2 abr. 2011

Iglesia valida acusaciones contra Karadima al sentenciar nulidad matrimonial de Hamilton

 

si-bebes-no-perviertas

Era mi intención la de dejar el caso Karadima tranquilo ya que luego del detallado informe presentado hace unos días, se me hacia inoficioso el entrar en mayores honduras con respecto a tan escabrosa realidad de la Iglesia Chilena, empero me veo en la obligación de aportar mas antecedentes dado que no han sido pocos los lectores que han malentendido el sentido y la  intensión que persigo al exponer tan lamentable y deplorable realidad.

Incluso varios comentaristas del blog en Facebook han tenido  la desfachatez de atribuir a mi autoría las declaraciones del denunciante y victima Señor Hamilton, y han procedido a toda clase de acusaciones y descalificaciones en referencia que mi pretensión es la desinformación y mi objetivo no seria otro que trabajar para destruir a la Iglesia (incluso una mujer expresa que: M. R. C.: “Estoy segura de que perteneces a una secta satánica , por q ni las puertas del infierno la podrán destruir la Santa Iglesia Católica , tienes tantas miserias como yo o cualquier ser humano , pero te diré que Dios revela las cosas y si desde que se formo la iglesia han existido seres humanos corruptos ellos serán quien le de cuentas a Dios no juzgues ni juegues al papel de ser Dios, deja que Cristo se encargue de la iglesia que fundo y procuremos nuestra salvación te amo en el amor de cristo y María dtb”, otro agrega que el autor del blog es un ser “homofobo”  por decir que el cura  Karadima además de pederasta es homosexual.

Debido a lo anteriormente expuesto es que  me tome la molestia de buscar y editar el video que les presento continuación (exponiéndome a  amonestación por parte de YouTube por lo del copyright) y mas abajo comentarios sobre el contenido del Fallo Vaticano que condeno al homosexual cura Karadima.

Quiero a la vez dejar en claro que nunca ha sido ni será mi intensión la de desprestigiar a La Iglesia como estructura Divina ni pretendo en lo mas mínimo su destrucción, solamente me manifiesto a favor de una purga generalizada en la que se expulse a todos los malos elementos que integran parte de “La Estructura de La Iglesia” sin merecerlo. Y como respondí a uno de los acusadores:  Así el papa se quede con 12 cardenales fieles y un puñado de obispos leales, valdría la pena para poder trabajar en la salvación de las almas y no en los egoístas y torcidos  objetivos de impostores que solo buscan satisfacer sus inmundas ambiciones materiales y sexuales.

No tolerare mas criticas ni acusaciones infundadas y procederé de igual manera hice con quienes injustamente me señalaban y les borrare sus cometarios y eliminare el acceso a la vista del blog en Facebook.

Por algo el blog es MIO.

Gladius.

 

Vaticano dicta severa sanción eclesiástica contra Fernando Karadima

|01-04-2011 12-48-25

Por El Periodista

Un mes después de ser entregada al Arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, se dio a conocer el veredicto respecto de los delitos que cometió Fernando Karadima. El Vaticano determinó que el sacerdote de 82 años es culpable de abusos sexuales contra menores y de haber abusado de su ministerio como sacerdote de la Iglesia Católica. Paradojalmente, el 15 de diciembre pasado, el magistrado Leonardo Valdivieso, resolvió sobreseer a Karadima sin establecer cargo alguno. (Por Patricio Salinas A)

Sin entregar explicación alguna de las causas de la demora, el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati,  un mes después de haber recibido el dictamen de parte de la Nunciatura, hizo público el fallo del Vaticano acerca del caso Fernando Karadima. El dictamen es claro y lacónico: culpable de abuso de menores y de abuso de autoridad.

La resolución del Vaticano no quita a Karadima el estado sacerdotal, pero sí le prohíbe a perpetuidad el ejercicio público de cualquier acto del ministerio, en particular el de la confesión y la dirección espiritual; le impide tener contacto con sus ex parroquianos y con miembros de la Unión Sacerdotal. 

El arzobispo de Santiago declaró que estaba ”convencido de que el padre y los miembros de la sociedad sacerdotal que lo acompaña son personas fieles a Jesucristo y a la iglesia y van a cumplir sin duda alguna lo que está establecido en el decreto”.

El Vaticano advierte que  en caso de que no se cumpliera estas resoluciones, existe la posibilidad de que Karadima pierda el estado sacerdotal.

Juan Carlos Cruz, uno de los cuatro querellantes contra  Karadima, declaró una vez conocida la resolución del Vaticano que ”es emocionante encontrarse con una sentencia tan categórica, que nos diera la razón a cuatro tipos y a muchos otros silenciosos, a los que nos han dicho mentirosos y, sin embargo, la verdad triunfó”.

El abogado de las victimas de Karadima, Juan Pablo Hermosilla, expresó en radio Bio-Bio, respecto a que haya sido El Vaticano y no la justicia nacional la que determinó que el sacerdote Fernando Karadima era culpable de cometer abusos sexuales contra menores, que era una demostración de las “poderosas redes” que permitieron al ex párroco de la iglesia de El Bosque actuar durante más de 40 años bajo la más absoluta impunidad. Hermosilla sostuvo además que una vez conocido el caso Karadima, y antes de iniciarse la investigación judicial, influyentes empresarios, como Eliodoro Matte, comenzaron a ejercer presión ante el Ministerio Público para interceder en su favor.

El Arzobispado ha obligado a Karadima a vivir en el Convento de las Siervas de Jesús de la Caridad, de calle Bustamante y le prohibe estar en contacto con la comunidad de El Bosque.  Sin embargo hay testigos que denuncian que Karadima sigue recibiendo visitas dede ahí, incluso menores de edad.

La fiscal judicial María Loreto Gutiérrez, encargada de revisar el caso contra Karadima, recomendó la reapertura de la investigación y la realización de 14 diligencias que el magistrado Leonardo Valdivieso no realizo. Entre éstas figura carear al sacerdote con sus denunciantes. El  miércoles 23, en la Corte de Apelaciones de Santiago, se debatirá la reapertura de la investigación penal en contra del sacerdote Fernando Karadima.

Finalmente, el Arzobispo de Santiago declaró: “Como Pastor de la Iglesia en Santiago experimento una profunda pena y dolor por las personas dañadas, a quienes una vez más quiero manifestar mi cercanía de padre y pastor. Asimismo, siento gran tristeza por el daño que se ha causado al ministerio y a la misión propia del sacerdote en la Iglesia”.

 

01-04-2011 12-50-55

Obispo Arteaga dice que “adhiere” a fallo vaticano sobre Karadima

 

El religioso, uno de los más cercanos al sacerdote condenado por abusos, se refirió por primera vez al tema, lamentando que palabras o actitudes suyas hayan significado dolor para los afectados.

Miércoles 23 de febrero de 2011

El obispo auxiliar de Santiago, Andrés Arteaga, se refirió por primera vez al fallo de la Congregación de la Doctrina de la Fe Vaticano contra el sacerdote Fernando Karadima, quien fuera encontrado culpable de abusos contra menores.

Al respecto el monseñor Arteaga comentó que "lamento de corazón que palabras o actitudes mías han significado dolor y sufrimiento a quienes han sido afectados en este caso".

Según versiones al interior de la Iglesia, el religioso vivía momentos complicados, al ser Karadima su mentor y guía espiritual.

Mediante una declaración pública, el sacerdote comentó que "se ha tratado de un tiempo y de un proceso largo y muy doloroso, en el que muchos han experimentado grandes sufrimientos, que me han conmovido profundamente.Solidarizo especialmente con quienes han sido más directamente afectados".

Agregando que "tal como he intentado vivir en todo el ministerio sacerdotal y episcopal, declaro públicamente mi completa y filial adhesión a los dictámenes de la Santa Sede, en profunda comunión eclesial, y en concreto a este decreto".

Según expresó el sacerdote Arteaga en el escrito "he colaborado activamente con la justicia civil y eclesial, cuando he sido requerido, y lo seguiré haciendo en las instancias aún pendientes, atento a sus resoluciones".

"Me da mucha paz el enfrentar la verdad, la justicia, especialmente en el contexto de la caridad, que es criterio esencial de la vida del cristiano", añadió.

Cabe recordar que en este caso, la Corte de Apelaciones de Santiago acogió ayer martes la presentación de la defensa de Karadima para suspender la vista de la impugnación al sobreseimiento definitivo de la investigación contra el clérigo, por lo cual la causa quedó pendiente hasta la próxima semana.

 

 

01-04-2011 12-53-0118/02/2011

Feligreses se mostraron divididos ante fallo del Vaticano contra Karadima

Diversas reacciones generó el dictamen que culpó al sacerdote chileno por abusos de menores.

La comunidad de feligreses de la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de El Bosque se mostró dividida ante la noticia de que el sacerdote Fernando Karadima fuera encontrado culpable de abuso de menores por el Vaticano.

 

"Yo sigo creyendo en la inocencia de él y, como en todas las justicias de todo el mundo, el derecho canónico también tiene instancias" de apelación, apuntó una de las fieles desde la comuna de Providencia.

"Soy fiel a mi Papa, no puedo opinar sobre una persona que no conozco su historia ni circunstancias ni nada", añadió otra de las señoras que asisten regularmente a misa en esa parroquia.

Otras de las consultadas agregó que "yo siempre voy más allá (la parroquia), sé que como seres humanos todos somos pecadores", dijo.

 

 

01-04-2011 15-19-47

Por: Gustavo Villarrubia

  • El doctor James Hamilton fue “abusado sexual y psicológicamente por su director espiritual antes y después del matrimonio”. Así de taxativa es la sentencia definitiva de nulidad de su matrimonio religioso confirmada por el Tribunal Eclesiástico de Apelación hace pocos días. El fallo se pronunció además sobre la veracidad de los dichos de Hamilton y de los otros tres profesionales que acusaron a Karadima de abusos sexuales: “Su testimonio es sincero y veraz. Sus declaraciones concuerdan con las de los testigos. Los relatos son coherentes y convergentes”. El dictamen se convierte así en un precedente ineludible para el juicio canónico que enfrenta Karadima.

2103_nlog_tc

Dr. James Hamilton, querellante y victima del caso Karadima.

En una vía paralela a la justicia civil y que para la Iglesia Católica reviste la máxima importancia, el Tribunal Eclesiástico de Apelación calificó como verdaderas -y por segunda vez- las graves acusaciones del doctor James Hamilton en contra del sacerdote Fernando Karadima.

El dictamen confirmó por decreto la sentencia de mayoría del Tribunal Eclesiástico Interdiocesano de Santiago emitida el 27 de agosto pasado, cuando tres jueces afirmaron que Hamilton fue“abusado sexual y psicológicamente por su director espiritual, antes y después del matrimonio”, por lo cual su matrimonio era nulo.

El tribunal de apelación, integrado por los sacerdotes Jaime Ortiz de Lazcano Piquet (vicario judicial), Jorge Murillo y monseñor Juan Luis Ysern, vicario judicial del Tribunal Metropolitano del Arzobispado de Santiago, confirmó la primera semana de noviembre la sentencia anterior en un breve fallo.

Con esta resolución no sólo se anula ante la Iglesia Católica el vínculo matrimonial de Hamilton con María Verónica Miranda, sino que también el Derecho Canónico valida la principal causal invocada por la pareja: el abuso reiterado de Karadima. Y en ello, el fallo es claro y taxativo.

El tribunal de primera instancia remarcó “la gravedad del impacto destructor profundo que la situación de abuso produjo en el señor Hamilton, hasta el punto de hacerlo perder la claridad para distinguir entre el bien y el mal, lo correcto de lo incorrecto. Y de saber si él era el inductor o el inducido, el culpable o la víctima”.

El tribunal de segunda instancia refrendó ese fallo en todos sus puntos centrales.

LAS REVELACIONES DEL FALLO

La sentencia de primera instancia concedió la nulidad del matrimonio de Hamilton y María Verónica por dos votos contra uno el 27 de agosto de 2010. Fue emitida por su presidente, el presbítero Eugenio Zúñiga San Martín (quien ofició como juez instructor, investigador y relator de la causa); y los jueces monseñor Bernardo Herrera y el sacerdote Miguel Ángel Ferrando Palacios.

En el documento oficial del tribunal, que se constituyó por primera vez el 12 de junio de 2009, se identifica a James Hamilton como el “actor” y a su ex esposa como la“convenida”. Su misión: discernir si las causales invocadas por los contrayentes eran validas para anular el matrimonio religioso realizado el 20 de octubre de 1992.

Entre los muchos testigos, dos de los acusadores de Karadima ante la justicia civil declararon en este juicio eclesiástico: Juan Carlos Cruz y José Murillo. También lo hizo el sacerdote Juan Esteban Morales, párroco de la Iglesia El Bosque, quien puso en duda las acusaciones de Hamilton en contra del sacerdote que hasta hace pocos meses controlaba esa iglesia y la Unión Sacerdotal que se formó a su alero.

El fallo comienza relatando los antecedentes familiares de Hamilton. En esas páginas está la separación de sus padres cuando él tiene 10 años; el momento en que su padre asesina a la nueva pareja de su madre y termina en la cárcel y la soledad y vulnerabilidad emocional que ello le provoca. Allí se produce su encuentro con Karadima, quien lo acoge, se ofrece a ser su padre espiritual y a mostrarle el camino a la santidad.

Luego vienen las descripciones de las distintas formas de acoso sexual del que fue víctima. Un ataque reiterado y a la vez mezclado con la constante apelación a la santidad. Karadima -acusa Hamilton-, lo presiona sexualmente todas las semanas y cada vez que esto ocurre, el sacerdote y su guía espiritual le dice que es un pecado menor. Y lo premia.

A las pocas semanas del primer ataque, “fui premiado con un gesto de confianza máximo: fui incluido en el grupo íntimo, que ingresaba a su pieza…luego fui nombrado presidente del grupo parroquial… frecuentemente me tocaba realizar charlas de espiritualidad y cristianismo a los jóvenes del movimiento”, declaró Hamilton.

El ataque sexual continuó. También los premios. En su declaración ante la instancia judicial eclesiástica, Hamilton recordó que en aquellas oportunidades en que se negaba a acudir a las invitaciones que le formulaba el sacerdote, Karadima le reclamaba que estaba “con la maña”.

El inicio de su pololeo con María Verónica concitó el rechazo de Karadima. A esa oposición, declaró Hamilton, él respondió terminando la relación amorosa. Tanto le importaba la opinión del sacerdote, que integrarla a la parroquia El Bosque fue el próximo paso del entonces estudiante de medicina como única forma de que la aceptara.

En su declaración, María Verónica estima que Karadima vio en ella “una persona dócil que obedecía a sus mandatos y por lo tanto, podía casarme con Jimmy”.

Después de entrevistar a los testigos sobre esta etapa de la vida de Hamilton y de María Verónica, el tribunal concluye que: “Lo que hemos recogido hasta ahora muestra que el Actor, desde el comienzo, entregó su persona, su presente y su futuro en manos de quien era en algún sentido su padre y en otro sentido el director de su conciencia. Su aspiración a ser sacerdote, que veía en otros jóvenes de la parroquia, lo estimulaba a esa entrega. Los abusos sufridos generaron una especie de complicidad en el mal, cuya clave tenía el sacerdote en sus manos. Él le decía lo que había que hacer en todos los terrenos. En lo espiritual, en lo parroquial y en lo afectivo, porque todo caía bajo su poder. Hasta el punto de comenzar a vivir una doble vida; porque por un lado estaba su situación pública ejemplar e intachable frente a los jóvenes de la parroquia y por otro, esta reincidencia en una falta contra la castidad y la fidelidad en el pololeo y en el matrimonio”.

Diversos testigos corroboran el poder de Karadima sobre Hamilton. Su madre declara: “Yo fui poco punto de referencia válido para Jimmy: lo era el padre Karadima, El mandaba y ordenaba toda su vida, hasta las vacaciones”.

El tribunal eclesiástico sentenció además que el influjo total de Karadima dio como resultado “una negación de lo que le decía su conciencia y un sometimiento a la conciencia de otro, que le dictaba lo que tenía que hacer hasta en las cosas menores y domésticas”. Y concluye: “Se ve así la anulación completa de la persona en su intimidad y la grave falta de discernimiento en las decisiones fundamentales de su vida”.

Todos los testimonios que se recibieron en el tribunal son coincidentes. Salvo uno. Un testigo que no es identificado declaró: “Este matrimonio fue normal hasta que sus niños tenían 10 años con toda la familia incorporada a la parroquia. Pero el padre de la señora Miranda les regaló una casa en un condominio a todos sus hijos. Allí se produjo una atracción del doctor Hamilton por la hermana de la señora Verónica. El padre Fernando le dijo que se cambiara de casa. Tengo la impresión de que la verdad es que Jimmy se enredó con su cuñada y que, como consecuencia de eso, ha querido terminar su matrimonio. He conversado con la señora Miranda y ella cree que él le ha sido infiel con su hermana. Lo que no cree es que el señor Hamilton se casó con ella obligado por el padre Fernando”.

Este testimonio se parece mucho a lo sostenido por el sacerdote Juan Esteban Morales a otros protagonistas y testigos de esta historia que tuvo como escenario principal la Parroquia de El Bosque.

No obstante, el tribunal no consideró la veracidad de ese testimonio. Por el contrario, en su sentencia queda claro que los jueces eclesiásticos quedaron convencidos de que Hamilton dice la verdad:“Estimamos que su testimonio es sincero y veraz. Sus declaraciones concuerdan con las de los testigos. Los relatos hechos son coherentes y convergentes. Solo un testigo duda de su veracidad. Dijo el actual párroco de El Bosque (Juan Esteban Morales): ‘Conozco algunos hechos que manifiestan que algunas veces ha faltado a la verdad, en cosas no corrientes, como las licencias médicas’. Esa afirmación es imprecisa y poco significativa”.

Un punto central del fallo del Tribunal Eclesiástico Interdiocesano de Santiago –ratificado por el Tribunal de Apelación-, que puede dar luces sobre lo que viene en el proceso canónico en contra de Karadima, es que sus jueces toman posición respecto a la veracidad de los testigos: “Aunque este juicio es de carácter matrimonial y no penal, debemos pronunciarnos a acerca de la veracidad de los testigos y de la verosimilitud de sus testimonios”.

Para determinar el punto clave del proceso, el tribunal preguntó a los peritos sobre la posibilidad de que la acusación de fondo –los abusos por parte de Karadima-, fueran mentira.

Al respecto, el tribunal resume: “Los peritajes sostuvieron que el Actor padecía un trastorno de dependencia, pero que ese trastorno no es capaz de sustentar la hipótesis del invento de una historia como la narrada por él y los testigos. En segundo lugar, su historia está avalada por el resto de los antecedentes recogidos, a lo que se puede agregar que resulta impensable que el Actor y los testigos se coludieran para contar una misma historia cuyos detalles muestran conocimientos cercanos y experiencia”.

En su sentencia el tribunal también descarta el argumento de que Hamilton sea la fuente de todas las narraciones (acusaciones). “Eso no es verdad, porque están los testimonios del señor Cruz y el señor Murillo que padecieron idénticos abusos”.

Así, mientras la justicia civil está a punto de cerrar el proceso en contra de Karadima por abusos sexuales y de conciencia, por no haberse encontrado menores de edad entre las víctimas, dos instancias de la justicia eclesiástica confirmaron en una sentencia definitiva, no apelable, que el ex párroco de El Bosque sí cometió abusos y anuló la voluntad de quienes estaban bajo su alero moral como guía espiritual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.