterales del monumento, que señalan el término glorioso de nuestra existencia, al que solo llegan las almas puras, las conciencias limpias de pecado.

La infamia sacrílega y el odio satánico marxista latinista mediante sus esclavos rojos no solo fusilaron al Sagrado Corazón como se aprecia en esta famosa fotografía sino que no saciada su sed anticatolica dinamitaron el monumento original en una especie de segundo deicidio (simbolico), claro esta que si los desgraciados de la foto no lograron realizar un acto de contricion perfecto...



Juan Carlos I(profesión:estadista), el ausente


religionenlibertad(15/06/09 (con alguna modificacion nuestra)15.06.09

Dios mediante, este domingo se renovará en el Cerro de los Ángeles la consagración que hace 90 años llevó a efecto el Rey de España, Alfonso XIII. Un gesto que la masonería jamás le perdonó y que, junto a sus propios errores (que no fueron pocos) le costaron la Corona. Casi un siglo después, en medio de una situación histórica y política que guarda similitudes preocupantes con la España del 19, Su "Católica Majestad" el rey Juan Carlos I, Jefe del Estado, brillará por su ausencia en el Cerro de los Ángeles. ¿Dónde estará, ay, este domingo, Juan Carlos I, el ausente?

Hace meses, cuando el obispo de Getafe, monseñor López de Andujar, cursó a la Casa Real la pertinente invitación para que el nieto de Alfonso XIII renovase la consagración de España al Corazón de Jesús que hizo su abuelo, la Casa Real le respondió con un quiebro digno de un caballo de rejones, mientras esbozaba algo parecido a un “¿Rey? ¿Qué Rey? ¿Cerro? ¿Qué cerro? Ah, sí, pues no va a poder ser“. Con un giro y una cabriola, le dijeron que el rey, ir, lo que se dice ir, no iba a ir, pero que ya mandaría a alguna de sus hermanas, que a estas cosas siempre van encantadas. A lo que monseñor le respondió, con gran acierto, que, o iba el que tenía que ir, o no iba nadie, que para ver un paripé que sonase a cachondeo, invitaban a Buenafuente.

La consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús va a ser uno de los mayores acontecimientos en la vida nuestro país, aunque muchos ni se lo huelan. Como Jefe del Estado, como nieto de Alfonso XIII, como símbolo de la tradición que une al pueblo, ¿por qué carajo Juan Carlos I, el ausente, ni va ni manda a su hijo, el Heredero Felipe? Quizá teme que hordas descontroladas quemen su foto en Las Ramblas al grito de ¡República! ¡República!, o que algún líder político grite ¡Muerte al Borbón! Aunque si esto ya ocurre desde hace años, ¿por qué carajo Juan Carlos I, el ausente, ni va él, ni manda a su hijo, el Heredero Felipe, a un acto que hizo su abuelo, tan Borbón y tan Rey de España como él mismo? ¿Quién cree que defendió la Corona cuando hubo que defenderla, sino aquellos que aman la tradición y la fe de España? Más aún, ¿quién cree que la defenderá para su hijo, o para su nieta, cuando, dentro de unos años –quizá no tantos–, los españoles sopesemos en Referéndum las bondades de la República?

Ándese, Majestad, con tonterías, con giros y con cabriolas. Ponga de fondo el Belén en el mensaje de Nochebuena, y siga ausente en actos como este. Dentro de unos años, tal vez tenga que pedir perdón a sus descendientes por no haberle echado los redaños que le echó su abuelo. Por no haber respetado la tradición en la que se sostiene su corona. Por pensar que la Monarquía puede vivir de las rentas. Por no haber puesto a su pueblo en las únicas manos que pueden sacarle de la crisis económica y moral. Pero entretanto, por favor: díganos dónde estará, ay, este domingo, Juan Carlos I, el ausente.

José Antonio Méndez

www.carlismo.es

El Monumento actual al Sagrado Corazón
Tomado de la web oficial cerrodelosangeles.es





La obra que hoy se contempla, del monumento al Corazón de Jesús, es réplica de la anterior, inaugurada en 1919, y destruida por los marxistas.

Aunque de mayor tamaño, comenzó a edificarse en 1944 según el proyecto de los arquitectos Pedro Muguruza y Luis Quijada Martínez. La imagen del Sagrado Corazón de Jesús (11,50 m.) y su pedestal (26 m) obra de Aniceto Marinas, junto con los grupos escultóricos de la base, obra de Fernando Cruz Solís, fue inaugurado en el año 1965. Diez años más tarde, en 1975, se inauguraba la cripta, obra no existente en el proyecto anterior.


El monumento muestra a Cristo, con los brazos abiertos, invitando a todos los hombres a ir hacia El.






G R U P O S E S C U L T Ó R I C O S

Forman parte del Monumento cuatro grupos escultóricos situados sobre la cúpula de la iglesia y en las diagonales que le encuadran. Son obra del escultor D. Fernando Cruz Solís. Las figuras que los componen tienen algo más del doble del tamaño natural.
Los dos grupos de la parte delantera son repetición, aunque de distinto estilo y orden de las figuras, de los que existían en el Monumento antiguo: la Iglesia militante y la Iglesia triunfante. Los dos grupos de la parte posterior representan la España defensora de la fe y la España misionera.

Iglesia militante

La caridad está representada por una religiosa rodeada de niños a los que guía al Corazón de Jesús.
La virtud está personificada en una joven que lleva unas flores y una niña con traje de primera comunión.
El amor está personificado en un hombre y una mujer del pueblo, con un tierno niño en sus brazos, simbolizan la familia, a semejanza de la Sagrada Familia de Nazaret. Un hombre medio desnudo y descalzo simboliza la penitencia y el arrepentimiento. Se postra ante el Señor implorando la misericordia de Aquel que dijo: "Venid a Mí todos los que estáis agobiados y Yo os aliviaré".


Iglesia triunfante

San Agustín
Llamado doctor de la Gracia, el sabio Obispo enamorado del amor a Jesús, cuya mirada se fija en los misterios de la Ciudad de Dios.
San Francisco de Asís
El "poverello de Asís" es el modelo del amor a Cristo, quien le hizo tan semejante a Sí, que le imprimió las cinco llagas, para que pudiese gritar al mundo con su vida: "El amor no es amado".
Santa Margarita María de Alacoque
Religiosa de la Visitación, elegida por Dios para propagar la devoción al Corazón de Jesús. Se encuentra de rodillas con los ojos fijos en el "Corazón que tanto ama a los hombres".
Santa Teresa de Jesús
La mística doctora, con la pluma en la mano, fija su mirada en el libro que está escribiendo, donde nos muestra la humanidad de Cristo tan cercana a nosotros.
Santa Gertrudis
Monja Benedictina, precursora del apostolado del Sagrado Corazón de Jesús.
El Venerable Padre Bernardo de Hoyos
Jesuíta a quien el Señor en la Iglesia de San Ambrosio de Valladolid, hizo la gran promesa de reinar en España y con no menos veneración que en otras muchas partes.

España defensora de la fe

Osio, Obispo de Córdoba
Llamado "la lumbrera de España" y "Príncipe de los Concilios". Fue Presidente del Concilio de Nicea y autor del "Símbolo Niceno", en el que con la sola palabra "consustancial" se define la divinidad de Jesucristo. Es símbolo de la Iglesia en su lucha contra la herajía arriana.
El Rey Don Pelayo
Iniciador de la Reconquista. Uno de los más importantes acontecimientos de la historia de España, tanto en lo político como en lo religioso.
El Padre Laínez
Jesuita. Teólogo del Papa en el Concilio de Trento y gran figura del mismo.
Don Juan de Austria
Jefe supremo de la escuadra aliada contra los turcos. Vencedor de Lepanto.
El Padre Polanco
Obispo y mártir del asedio de Teruel y el joven Antonio Rivera, llamado "el ángel del Alcazar".
Esculturas laterales

La Reina Isabel la Católica
Hizo posible el descubrimiento del Nuevo Mundo, con la principal intención de predicar en él el Evangelio de Cristo.
Cristóbal Colón
Autor de la idea del descubrimiento y primero y principal realizador. Siguió las órdenes de los Reyes Católicos evangelizando a los indios pobladores de aquellas tierras.
Hernán Cortés
Conquistador y evangelizador de Méjico, representa a todos los conquistadores españoles.
Fray Junípero Serra
Franciscano, una de las más grandes glorias misioneras de España. Como símbolo de la obra evangelizadora de todos los misioneros españoles a lo largo de la historia de la Iglesia en todos los continentes.
Y formando conjunto con Fray Junípero Serra las imágenes de tres indios, como símbolo de los frutos de la labor misionera realizada.

Espactaculares detalles del monumento actual en gran resolución.




























1 comentario:

  1. Anónimo10:29:00

    Actor Vasile: Orden de Malta puede cambiar nel mundo.

    ResponderEliminar

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.