17 mar. 2012

La Dignidad Sacerdotal.

Trabajo original de nuestro amigo  APOCALIPTO,con el cual damos inicio a su participación es este espacio de propagación de la fe y la ortodoxia católica de verdad, esperamos que su sapiencia y experiencia , sean un real aporte a todos quienes queremos saber mas sobre la Verdad y que estamos hartos de las falsedades modernistas y de las complacencias de concervadores y neotradicionales biritualistas.

… bienvenido a Crux et Gladius AMIGO APOCALIPTO.

Gladius.

                                                                        ***

La Dignidad Sacerdotal.

Para mí es un honor y un orgullo poder hablar de la Dignidad Sacerdotal, sobre todo en estos momentos tan lamentables dentro de la Historia de la Iglesia donde ha sido tan vapuleada y menoscabada la figura del sacerdote. Diversas son las causas que han llevado a denigrar al sacerdocio, por ello, trataré de ser lo más explícito posible en mis planteamientos, de tal manera, de seguir el mejor derrotero que nos lleve a puerto seguro.301479_174515269299031_100002216765450_368722_1701619433_n

1.- El sacerdocio en el Antiguo Testamento:

¿Quién elije a los sacerdotes?, ¿será Dios o los hombres? Veamos que nos dice la doctrina católica y la Tradición de la Iglesia. Si nos remontamos al Antiguo Testamento, específicamente al libro del éxodo nos daremos cuenta que Dios eligió a la tribu de Leví para el sacerdocio, toda la tribu de Leví fue consagrada al servicio del altar, dividiéndose los ministros del culto divino en tres clases: el Sumo Sacerdote, los sacerdotes y los levitas. Dios le ordenó a Moisés que ordenara a su hermano Aarón como Pontífice. Los hijos de Aarón fueron consagrados para ser sacerdotes y los demás de la tribu de Leví fueron consagrados como levitas, para servir a los sacerdotes en el culto divino. “Para consagrar a los sacerdotes míos, haz de proceder con ellos de esta manera: Toma un novillo y dos carneros sin tacha, y panes ácimos y tortas sin levadura amasadas con aceite, como también galletas sin levadura, untadas con aceite. De flor de harina de trigo los harás. Y los pondrás en un canasto, y los presentarás en el canasto junto con el novillo y los dos carneros. Luego harás que Aarón y sus hijos se acerquen a la entrada del tabernáculo de la Reunión, donde los lavarás con agua. Tomarás después las vestiduras y vestirás a Aarón con la túnica, el manto de efod, el efod y el pectoral, que ceñirás con la cinta del efod. Pondrás la mitra sobre su cabeza, y sobre la mitra colocarás la diadema de santidad. Entonces tomarás el óleo de la unción, se lo derramarás sobre la cabeza y así lo ungirás. Harás igualmente que se lleguen sus hijos y los vestirás con túnicas; y ceñirás a Aarón y a sus hijos los cinturones y les sujetarás las tiaras. A ellos les corresponderá el sacerdocio por ley perpetua. Así consagrarás a Aarón y sus hijos. El novillo lo llevarás ante el Tabernáculo de la Reunión, y Aarón y sus hijos pondrán las manos sobre la cabeza del novillo. Luego degollarás el novillo delante de Yahvé, a la entrada del Tabernáculo de la Reunión. Y tomando de la sangre del novillo la pondrás con tu dedo sobre los cuernos del altar, y derramarás toda la sangre al pie del altar. Saca todo el sebo que cubre las entrañas, la redecilla del hígado, y los dos riñones con el sebo que los envuelve, para quemarlo en el altar. Mas la carne del novillo, con su piel y sus excrementos, la quemarás fuera del campamento. Es sacrificio por el pecado. (…) Todo eso pondrás sobre las palmas de las manos de Aarón y de sus hijos; y lo mecerás como ofrenda mecida delante de Yahvé. Después lo tomarás de sus manos y lo quemarás en el altar encima del holocausto como olor grato a Yahvé. Es un sacrificio a fuego en honor a Yahvé.” Éxodo 29, 1-14,24-25. La designación de Aarón como sacerdote escogido por Dios se vio también confirmada en aquel tiempo por un maravilloso milagro. Moisés había colocado en el tabernáculo, por orden de Dios, doce varas, cada una con el nombre de una tribu; en la vara que correspondía a la tribu de Leví, se hallaba escrito el nombre de Aarón. Al día siguiente los israelitas vieron que aquella varita había reverdecido milagrosamente, llenándose de flores, entonces el pueblo reconoció que Aarón era el sacerdote escogido por Dios.

Cristo Sacerdote 1¿ Para qué consagró Dios a sus sacerdotes?, la respuesta es categórica, para realizar sacrificios, por ello, el pueblo escogido de Dios, vale decir, los israelitas basaban el culto exterior y público de su religión en el sacrificio, estos sacrificios eran de dos clases ; los sacrificios cruentos y los sacrificios incruentos.

Los sacrificios cruentos , o sea, con derramamiento de sangre, consistían en inmolar animales, tales como: bueyes, aves, corderos, etcétera. Para estos sacrificios se ofrecían animales nuevos y sin defectos. Los sacrificios incruentos consistían en ofrendas de perfumes (incienso), flor de harina, panes sin levadura, vino, aceite, etc. Estos son llamados también oblación.

¿ Cuál es el fin de realizar los sacrificios ?, evidentemente a Dios en cuanto Dios nada le sirven los sacrificios, estos son realizados, por un lado, por justicia y misericordia divina, para aplacar la Ira de Dios causada por los pecados de los hombres que lo ofenden diariamente , y por otro lado, para agradecer los bienes recibidos de Dios, tal como ocurrió con Noé después del diluvio, que en señal de agradecimiento a Dios por su protección, realizó un sacrificio de alabanza.

Un requisito indispensable para que haya sacrificio propiamente tal, es que haya una víctima, esa víctima debe ser inmolada, vale decir, tiene que ser destruida en su cuerpo hasta causar su muerte, sólo a esto se le llama verdadero sacrificio. En el Antiguo testamento se llama también sacrificio al Holocausto, este sacrificio es por combustión, ya que las víctimas son consumidas completamente por el fuego sobre el altar, el ritual del holocausto 154_sacerdocio_izqconsistía básicamente en la imposición de las manos, la inmolación y la aspersión de la sangre junto con la combustión de la víctima. El derramamiento de la sangre del animal es señal de entrega del oferente de su propia vida, por ello podemos ver en levíticos 17,11” La vida de la carne está en la sangre” y el fuego representa el supremo dominio de Dios, por que el fuego que consume la víctima representa a Dios, por ello en Det. 4,24 se dice: “El Señor Dios es fuego devorador”.

En este breve bosquejo acerca del fin del sacerdocio y su relación con el sacrificio en el Antiguo Testamento, no puedo dejar de mencionar y analizar un poco una figura muy misteriosa como es el rey Melquisedec. Este personaje es misterioso porque de él no se hacen grandes referencias en las Sagradas Escrituras, sin embargo, se menciona en el Nuevo Testamento que el sacerdocio eterno de Nuestro Señor es según el orden de Melquisedec, pero no se nos aclara mayormente del por qué se relaciona ambos sacerdocios. Para aclarar un poco el problema vayámonos al génesis dónde aparece esta figura bíblica: Gen. 14,18 “Entonces Melquisedec, rey de Salem, presentó pan y vino, pues era sacerdote del Dios altísimo. Y le bendijo diciendo: ¡Bendito sea Abraham del Dios altísimo, señor del cielo y de la tierra. ¡Y bendito sea el Dios altísimo, señor del cielo y de la tierra! ¡Y bendito sea el Dios altísimo, que puso tus enemigos en tus manos! En el Salmo 109,4 se nos habla de él diciéndonos “tú eres Sacerdote para siempre a la manera de Melquisedec”.

De las citas bíblicas anteriores podemos esclarecer a lo menos cuatro puntos esenciales sobre Melquisedec, a saber:

1°- Melquisedec era rey de Salem.

2°- Ofrece como sacrificio pan y vino.

3°- Su sacerdocio no provenía de la tribu de Leví.

4°- Su sacerdocio era eterno.

Que Melquisedec sea rey es algo que por el momento nada nos aporta para el conocimiento de este sacerdote, pero que ofrezca como sacrificio pan y vino, ya nos lanza inmediatamente a establecer una relación muy directa con Nuestro Señor Jesucristo, pues él hizo uso de los mismos elementos que utilizó Nuestro Señor para realizar su sacrificio. Eso lo sitúa inmediatamente por sobre el sacerdocio de los levitas, pues ellos utilizaban para su sacrificio animales, y no pan y vino como lo hizo el Verbo Encarnado. Otra diferencia con el sacerdocio de los levitas es que su sacerdocio era por herencia, en cambio, el de Melquisedec, al parecer era por una elección directa de Dios, siendo su sacerdocio prefigura del sacerdocio de Cristo, quien al constituirse en el único y verdadero sacerdote por ser la víctima propiciatoria y perfecta, todos los demás sacerdocios de la antigüedad serán figuras imperfectas con sacrificios , valga la redundancia, imperfectos.

Mucho se ha especulado acerca del Sacerdocio Eterno de Melquisedec, algunos han pensado que no era un hombre, sino un ángel bajado del cielo, otros, por el contrario, han sostenido que era un hombre que no ha muerto, que sigue vivo al modo de Enoc y Elías. Ciertos teólogos piensan que por el hecho que Melquisedec aparezca sin ningún tipo de filiación, por ausencia de referencia de padre y madre, eso sea señal de su carácter de eternidad, vale decir, sin nacimiento y sin muerte, opinión que a mi juicio es un poco rebuscada, particularmente me inclino por ver en su figura el gran misterio de Dios, tal vez si llegásemos ir al cielo, podríamos saber con mayor certeza revelada, la función de éste enigmático personaje bíblico.

San Pablo se refiere en forma un poco más extensa a Melquisedec, especialmente en Hebreos capítulo 7, veamos que nos dice el apóstol “ Éste Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios altísimo, es el que salió al encuentro de Abrahán, cuando este volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo. A él también repartió Abrahán el diezmo de todo; y su nombre se interpreta, primero, rey de justicia, y luego también , rey de Salem, que es rey de paz. El cual, sin padre, sin madre, sin genealogía, sin principio de días sin fin de vida, fue asemejado al hijo de Dios y permanece sacerdote eternamente. Y considerad cuán grande es éste a quien el patriarca Abrahán dio una décima parte de los mejores despojos.

(…) Si pues la perfección se hubiera dado por medio del sacerdocio levítico, ya que bajo él recibió el pueblo la ley ¿ qué necesidad aún que se levantase otro sacerdote según el orden de Melquisedec y que no se denominase según el orden de Aarón ? Porque cambiándose el sacerdocio, fuerza es que haya cambiado de la ley. Pues aquél que de esto se dice, pertenecía a otra tribu, de la cual nadie sirvió ante el altar. En efecto, manifiesto es que de Judá brotó el Señor nuestro de la cual tribu nada dice Moisés cuando habla de sacerdotes. Esto es mucho más manifiesto si a semejanza de Melquisedec se levanta otro sacerdote, constituido, no según la ley de un mandamiento carnal, sino conforme al poder de una vida indestructible; pues tal es el testimonio : Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.” Heb. 7,4,11-1

ingresa-al-sacerdocioCon lo anterior queda confirmado la superioridad del sacerdocio de Melquisedec, por sobre el sacerdocio levítico, pues el propio patriarca Abrahán le entrega el diezmo a éste, hecho que confirma su superioridad, además el apóstol expresa abiertamente que el sacerdocio de Melquisedec queda asemejado al de Cristo, Nuestro Señor. Hay quienes opinan que hay aquí una cierta alegoría y que Melquisedec en cuanto hombre concreto nunca existió, sin embargo, tal como lo expresé con anterioridad yo me aferro a la interpretación literal y dejo su figura en los misterios insondables de Dios.

Resumiendo un poco acerca de lo que hemos dicho sobre el sacerdocio, estamos en condiciones ya de afirmar que para que haya sacerdocio debe haber un sacrificio, en el sacrificio debe haber necesariamente una víctima que sea inmolada y alguien quien realice el sacrificio, ese alguien es el sacerdote, quien ha sido escogido debidamente por Dios, recibiendo su Orden Sagrado en el caso del Antiguo Testamento por genealogía, y en el nuevo por el Sacramento del Orden. El fin del sacerdocio, ha sido, es y será siempre el actuar como intercesor entre Dios y los hombres, atrayéndonos los beneficios del cielo llevando allí nuestras oraciones, y aplacando su justa Ira de Dios. Además con la celebración del sacrificio se le rinde un digno culto a Dios, se le da verdadera adoración a raíz de su Divina Majestad, por razón de justicia frente a quien lo ha creado todo, inclusive nuestra existencia por un solo acto de amor.

2.- El sacerdocio de Cristo:

Luc. 22,19-22 “Y habiendo tomado pan y dado gracias, lo partió, y les dio diciendo: “ Este es el cuerpo mío, el que se da para vosotros. Haced esto en memoria mía.” Y así mismo el cáliz, después que hubieron cenado, diciendo:” Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre, que se derramará para vosotros.”

1, Corintios, 11, 20-32 “Hermanos : cuando os reunís, no es ya para celebrar la cena del Señor. Porque cada uno come allí lo que ha llevado para cenar, sin atender a los demás. Y así, mientras unos sufren hambre, otros comen con exceso. Pues qué, ¿no tenéis vuestras casas para comer y beber?¿ o venís a profanar la Iglesia de Dios, y a avergonzar a los que nada tienen?¿qué os diré de esto? ¿os alabaré?. En eso no os alabo. Porque yo aprendí del Señor lo que también os tengo ya enseñado; y es, que el Señor Jesús, la noche misma en que había de ser traicionado, tomó el pan, y dando gracias, lo partió, y dijo: tomad y comed: Este es mi cuerpo, que por vosotros será entregado a la muerte. Haced esto en memoria mía. Tomó así mismo el cáliz, después de haber cenado, y dijo: Este cáliz en el nuevo testamento en mi sangre. Haced esto cuantas veces lo bebiereis en memoria mía. Pues todas las veces que comiereis este pan y bebiereis este cáliz anunciareis la muerte del Señor hasta que venga. Y así, cualquiera que comiere este pan o bebiere el cáliz del Señor indignamente será reo del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, examínese a sí mismo el hombre, y entonces coma de aquel pan y deba de aquel cáliz, porque quien le come y bebe indignamente se come y bebe su propia condenación”.

En la última cena Nuestro Señor Jesucristo celebró incruentamente su sacrificio por anticipado que luego iba a realizar cruentamente en la Cruz constituyéndose además en sacerdote para la eternidad. Todo esto lo hizo cuando consagró el pan y el vino por separados, siendo uno su cuerpo y otro su sangre. Además dio un mandato a sus apóstoles, les dijo “haced esto en memoria mía”, vale decir, haced esto que yo he hecho, el sacrificio, repetirlo ustedes, y cómo se repite ese sacrificio, en cada misa celebrada por un sacerdote de la Iglesia Católica, este es el medio que Nuestro Señor nos da su cuerpo y su sangre, por ello la Santa misa es sacrificio a su vez sacramento. Jn. 6, 47-59 “En verdad, en verdad os digo, el que cree tiene vida eterna. Yo soy el pan de vida. Los padres vuestros comieron en el desierto el maná y murieron. He aquí el pan, el que baja del cielo para que uno coma de él y no muera, yo soy el pan, el vivo, el que bajó del cielo. Si uno come de este pan vivirá para siempre, y por lo tanto el pan que Yo daré es la carne mía para la vida del mundo. Empezaron entonces los judíos a discutir entre ellos y a decir: ¿cómo puede éste darnos la carne a comer? Díjoles pues Jesús: -- En verdad, en verdad os digo, si no coméis la carne del Hijo del hombre y bebéis la sangre del mismo, no tenéis vida en vosotros. El que de mí come la carne y de Mí bebe la sangre, tiene vida eterna, y Yo le resucitaré en el último día. Porque la carne mía verdaderamente es comida y la sangre mía es verdaderamente bebida. El que de Mí come la carne y bebe la sangre, en Mí permanece y Yo en él. De la misma manera que yo, enviado por el Padre viviente, vivo por el Padre, así el que me come, vivirá también por Mí. Este es el pan bajado del cielo, no como aquel que comieron los padres, los cuales murieron. El que come este pan vivirá eternamente. Esto dijo en Cafarnaúm, hablando en la sinagoga.”

Muchísimas personas se enredan con todo este gran misterio que ocurre en la Santa Misa, no entienden por qué puede ser sacrificio el consagrar el pan y el vino por separado, y que a su vez se dé a comer ese pan, pues bien, la explicación de la Iglesia a ese gran misterio es la siguiente: Al consagrar el pan por un lado, que pasa a constituirse por las palabras del Sacerdote en el cuerpo de Nuestro Señor, y el vino en su sangre, se realiza el sacrificio, pero, entonces ¿ qué es el cuerpo sin la sangre?, la muerte, cuando se derrama en la antigua ley la sangre, precisamente es cuando se produce el sacrificio, y ya habíamos dicho que los sacrificios del Antiguo testamento eran figuras imperfectas del único y verdadero sacrificio, como es el de Nuestro Señor. De la sangre derramada por Nuestro Señor en la Cruz se obtienen todas las gracias, por su preciosísima sangre de víctima inocente Él se da a nosotros a través de la comunión, como alimento espiritual, y lo hace por medios físicos, por un pan , pero que no es cualquier pan, sino Nuestro Señor, pues ya ha sido previamente transformado por las palabras de la consagración en el mismo Cristo que está en el cielo, se ha obrado un milagro muy hermoso de Dios allí, Dios ha bajado del cielo para comunicarnos su vida divina de un modo humano y no angelical, pues somos hombres, de carne y hueso, y él que es tan misericordioso con nosotros se nos da de esa manera. De allí la expresión Yo soy el pan de vida bajado del cielo, Por consiguiente la Santa Misa es a su vez Sacramento, Sacrificio y comunión, pero es esencialmente, nos dirá el Concilio de Trento Sacrificio, es el Sacrificio Incruento, sin derramamiento de sangre, de Nuestro Señor en la Cruz, es por ello, que cuando asistimos a este magno acontecimiento, debemos hacerlo con la máxima reverencia y agradecimiento a un Dios tan Misericordioso, que es capaz de pagar toda la deuda que el hombre le debe a Dios a partir de la desobediencia de Nuestros Primeros Padres Adán y Eva en el paraíso, y además cargar con los pecados individuales de cada uno de nosotros y por los de todos los hombres que existan en la humanidad hasta el final de los tiempos. Él es la Víctima Propiciatoria, el único que era capaz de ofrecerse como víctima propicia a Dios, por ser el mismo Dios, pues los sacrificios de los hombres en nada podían reparar una ofensa infinita como lo es la que hizo el hombre que es ser finito al Dios infinito. A través de este sacrificio reparador de Nuestro Señor Él Padre se gloría en el hijo, Él acepta gratamente todo lo que le entrega el hijo, pues es Él mismo quien lo ha enviado, por ello dice el Apóstol que Dios nos amó a tal extremo que no escatimó en entregarnos a su propio hijo, a su único hijo para que nosotros, seres miserables, gusanitos insignificantes obtengamos todo lo necesario para alcanzar la salvación eterna, debiéramos regocijarnos todos los días por todo lo que Dios nos da, debiéramos pensar todos los días en Nuestro Señor y darle gracias por su sacrificio renovado en cada misa y su Presencia Real en la Eucaristía, ¡ oh cuan ingratos somos los hombres! Y así osamos creernos en seres superiores ya sea por tener capacidades intelectuales que se ven traducidas en grandes títulos académicos o en una genealogía de pseudo nobleza que no poseemos , gusanos estúpidos eso somos, pensamos en todo, menos en la eternidad, estamos dispuestos a realizar cualquier sacrificio con tal de recibir un estímulo o gratificación humana, pero cuando se trata de la verdad de Dios, de la defensa de su religión, de su sitial en la sociedad, de su Reinado Social, nos avergonzamos y nos quedamos callados o omitimos defender la verdad, vergüenza debería darnos. Nuestros Señor muere por nosotros todos los días, y nosotros no somos capaces de acompañarlo en su cruz, sino que nos lanzamos a la conquista de los bienes de este mundo perverso, del que no debemos olvidarnos que Satanás es el príncipe, o atesoramos bienes eternos, o nos anclamos a este mundo en los bienes pasajeros, donde las polillas y el hollín los corroen. Locura es la que tenemos, si hemos nacido para ir al cielo, esa es la única y verdadera libertad, somos libres para el bien y no el mal, si hacemos el mal es porque nuestra razón se enceguece, nos volvemos unos miopes al no ver el paraíso eterno y tenemos ojo de Lince cuando se trata de ganar dinero, como ,si un simple papel nos diera la verdadera felicidad que es participar de la vida divina, de recibir ese manantial de amor y alegría como es el Amor de Dios.

juan de mataMe siento orgulloso de ser católico, de pertenecer a la única Iglesia de Dios, de recibir permanentemente cada sacramento de la Iglesia, pues cada vez que asisto a misa, voy al Sacrificio de ese Dios que es amor y misericordia, cada vez que me confieso recibo la absolución de Dios por mano de hombre, pues Cristo actúa en cada acción sacerdotal, especialmente en los sacramentos. Doy gracias a Dios por los buenos sacerdotes, por los santos sacerdotes que ha tenido la Santa Iglesia Católica y Romana, doy gracias por mi bautismo, por mi primera comunión, por todas las absoluciones que he recibo por mis miserables pecados cometidos todos los días, por los buenos consejos de algunos sacerdotes, por su amor de escucharme y recibirme. El sacerdote es el mismo Cristo cuando me perdona o cuando realiza su sacrifico, el carácter sacerdotal es el que les permite pronunciar las palabras de la consagración de la santa misa y hacer que Dios obedezca en cierto modo a esa orden. Ante sus palabras Dios viene personal, física y sustancialmente bajo las especies de pan y de vino, ¡ Qué realidad tan extraordinaria es el sacerdote!, sólo en el cielo si es que llegamos allí podremos comprender a este instrumento de Dios ante el cual hasta los mismos ángeles se arrodillan, que manos más benditas son las de un sacerdote, que hacen venir a Nuestro Señor del cielo a la tierra, no nos olvidemos que la palabra sacerdote es una palabra compuesta por la palabra “ Sacer” que significa sagrado y la palabra “ Dotem” que significa dado, por lo tanto, el sacerdote es el que está dado a lo sagrado, al culto a Dios, es el intercesor entre Dios y los hombres, su función sacerdotal es de servicio a Dios para bien de los hombres y no un oficio o profesión que debe jubilarse a una cierta edad y debe participar del mundo al modo de un pastor protestante que preside la asamblea, él no es un hombre más, un pares inter pares, eso sería rebajar la dignidad sacerdotal, el sacerdote no es un animador social, no es un animador de masas que está para entretener y animar al pueblo, eso sería denigrar la dignidad sacerdotal, ¡ Hay de los malos sacerdotes! Esos serán anatematizados, por su prevaricación, por su traición a la verdad, pues habiendo conocido la verdad han mostrado tinieblas a las almas llevando a estas a la perdición, el sacerdote que fornica, traiciona al Señor como lo hizo Judas, en vez de ser como dice San Lucas Luz del mundo, con sus pecados horribles, son oscuridad.

3- Los malos sacerdote:

A continuación procederé a enumerar una serie de citas que nos hablan del actuar de los malos sacerdote. Dejemos primero que Dios nos hable, y luego nosotros comentemos sus divinas palabras. Comencemos con la primera cita:

Mal. 2,7 “Porque los labios del sacerdote guardan la doctrina, y de sus labios se ha de aprender la ley; porque él es mensajero de Yahvé de los ejércitos “

Heb. 5, 4 “Nadie se apropie esta dignidad si no es llamado por Dios “

Jer. 23, 21 “Yo no enviaba a esos profetas, ellos (de suyo) corrían; Yo no les hablaba, y sin embargo profetizaban “

Lev. 21, 6 “ Santos han de ser para su Dios y no profanarán el nombre de su Dios ; pues son ellos los que presentan los sacrificios que se queman en Honor de Yahvé, el pan de su Dios, han de ser santos “

Lev. 11,12 “Porque yo soy Yahvé, vuestro Dios, por eso habéis de sacrificaros y ser santos, porque Yo soy santo “

S. Alfonso María de Ligorio “De todo esto se sigue que, si el sacerdote no es santo, está en grave peligro de condenarse. Algunos sacerdotes, y mejor aún, la mayoría de los sacerdotes, ¿qué hacen para santificarse? ; Oficio, misa, y (…) nada más. Nada de oración, ni de mortificación, ni de recogimiento. Alguien dirá, que les basta para salvarse. No basta, exclama San Agustín; -- Dices que basta y te condenarás—“( Serm.169, E.B pág46.

Santa Brígida “Los sacerdotes pecadores serán fundidos en el infierno más profundamente que todos los demonios en el infierno. Todo el infierno se pondrá en movimiento ¡Cómo festejarán los demonios la entrada de un sacerdote, para salir a su encuentro. Isaías 14,9 – el Scheol se conmueve en sus profundidades a causa de ti para salir a tu encuentro--. Isaías 14, 11—Ha bajado al Scheol tu gloria al son de tus arpas, tendrás por causa la podredumbre, y los gusanos por cubierta--.

Dicen los demonios. ¡ Oh sacerdote!, tiempo hubo en que ejerciste dominio sobre nosotros, cuando hicisteis bajar tantas veces al Verbo Encarnado sobre los altares y libraste tantas almas del infierno; pero ahora te has hecho semejante a nosotros y estás atormentado como nosotros; Ha descendido al Scheol tu esplendor.

Apoc. 3,16 “Puesto que eres tibio y no caliente ni frío, estoy para vomitarte de mi boca”.

Sal. 54, 13-15 “Si me insultara un enemigo, lo soportaría; si el que me odia se hubiese levantado contra mí, me escondería de él simplemente. Pero eres tú, mi compañero, mi amigo y mi confidente con quien vivía yo en dulce intimidad, y subíamos en alegre consorcio a la casa de Dios.”

Ez. 22,26-27 “Sus sacerdotes violan mi ley y profanan mi santuario, no distinguen entre lo sagrado y lo profano, no enseñan a distinguir entre lo inmundo y lo puro, cierran sus ojos ante las violaciones de mis Sábados, y Yo soy deshonrado entre ellos. Sus príncipes están en medio de ella como lobos : arrebatan la presa para derramar sangre y destruir almas, con el fin de obtener ganancias injustas”

Dios es muy duro con aquellos sacerdotes que lo traicionan, pues Él los ha llamado para que salven las almas y no que las condenen con sus malos ejemplos y falsos consejo. Ellos están en el lugar santo, en el Altar de Dios, ellos son nuestros intercesores ante Dios. Cristo actúa a través de ellos para comunicar su gracia; ellos son Alter Christus, otros Cristos. Por esto es que no tienen derecho a mancillar a nuestro Señor con sus malos ejemplos, su tibieza atrae la Ira de Dios, han sido llamados para apacentar las ovejas y no para escandalizarlas, más les valdría no haber nacido, tal como Nuestro Señor se refirió al traidor Judas.

Como seglares, tenemos el deber de rezar por nuestros sacerdotes, debemos pedirle a Dios que nos mande santos y buenos sacerdotes, debemos hacer penitencia para que el cielo escuche nuestras súplicas, sin sacerdotes y peor aún con malos sacerdotes, nuestra salvación eterna y la de todos nuestros seres queridos estará en grave riesgo. Mat 9,37-38 “ Entonces dijo a sus discípulos: la mies es grande, mas los obreros son pocos. Rogad pues al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies”. El rosario es una buena arma para pedir a Dios vocaciones santas, necesitamos rezar muchísimo rosarios para que Dios escuche nuestras oraciones, debemos pedir además misericordia por todos aquellos hombres que ingresaron al sacerdocio de Nuestro Señor como intrusos, por intereses ajenos al servicio de Dios, tal vez buscaron honores o una vida placentera y cómoda, creyendo que actuaban bien, pues no, lamentablemente serán castigados --si no se arrepienten eficazmente—con los suplicios eternos.

El peor castigo que Dios nos pude mandar a raíz de nuestras malas obras, es no mandarnos sacerdotes. Sin sacerdotes desaparece la misericordia de Dios, por eso apoyemos a los buenos sacerdotes, démosle nuestro afecto y gratitud, pidámosle que entreguen toda su vida para Dios, de tal manera que se sientan orgullosos de su sacerdocio, Dios quiera que nunca le tengan miedo al uso de la sotana, que jamás profanen el lugar sacro con doctrinas ajenas a la fe católica, que nunca cambien el Sacrificio Incruento de Nuestro Señor como es la Santa Misa, por una simple cena o banquete al modo de la Cena de los protestantes. Que nunca priven a las almas de la Adoración al Santísimo teniendo las Iglesias cerradas, que jamás rechacen al pecador arrepentido cuando éste pide el sacramento de la penitencia, que nunca se nieguen a convertir a los herejes y cismáticos, en fin, que tengan verdadero celo sacerdotal, que traigan muchos hijos para la Iglesia de Jesucristo.

Christ-the-High-Priest4- Visión del sacerdocio según el Concilio Vaticano II:

No puedo hablar del sacerdocio, sin referirme al Concilio Vaticano II, pues, en este concilio cambia radicalmente la concepción tradicional del sacerdocio, tal cual la vengo expresando en las páginas anteriores. Para no confundir a quienes me escuchan dejaré que el concilio hable por sí solo, para ello les pido mucha concentración y capacidad de análisis con lo que a continuación les procederé a citar :

Presbyterorum Ordinis, n°4. “ El Pueblo de Dios se reúne, ante todo , por la Palabra de Dios vivo, que con todo derecho hay que esperar de la boca de los sacerdotes. Pues como nadie puede salvarse, si antes no cree, los presbíteros como cooperadores de los obispos, tienen como principal obligación anunciar a todos la Buena Noticia de Dios, para constituir e incrementar el Pueblo de Dios, cumpliendo el mandato del Señor: “ Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación( Mc16,15). Porque con la palabra de salvación, se suscita la fe en el corazón de los no creyentes y se la robustece en el de los creyentes, y con la fe empieza y se desarrolla la congregación de los fieles, según la sentencia del Apóstol: “La fe nace de la predicación y la predicación se realiza en virtud de la palabra de Cristo”(Rom 10,17). Los presbíteros, pues, se deben a todos, en cuanto que a todos deben comunicar la verdad del Evangelio que poseen en el Señor. Por lo tanto, ya lleven a los paganos a glorificar a Dios, observando en medio de ellos una buena conducta, ya anuncien a los no creyentes el misterio de Cristo, predicándoles abiertamente, ya enseñen el catecismo cristiano o expongan la doctrina de la Iglesia, ya procuren tratar los problemas actuales a la Luz de Cristo, es siempre su deber enseñar no su propia sabiduría, sino la Palabra de Dios, e invitar indistintamente a todos a la conversión y a la santidad. Pero la predicación sacerdotal, difícil, con frecuencia en las actuales circunstancias del mundo, para mover mejor a las almas de los oyentes, debe exponer la Palabra de Dios no sólo de una forma general y abstracta, sino aplicando a circunstancias concretas de la vida la verdad perenne del Evangelio.

Con ello se desarrolla el ministerio de la palabra de muchos modos, según las diversas necesidades de los oyentes y los carismas de los predicadores. En regiones o núcleos no cristianos los hombres son atraídos a la fe y a los sacramentos de la salvación por el mensaje evangélico ; pero en la comunidad cristiana, atendiendo sobre todo a aquellos que comprenden o creen poco lo que celebran, se requiere la predicación de la palabra para el misterio de los sacramentos, puesto que son sacramentos de fe, que proceden de la palabra y de ella se nutren. Esto se aplica especialmente a la liturgia de la Palabra en la celebración de la Misa, en la que el anuncio de la muerte y de la resurrección del Señor y la respuesta del pueblo que escucha se unen inseparablemente con la oblación misma con la que Cristo confirmó en su sangre la Nueva Alianza, oblación a la que se unen los fieles con el deseo o con la recepción del sacramento.

5. Dios, que es sólo santo y santificador, quiso tener a los hombres casi como socios y colaboradores suyos, a fin de que le sirvan humildemente en la obra de la santificación. Por esto consagra Dios a los presbíteros, por ministerio de los obispos, para que, participando de una forma especial del sacerdocio de Cristo, obren, en la celebración de las cosas sagradas, como ministros de quien por medio de su Espíritu efectúa continuamente por nosotros su oficio sacerdotal en la liturgia. Por el bautismo introducen a los hombres en el pueblo de Dios; por el sacramento de la Penitencia reconcilian a los pecadores con Dios y con la Iglesia; con la Unción de los enfermos alivian a estos: con la celebración, sobre todo de la Misa, ofrecen sacramentalmente sacrificio de Cristo.

(…) Es, pues, la celebración eucarística el centro de toda la asamblea de los fieles que preside el presbítero. Enseñan los presbíteros a los fieles a ofrecer al Padre en el sacrificio de la misa la víctima divina y a ofrendar la propia vida juntamente con ella; los instruyen en el ejemplo de Cristo pastor. (…) Las alabanzas y acciones de gracias que los presbíteros elevan en la celebración de la eucaristía, las continúan en las diversas oras del día con el Oficio Divino. “

7- Todos los presbíteros juntamente con los obispos, participan de tal modo del mismo y único sacerdocio y ministerio de Cristo, que la misma unidad de consagración y de misión exige su unión jerárquica con el orden de los obispos, unión que ponen de manifiesto perfectamente a veces, en la concelebración litúrgica y, unidos con ellos, profesan que celebran la sinaxis eucarística

16- La perfecta y perpetua continencia a causa del Reino de los cielos, recomendada por Cristo, el Señor, aceptada con gusto y observada laudablemente en el decurso de los siglos- e incluso en nuestros días- por no pocos fieles cristianos, siempre ha sido tenida en grande aprecio por la Iglesia, especialmente, para la vida sacerdotal. Porque es, al mismo tiempo, signo y estímulo de la caridad pastoral y fuente peculiar de la fecundidad espiritual en el mundo. No exigida ciertamente por la naturaleza misma del sacerdocio, como aparece por la práctica de la Iglesia primitiva y por la tradición de las Iglesias orientales, en donde, además de aquellos que junto con todos los obispos, eligen el celibato como un don de la gracia, hay también beneméritos presbíteros casados; pero al tiempo que recomienda el celibato eclesiástico, este santo concilio no intenta en modo alguno cambiar aquella distinta disciplina que rige legítimamente en las Iglesias orientales, y exhorta amabilísimamente a todos los que recibieron el presbiteriado en el matrimonio a que, perseverando en la santa vocación, sigan consagrando su vida plena y generosamente al rebaño que se les ha confiado.”

Nuestro análisis comienza por la expresión “ Pueblo de Dios”, aparece muy recurrentemente dentro del concilio en especial cuando se refiere a la función sacerdotal. El padre George Tyrrel fue quien utilizó esta expresión para darle un sentido muy acotado desde una perspectiva teológica, él quiso reemplazar la expresión “Iglesia Jerárquica” por la de Pueblo de Dios, ya que ésta última expresión apunta a una realidad supra católica, distinta a la Iglesia como institución propiamente tal, sino una Iglesia personal, vaciada de todo dogmatismo y estructura, que trasvasija a todo hombre la relación entre lo humano y divino, por ello, para él, las demás Iglesias de la tierra portan en igualdad de condiciones la verdad de Dios que ya no está bajo el depósito de la única Iglesia verdadera como es la Católica Apostólica y Romana. No nos olvidemos que el Padre Tyrrel fue excomulgado y murió en esta condición por su Santidad el Papa San Pío X, quien lo excomulga por su empecinamiento en ideas modernistas de carácter herético. Uno de los que acuña ESTA última expresión dentro del concilio fue el padre Ratzinger, nuestro actual Papa.

casulla 2El sacerdote ya no es sacerdote de Dios, sino que pasa a ser sacerdote del “ Pueblo de Dios”, que queda legitimado de acuerdo a su función en cuanto está ordenada hacia éste y no ya hacia Dios mismo, así lo ratifica el artículo n° 13 ´LG “Así pues, el único Pueblo de Dios está presente en todos los pueblos de la tierra, porque de todos los pueblos toma a sus ciudadanos, que lo son de un Reino, por cierto no de índole terrenal, sino celestial. Pues todos los fieles esparcidos por el orbe se comunican con los demás en el Espíritu Santo, y así “ el que habita en Roma sabe que los de la India son también miembros suyos”. Pero como el Reino de Cristo no es de este mundo (Jn 18,36), la Iglesia o Pueblo de Dios, introduciendo este reino, no arrebata a ningún pueblo ningún bien temporal”. Nótese en esta última parte que se identifica a la Iglesia con el pueblo de Dios, aquí se produce una teoría eclesiológica , muy distinta a la tradicional, pues Nuestro Señor Jesucristo no sacó a sus ministros de la “sociedad de los fieles”, por el contrario, eligió a sus apóstoles , y los formó para que formasen a los fieles a su vez. Hay una equiparación entre el sacerdocio ministerial o jerárquico y el llamado Sacerdocio Común de los fieles, tal como se expresa en LG n° 10 “ el sacerdocio común de los fieles y el sacerdocio ministerial o jerárquico se ordenan el uno para el otro(ad invicem ordinantur), aunque cada cual participa de forma peculiar del sacerdocio único de Cristo. Su diferencia es esencial y no sólo gradual.” Aquí ya no se habla de subordinación, sino de ordenación recíproca, equiparando el verdadero sacerdocio ministerial, con el simple sacerdocio participativo por adhesión de fe como es el de los fieles.

El sacerdote no se define según la tradición por su predicación, como lo anuncia el Concilio Vaticano II, sino tal como lo señala el Concilio de Trento por “ el poder de consagrar, ofrecer y administrar el cuerpo y la sangre del Señor” y , en segundo lugar” de perdonar y retener los pecados”. El sacerdote está ordenado en primer lugar al sacrificio, y en segundo lugar para absolver al pecador y así este se beneficie de los méritos de la sangre redentora de nuestro Señor en la Cruz. Del Sacrificio de Nuestro Señor vienen todas las gracias, toda prédica debe estar ordenada para recibir las gracias del Sacrificio, de esa sangre redentora, para eso es la confesión, el bautismo y todos los demás sacramentos, para ´participar de la vida divina de Nuestro Señor, y para ello necesitamos sacerdotes que sean ordenados con este fin, el de ofrecer en sacrificio.

Otro error dentro del concilio es el de considerar a los sacerdotes en su función de colaboradores de los obispos, el sacerdote no puede ser definido en su función sacerdotal como colaborador del obispo, su acto sacerdotal por esencia es el sacrificio, ahora bien, los obispos como sucesores de los apóstoles deben procurar y exhortar a los sacerdotes para que la doctrina católica se transmita con su máxima pureza.

En cuanto al celibato sacerdotal el concilio nos dice que no es exigido ciertamente por la naturaleza misma del sacerdocio, y nos pone como ejemplo a la primitiva iglesia, pero eso es totalmente falso, es contrario a la tradición, la cual siempre ha interpretado la “ recomendación” de Nuestro Señor que dice: Mt. 19,12 “Porque hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos hechos por los hombres, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el reino de los cielos. El que pueda entender, entienda.” En el mismo sentido nos habla San Pablo( I Cor 7, 29-33) “ Respecto de las vírgenes, no tengo precepto del Señor; pero doy mi parecer, como quien ha alcanzado la misericordia del Señor para ser fiel. Juzgo, pues, que en vista de la inminente tribulación, es bueno para el hombre quedar como está. ¿ Estás atado a mujer? No busques desatarte.¿ Estás desatado de mujer? No busques mujer. Si te casares, no pecas; y si la doncella se casare no peca. Pero estos tales sufrirán en su carne tribulaciones, que yo quiero ahorraros. Lo que quiero decir hermanos es esto ; el tiempo es limitado; resta, pues, que los que tienen mujeres vivan como si no las tuviesen; y los que lloran, como si no llorasen; y los que se regocijan, como si no se regocijasen; y los que compran, como si no poseyesen; y los que usan del mundo, como si no usasen, porque la apariencia de este mundo pasa. Mi deseo es que viváis sin preocupaciones. El que no es casado anda solicito en las cosas del Señor, por como agradar al Señor; más el que es casado , anda solicito en las cosas del mundo, como agradar a su mujer, y está dividido.”

El celibato siempre ha sido requisito para poder acceder al Orden Sagrado, es una condición sine qua non que exige la Santa Madre Iglesia, ella quiere para el culto a Dios lo mejor, lo más perfecto, la pureza máxima, lo más santo. Así como Dios eligió a nuestra Purísima madre la Vírgen María para encarnarse, así también exige a sus sacerdotes imitar la pureza de su madre para poder bajar del cielo a la tierra cada vez que el sacerdote pronuncia las palabras de la consagración. El sacerdote debe ser un digno instrumento de Nuestro Señor, a través de las palabras que pronuncia viene Nuestro Señor del cielo a la tierra. En las sectas cismáticas y heréticas los sacerdotes son casados, y lo son ciertamente por que han perdido la noción del sacrificio, en el caso de los protestantes llámese luteranos y anglicanos, ellos no renuevan el sacrifico de la cruz, sólo hacen una cena de recordatorio de la muerte y resurrección de Nuestro Señor.

No puedo dejar de mencionar una expresión que induce a engaño respecto a la función sacerdotal, tal denominación es repetida continuamente en el concilio, y se expresa así: El sacerdote es quien preside la asamblea, con esa sola mención se lo considera al modo como los pastores protestantes, y se habla de presidir por que la misa pasa a ser ahora una cena conmemorativa, un sacrificio de alabanza, donde el sacerdote es un primus inter pares, entre quienes me dirán ustedes, entre los demás sacerdotes comunes como lo son el resto de los fieles.

Finalmente quiero manifestarles una opinión muy personal, yo pienso que en el Concilio Vaticano II se ha utilizado en forma muy sagaz la dialéctica hegeliana, con un fin muy puntual, el de destruir la Iglesia Tradicional y construir a partir de sus vestigios una nueva iglesia, con una teología y un culto nuevo, con sacramentos vaciados de contenidos y con sacerdotes que ni si quiera saben para lo cual han sido ordenados, nos encontramos lamentablemente en tiempos muy trágicos, de una gran confusión, tiempos malditos, que son la gran prueba para los verdaderos hijos de la Iglesia, vale decir, para aquellos que logren mantener la fe, me refiero a la fe de siempre, obviamente, pues ha desaparecido el obstáculo para el mal, que es el combate frente al error, por lo que nos espera una gran oscuridad, con la esperanza sólo en la Segunda Venida de nuestro Señor, a menos, claro, que del cielo se obre un gran milagro y se rectifique todo el mal.

cristo eucaristiaSeremos purificados con las grades cruces que nos esperan, Dios se apiade de nosotros y acorte estos tiempos, de eso depende en gran parte nuestra salvación eterna, que debería ser lo único que nos debiera preocupar, salvemos a lo menos a nuestras familias y las personas de buena voluntad, escuchemos el pedido del cielo en Fátima, penitencia y oración, obras son amores y no buenas razones. El que ama, se sacrifica, ya que no puede haber amor sin sacrificio, ofrezcamos nuestras vidas miserables en oblación a Dios, no nos reservemos nada por amor a Él, y el premio será, la dicha eterna, a eso hemos venido al mundo, a alabar a Dios para luego contemplarlo eternamente.

Cada día habrá menos sacerdotes como una muestra del castigo divino, Dios nos pille confesados cuando llegue finalmente la culmine del castigo de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.