24 mar. 2011

El Kahal y Oro, Pdf y Audio.

Tomado del Banco de Audio de Radio Cristiandad

cabezal-audio

El Kahal-Oro, la magistral obra de  Gustavo Martínez Zuviría, de seudónimo Hugo Wast, ejemplar y muy fructífero escritor argentino,  criticado especialmente por poner su arte literaria al servicio de la moral Católica.

En seguida del link de descarga del .pdf y de  los audios en mp3; encontraran un breve apunte con extractos tomados del libro. Los cuales son de vital importancia para la información y formación del cristiano, que le darán las herramientas adecuadas  para poder comprender a cabalidad la problemática derivada del poder que da a los judíos el ser los propietarios  de la casi totalidad de la banca, por ende,  acreedores de estados e individuos en la mayor parte del orbe. Mismos judíos que son manejados por el Sionismo Internacional, uno de los instauradores del Nuevo Orden Mundial Iluminati.

En el libro usted encontrara la razón de ser de la desconfianza y distancia que por mas de 2000 años  la Iglesia Católica guardo para con este pueblo, otrora “Elegido” y  ahora “no elegido” (maldito y Deicida).  A la luz de estos argumentos no podrá comprender entonces el como es que los últimos Papas que nuestra Iglesia ha Tenido se han dejado deslumbrar por la luz de la menorah y el brillante destello de la estrella de seis puntas;  por que desde Paulo VI y hasta Benedicto XVI,  han profesado un enfermizo afecto y desmedida reverencia a los “Hermanos Mayores” como los llamara el ya fallecido JP2 (de triste memoria por haber besado el coran y otras marraneces).

Se puede hoy con la claridad que nos da el tiempo también comprender por que en la lista profética de papas atribuida a San Malaquías, se denomina al Santo Padre actual como “La Gloria del Olivo”, pudiendo ser  que se deba a que en los últimos meses  ese enfermizo afecto y desmedida reverencia se ha transformado en una especie de obsesión para B16, quien ha pretendido inclusive querer modificar el evangelio y la exegesis católica bimilenaria de Santos y papas diciéndonos que: “no fue el pueblo judío quien mato a N.S.J.C.”

Gladius.

EL KAHAL ORO

Descargar el Libro en Formato .pdf

Hacer clic sobre el titulo y guardar como

EL KAHAL ORO   01            EL KAHAL ORO 02             EL KAHAL ORO 03

EL KAHAL ORO 04              EL KAHAL ORO 05             EL KAHAL ORO 06

EL KAHAL ORO 07              EL KAHAL ORO 08             EL KAHAL ORO 09

EL KAHAL ORO 10               EL KAHAL ORO 11              EL KAHAL ORO 12

EL KAHAL ORO 13                EL KAHAL ORO 14            EL KAHAL ORO 15

EL KAHAL ORO 16                EL KAHAL ORO 17             EL KAHAL ORO 18

EL KAHAL.

Autor: Hugo Wast.

1935. Buenos Aires.

“Un poco más y la Serpiente, símbolo de nuestro pueblo, cerrará su círculo y envolverá a todas las naciones.” Protocolos de Sión, Ses. 3º 30.

Extractos tomados de este libro, los cuales considero importantes para la información y formación del cristiano.

Téngase en cuenta que este libro fue escrito antes de que se desencadenara la Segunda Guerra Mundial, cuyos motivos y fines de origen fueron tenebrosos que condujeron a un verdadero exterminio de humanos en Europa y en Asia. El análisis frío y objetivo desenmascaran las mentiras a las que nos han sometido y bombardeado hasta el día de hoy, lo cual realiza este autor utilizando como herramienta “pícara” al género literario de la novela.

Veamos este asunto.

A fines del año 2005 de Nuestro Señor Jesuscristo.

Herem: es un artificio maléfico que usan los judíos de sinagogas y kahales por los cuales ellos mismos se “perdonan” todo tipo de excesos cometidos contra los cristianos, desde violaciones a mujeres al robo de propiedades inmuebles, cuentas bancarias, etcétera. (véase hazaka, meropiié).

Mischna: es la ley escrita. Guemara: comentario de la ley por los antiguos rabinos

p.104. “goy”, palabra del talmud con la cual se designa al no judío, específicamente al cristiano; el plural es “goyim”.

p.41: “Extraña y peligrosa costumbre judía, esas ventas que se llaman hazaka y meropiié, y se realizan conforme al talmud, en el secreto de la sinagoga y en presencia de los grandes dignatarios de la nación. La sinagoga es dueña virtual de los bienes poseídos por idólatras (pueblos no judíos) y tiene derecho de ofrecerlos a sus fieles si alguno de elllos lo pide, y de venderlos al mejor postor. El adquiriente paga a la sinagoga una suma, de la que ni un centavo llega al propietario idólatra. Verdad es que éste continúa en posesión de su casa o de su campo, ignorante de la original subasta de que ha sido objeto. La sinagoga sólo se obliga, por el precio que recibe, a notificar a los judíos de la ciudad y del mundo entero, la operación que se ha realizado, para que se abstengan, hasta la consumación de los siglos, de pretender la cosa adjudicada, ni comprándola directamente al propietario, según las leyes del país. Sobre ellas sólo tendrá derecho, en adelante, a los ojos de los judíos, el que la adquirió en la sinagoga. Y tal notificación implica, además, la prohibición de negociar con el propietario. Solamente el que ha cumplido el privilegio puede prestarle dinero o tratar con él. Lo cual, no significa nada en un país donde Israel no tiene mayor influencia, pero equivale a la ruina a largo plazo, en un país donde el comercio, la prensa y los bancos están visiblemente manejados por los judíos.

p. 43, donde se dice de Argentina: “¡Peor para ellos, que no ven el porvenir de Israel en un país que, con virginal inexperiencia y desde la primera hoja de su Constitución, se ofrece a todas las razas del mundo como una granada que se parte! Todas las razas no son igualmente temibles, porque no todas son igualmente capaces para las conquistas modernas. Ha concluido la misión de la espada. Ha pasado la era de los cartagineses, romanos, árabes, españoles, franceses, hombres de hierro y de sangre, vencidos y aplastados por las ideas económicas. Mejor que la espada, el fusil; mejor que el fusil, el cañón; mejor que el cañón, el oro. Quien maneje el oro, mandará mas que Cesar, mas que Felipe II, mas que Napoleón. Pero así como no todas las razas fueron capaces de manejar la espada, no todas son capaces de manejar el oro.”

p. 46. “... Cuando solamente la mitad del oro del mundo, esté en manos judías, la sinagoga, o más propiamente, el Gran Kahal de París o de Nueva York, con un solo signo, podrá desencadenar tan grande crisis en el mundo, que las naciones cristianas perezcan de hambre y se vendan ellas mismas a Israel.”

“... Salmo 47, que los judíos leen siete veces el día del año nuevo (rosch haschama): “Pueblos, batid palmas y celebrad a dios con gritos de alegría. Porque jehovah, el altísimo, someterá y arrojará a vuestros pies a todas las naciones.”

p. 47, 50, 51, 52, 53. “Allí está la sinagoga, y allí funcionan los dos supremos tribunales que mantienen la unidad y la fisonomía de los judíos: el Kahal y el Beth- Din. ¿Qué son el kahal y el beth din? Tribunal misterioso, como una sociedad de carbonarios, existe dondequiera que hay judíos Si son pocos y la comunidad es pobre se le llama kehillah. Si son muchos y tienen rabino y sinagoga, ya es un kahal, que manda sobre todos los kehillahs de la región. Y si es una capital populosa donde habitan millares de hebreos, se instala un gran kahal (ejemplo: Buenos Aires, que depende del gran kahal de Nueva York), con jurisdicción sobre todos los kahales del país. ...Es además su casa de gobierno, su legislatura, su foro, su tribunal, su escuela, su bolsa y su club. La sinagoga es la clave de uno de los hechos más sorprendentes de la historia... la sinagoga es el alma del judaísmo. Y el alma de la sinagoga no es la biblia, es el talmud. Y el alma del talmud es el kahal.”

“Aunque sean varios los miembros del kahal, la acción se la imprime el mas enérgico; y ése puede ser: un rosch (jefe); un gran rabino; un ikur (vocal); un schmemosch (secretario), que se haya hecho conferir la temible facultad de perseguidor secreto, o sea, de ejecutor de las altas decisiones del tribunal. El kahal es un soberano invisible y absoluto. Todo está regido por el talmud y controlado por el kahal. El talmud instituido para aplicar la ley de moisés, en la práctica desborda y contradice a la misma ley. La biblia es como el agua. El talmud es como el vino. El kahal es como el vino aromático. El talmud proclama la infalibilidad y omnipotencia de los rabinos, sus intérpretes: “Hijo mío, atiende más a las palabras de los rabinos que a las palabras de la ley (Erubin, 21b.). "Porque la palabra de los rabinos, es mas suave que la de los profetas” (Sepher Caphtor U-Perach, 1590, 121). “ Y el temor al rabino es el temor de dios” (Maimonides Jad. Chaz. Nilch Talm. Thora, Prek S. I.). “Si un rabino te dice que tu mano derecha es tu izquierda y que tu izquierda es tu derecha, debes creerle.” (Rabbi Raschi, Ad. Deuter. XVII,II.). “·El que desprecia las palabras del rabino, merece la muerte.” (Erubin, 21b.).

“El beth din es un verdadero tribunal secreto que se avoca a todo pleito judío, y lo juzga no conforme a las leyes del país, sino conforme al talmud. Y sus sentencias se cumplen así el condenado se esconda en el seno de la tierra.”

p. 49. Mischna: es la ley escrita. Guemara: comentario de la ley por los antiguos rabinos. La basta colección de libros que forman la mischna y la guemara, se le da el nombre de talmud.”

p.54. (En la )... arca de la alianza, donde se guardan, envueltos en preciosas telas, los rollos de la ley, o la sefer thora, el libro sagrado por excelencia. La thora contiene los cinco libros de moisés, el pentateuco, que es la historia del pueblo de israel desde la creación del mundo hasta la muerte de moisés, y su legislación civil y religiosa.

p.62, 63. “Somos el uno por ciento de la población del mundo entero y poseemos ya la mitad de las riquezas de todo el mundo. No es necesario luchar por la otra mitad. Nos bastará apoderarnos de todo el oro, que es apenas la centésima parte de la riqueza universal. Y cuando ya no quede ni un adarme de oro en manos de los gobiernos ni de los particulares, podremos hacer que los pueblos cristianos mueran de hambre y de frío, aunque posean todo el trigo, y todos los rebaños, y todas las minas existentes. Porque no podrán cambiar lo que les sobre por lo que les falte y no serán capaces de renegar de las doctrinas que les hemos enseñado. ... te digo con el espíritu del talmud: “no cultives el suelo extranjero; pronto cultivarás el tuyo; no te fijes en ninguna tierra, porque serás infiel al recuerdo de tu patria; no te sometas a ningún señor, porque no tienes otro señor que jehová; consérvate como si estuvieses de viaje, a punto de partir; y pronto verás las colinas de tus abuelos, y esas colinas serán el centro del mundo, del mundo que estará bajo tus pies.”

p.89 “No es permitido engañar a nuestro prójimo.” “Es lícito estafar a un goim (Talmud, baba metsia; baba kamma). “las almas de los judíos descienden del primer hombre. El mundo ha sido creado sólo a causa de israel” (talmud, tratado de bereschith rebba, sección 1).

p. 102/103/104. “La propiedad de un no judío es como una casa abandonada; su verdadero dueño es el primer judío que se apodere de ella” (talmud). Esto significa: los bienes que poseen los otros hombres, en realidad pertenecen a los judíos. “No importa lo que digan los códigos cristianos (Código Penal), ni lo que piensa su policía. Hoy, los hombres de nuestra raza nos son más que el 1 por ciento del mundo, pero poseemos el 50 por ciento de todas las riquezas móviles. No es bastante. Necesitamos la otra mitad, y la tendremos.” Esto lo anuncian los comentadores del Zohar (el libro del esplendor) para dentro de 66 años. “Los cuatro sentimientos judíos son: la ambición, de dominar al mundo; la avidez, de poseer todas sus riquezas; el rencor, contra los goyim: el odio, a Cristo. Un solo medio existe para satisfacer estas cuatro pasiones: apoderarse del oro del mundo, de todo el oro, el oro metal, el oro sonante, porque el día que tengamos el oro, aunque los goyim tengan todo lo demás, nada tendrán.”

p.105/106. “El talmud no lo leen los goyim: ellos leen la Economía Política (que es ciencia cristiana que dice que el trabajo es la dignidad humana y base de toda riqueza. Hoy es ciencia nuestra, porque nuestros sabios la han adulterado, para meter en los cerebros de los goyim una doctrina que nos conviene: “el trabajo es una mercadería. No hay moneda sana que no tenga por base el oro.”).... donde hay un capítulo que es la obra maestra de nuestro ingenio, el que trata de la moneda, especialmente del oro, cuya religión hemos predicado desde las universidades y hemos hecho aceptar a los gobernantes y a los pueblos.”

p.112. “El hombre debe ser astuto por temor de dios; se permite a un judío engañar a los idólatras haciéndoles cree que se ha hecho cristiano.”

p.113. “Nuestra fiesta del yom kipur una vez por año nos desliga de todo juramento y de toda promesa. ¿Para qué serviría este perdón anual de los perjuros si no pudiésemos engañar a los adeptos de Cristo?. Hemos corrompido a los goyim, haciéndoles amar el lujo, que sólo pueden costear con nuestros préstamos. Somos un puñado, pero nadie tan poderoso como nosotros, porque tenemos esa fuerza de la finanza, contra la que ningún gobierno puede luchar, aunque se llame Napoleón.”

p. 115. “Verdaderamente el misterio de iniquidad ha comenzado. Pero todavía faltan años de persecución para israel y de triunfo para Roma. Pero Roma es la estatua del profeta david. Sus piernas de hierro se asientan sobre pies de barro. Una piedra, que vendrá de rumbo desconocido, derrumbará la estatua. Esta piedra será el rey de la sangre de sión, el anticristo que está próximo a nacer y que será anunciado por un Obispo católico, que apostará a fin de ser su precursor...”

p.136. “... la obra maestra de los financistas ha sido desencadenar esta crisis, para explotarla. No se encontrará a un solo judío entre los arruinados. ¡Y en ninguna parte del mundo!

p.180. “Somos místicos y religiosos, pero nuestra esperanza está solamente en los bienes de este mundo. Ignoramos lo que hay mas allá y establecemos aquí nuestro paraíso. Dios no nos ha creado para ganar el cielo, sino para dominar la tierra. Esa es nuestra fé. Hace seis mil años la nación espera al mesías, nuestro rey, que ha de conquistar el universo.”

p.181. “Cristo no es el Mesías: es el Impostor. El verdadero mesías, hijo de dios, a quien los judíos esperamos, para que por él se cumplan las promesas de la raza, es aquel a quien los cristianos llaman el anticristo, cuyo verdadero nombre nadie sabrá hasta el día de su advenimiento.”

p.182. “Cien generaciones de goyim no bastan para diluir con su sangre impura, una sola gota de la sangre de israel. El anticristo nacerá en Babilonia o en Jerusalén, y las mujeres no lo mirarán sin amarlo.”

p.184/185/186. “Cuántas veces habrán oído la blasfemia de Jesús: Yo soy el Camino, la Verdad, y la Vida.” Ni el camino, ni la verdad, ni la vida están en los Evangelios, sino en este libro que ha realizado el mas estupendo milagro de todos los tiempos: el talmud, nuestro código religioso, político y social, mil veces mas sagrado que la biblia. El estupendo milagro es mantener, a través de los siglos, la fisonomía de un pueblo. Impedir que quince millones de israelitas oprimidos por dos mil millones de enemigos, se fundieran en la masa innumerable de cristianos. Gracias al talmud, ese pueblo sin patria no tardará en dictar la ley a todas las naciones. ... la Argentina sería, antes de los tiempos del anticristo, una esclava de la sinagoga....”dios ha dado a nuestra raza el genio de las conquistas modernas, que no se realizan por la espada sino por el oro. Hasta en los libros sagrados de los goyim se anuncia el triunfo de israel. Jesús, junto al pozo de Jacob, dice a la Samaritana: la salvación viene de los judíos. Y Pablo, el gran apóstol, repite la promesa de Isaías: el libertador saldrá de sión.”...”El rey de la sangre de sión está próximo a nacer. Un paso más y la serpiente simbólica(israel) encerrará en su círculo a todas las naciones.”

p. 204 “Los muertos sólo mueren para los hombres, no para dios, ante quién deben presentarse y rendirle cuentas.”

p.211/212/213/214. Dice: “he oído hablar de los protocolos de los sabios de sión, (y sé que) son una falsificación de los cristianos para desacreditar a los pobres judíos. Que aunque no sean las actas secretas (los protocolos) del congreso israelita que se reunió en Basilea en 1897, pueden ser una síntesis fidelísima, hecha por algunos congresales. En este congreso se reunieron los representantes mas ilustres de la judería universal, para tratar la conquista del mundo. ¿De que manera obtuvo el profesor ruso Sergio Nilus que las publicó en 1902? Es un misterio. Naturalmente los israelitas se han apresurado a desautorizar los protocolos: ¡Apócrifos!”

“Gracias al talmud, un pueblo sin patria no tardará en dictar la ley a todas las naciones. Dios ha dado a nuestra raza el genio de las conquistas modernas, que no se realizan por la espada, sino por el oro. Esas actas (de los protocolos) son (están) los planes de los judíos para dominar el mundo.”

En una de las páginas de los protocolos - tomada al azar- dice: “...para que los cristianos no observen nuestra política, es esencial entretenerlos y llamar su atención hacia el comercio y la industria... la base del comercio debe ser la especulación. Las continuas especulaciones, crearán una sociedad desmoralizada, egoísta y sin corazón. Esta sociedad acabará por volverse indiferente a la religión y a la alta política; su sola guía será la pasión por el oro.”

“Todos los engranajes del mecanismo del Estado, son movidos por una fuerza que está en nuestras manos: el oro. En los países cristianos el pueblo está embrutecido por el alcohol y la juventud trastornada por los clásicos y por la intemperancia prematura, a la cual incitan nuestros agentes: preceptores, criados, institutrices, empleados, mujeres de mala vida y también mujeres del gran mundo.” Para los cristianos el oro es un vicio y se vuelve esclavo de él; “mientras que el judío tiene tal ciencia y tal costumbre de manejarlo, que lo domina y se sirve de él, como de una herramienta.”

p.214. “Para obtener la mayoría, daremos voto a todo el mundo, sin distinción de clases. Vosotros sabeís lo desastrosa que ha sido para los gentiles la idea, absolutamente idiota, de que ninguna diferencia debe existir entre las clases sociales.”

“La idea cristiana es la igualdad de los derechos específicos fundamentales: el derecho a la vida, a la familia, a la libertad, a la educación. El concepto judío es la igualdad electoral: lo mismo vale el voto del Arzobispo de Buenos Aires, o del Rector de la Universidad, que el de los asesinos, ladrones y rufianes. Lo mismo el voto del hombre ilustrado, que sabe por quién vota, que el del analfabeto o del atorrante, que lo vende por un vaso de vino. “ “... a los judíos les interesa que adopten (los cristianos) formas de gobierno que los lleven a la anarquía y a la revolución.”

p. 215. Los protocolos dicen: “Desencadenaremos una crisis universal gracias al oro que está enteramente en nuestras manos.” “Hemos logrado hacer estallar las crisis económicas, retirando el dinero de circulación.” “Vosotros sabeís que el patrón oro ha sido la ruina de los estados, que lo adoptaron, porque no puede satisfacer todas las necesidades de las poblaciones, tanto mas que nos hemos esforzado por acapararlo, para retirarlo de la circulación.” En aquel año del congreso de Basilea, el pronóstico era prematuro. La riqueza de las naciones en moneda oro, parecía inconmovible. Hoy se advierte la sagacidad de esos señores de sión.

p. 217. “No hay genios sino entre los judíos y es imposible que un judío divulgue una invención, contraria a los intereses de su pueblo.”

p. 294/295/296. En los protocolos, párrafo 75, sesión 7ª.: “En toda Europa y en todos los continentes con la ayuda de Europa, debemos provocar sediciones, discusiones y hostilidad mutua. Debemos estar en condiciones de responder a toda oposición con una declaración de guerra del país vecino al que ose atravesarse en nuestro camino; pero si el vecino a su vez intentara unirse al otro en contra nuestra, sería necesario responder desencadenando una guerra mundial.”

Prescribían los protocolos muchos años antes de 1914: la guerra mundial había sido calculada y dispuesta por los sabios de sión, con este resultado: la destrucción del imperio austrohúngaro, la mayor potencia católica de la tierra y la transformación de la Rusia cristiana, en un formidable arsenal de ateísmo, donde se forjaban armas para cuantos quisieran, en cualquier país, combatir a Cristo. En 1880 el gran rabino de Francia dijo: “Desde hace dieciocho siglos nuestros sabios luchan con una perseverancia infatigable contra la Cruz. Estos dieciocho siglos han pertenecido a enemigos. Pero el siglo actual y os siglos futuros serán nuestros. He aquí la décima vez, desde hace mil años de lucha atroz e incesante con nuestros enemigos, que se reúnen en este cementerio, alrededor de la tumba de simeón bern jehuda, los elegidos de cada generación del pueblo de israel, para concertar los medios de aprovechar las grandes culturas que no cesan de cometer los cristianos. Cada guerra, cada revolución, cada sacudimiento político o religioso nos aproxima al momento de lograr el fin supremo que perseguimos...”

p. 295/296/297.La guerra de 1914-1918 duró mas de cuatro años y aniquiló la vida de diez millones de soldados. Según la apreciación judaica: aquella guerra “había sido un mezquino pleito de fronteras, habiendo agrietado los cimientos del mundo cristiano. Mientras los judíos preparan el enfrentamiento ahora de dos civilizaciones, la blanca y la amarilla; Buda, ayudado por Mahoma, contra Cristo. Ésta acabaría con todos los gobiernos y daría segunda y eterna muerte al impostor (o sea, Jesús Cristo). Y la sinagoga dominaría en Tokio y en Nueva York; y con las piedras humeantes de los templos católicos se levantarían las murallas de la nueva Jerusalén. ¡Cuánta paja, leña y pólvora habían amontonado los palabreros estadistas de Versalles en todos los rincones del globo, sabiendo o ignorando que trabajaban para el Kahal! ...Mas seguro sería intrigar a las naciones, por intermedio de las agencias que le obedecían y guisaban noticias para los diarios cristianos.”

p. 300/301. “Hermanos judíos del gran kahal de Buenos Aires: no ignoráis que en los libros santos israel es comparado cien veces al olivo. ¿Por qué esa comparación, hermanos judíos? Escuchad la explicación que nos da la agada de nuestro sagrado talmud:

1. Israel se parece al olivo porque el aceite que de él se extrae no se mezcla con los otros líquidos; así israel conserva su individualidad.

2. Porque el aceite sobrenada, lo cual está escrito en la ley: “dios te colocará arriba de todas las naciones. “ (Deuter. 26,19).

3. Porque el olivo necesita ser aplastado para producir, y así israel necesita la desgracia y la persecusión.”

“Durante diecinueve siglos fuimos perseguidos por los cristianos y hemos vivido temblando, como liebres acosadas por los perros. Ahora nos toca hacerles temblar a ellos. La Iglesia católica es nuestro mas peligroso enemigo: debilitaremos su influencia, infiltrando en su organismo ideas liberales y provocando disputas religiosas. Alentaremos los matrimonios entre judíos y cristianos. La raza de israel, elegida por dios, no corre ningún peligro mezclando en sus venas cierta cantidad de sangre impura. El parentesco con familias no significa una desviación, y, al contrario, con habilidad puede hacernos árbitros de sus destinos. Os escribo para exhortaros a la unión. Estamos en un campo de batalla, y la discordia puede sernos fatal. Os invito a que levantéis el herem decretado contra alguno de vosotros, que por su gran riqueza y su influencia en las altas clases y en el gobierno, puede aumentar el poder de la sinagoga.”

“Un judío bautizado no deja por eso de ser judío. Pues es permitido al judío engañar a los idólatras haciéndoles creer que pertenece a su culto; lo prescribe nuestro bendito yore de ah.”

p. 302. Todo esto sucedió en el masónico secreto en que se envuelven esas determinaciones, so pena de ruina o de muerte para quienes las divulguen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.