17 oct. 2012

Santa Margarita María de Alacoque

CERBERUS.
flickr-2945861795-hd 
Hoy el Calendario Litúrgico recuerda a Santa Margarita María de Alacoque (1647-1690) a quien se le apareció nuestro Señor enseñándole su Sagrado Corazón.
"Jesucristo escogió a esta humildísima religiosa de la Visitación para revelar al mundo los tesoros de su Corazón divino, en 1675, providencialmente le envió como director espiritual al Beato Claudio de la Colombière, de la Compañía de Jesús (Cuando la esta Compañía aún le pertenecía a Jesús, Nota del Transcriptor). Terribles pruebas y heroicos sacrificios costó a santa Margarita su fidelidad a los designios divinos, pero ¡qué raudales de gracia no ha derramado sobre el mundo moderno la devoción al Sacratísimo Corazón de Jesús!" [1].
La Colecta de la Misa de hoy reza,
"Dómine Iesu Christe, qui investigábiles divítias Cordis túi beátae Margarítae Maríae Vírgini mirabíliter revelásti: da nobis eius méritis et imitatióne; ut te in ómnibus et super ómnia diligéntes, iugem in eódem Corde tuo mansiónem habére mereámur: Qui vivis et regnas in unitáte Spíritus Sancte, Deus. Pero ómnia saécula saeculórum."
"Señor Jesucristo, que de un modo admirable revelaste a santa Margarita María, Virgen, las insondables riquezas de tu Corazón: danos, por sus méritos y a su imitación, que, amándote en todo y sobre todo, merezcamos tener una mansión perenne en tu mismo Corazón: Tú que vives y reinas en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por todos los siglos de los siglos." [2]
Por la Tradición han llegado hasta nosotros las doce promesas que nuestro Señor hizo a santa Margarita María de Alacoque, y es preciso señalar que estas son una recopilación nacida de los escritos de la santa, y nunca fueron dichas las doce de una sola vez. No obstante, todas son ciertas y verdaderamente pronunciadas por nuestro Redentor.
A continuación se presentan los textos dados por la costumbre, y se buscó que fuesen lo más cercanos al sentido original de la promesa. Se recomienda vivamente revisar los libros píos en que se les da explicación a cada una.
1. Les daré todas las gracias necesarias conforme a su estado.
2. Pondré paz en sus familias.
3. Los consolaré en todas sus aflicciones
4. Seré su refugio seguro durante la vida y principalmente en la hora de la muerte.
5. Bendeciré abundantemente todas sus empresas.
6. Los pecadores hallarán en mi corazón un océano de gracias y de perdón.
7. Las almas tibias se harán fervorosas.
8. Las almas fervorosas se elevarán a gran perfección.
9. Bendeciré todos los lugares en que mi imagen sea expuesta, para ser especialmente honrada.
10. Daré a los sacerdotes la gracia de mover los corazones más endurecidos.
11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón, y jamás será borrado.
12. En el exceso de mi misericordia, mi amor todopoderoso concederá a todos aquellos que comulgaren por nueve primeros viernes del mes consecutivos, la gracia de la perseverancia final; no morirán sin mi gracia, ni sin la recepción de los santos sacramentos. Mi Corazón será su seguro refugio en aquél momento supremo. [3]
Vale la pena avisar que una versión más precisa de la décima promesa, obtenida de las cartas de santa Margarita María dice “Mi divino Salvador me ha dado a entender que los que trabajan por la salvación de las almas tendrán el arte de tocar los corazones más duros, y trabajarán con un éxito maravilloso, si ellos mismos están penetrados con una tierna devoción a su Corazón Divino”, por lo tanto no se limita sólo a sacerdotes.

Finalmente, en este mismo blog se ofrece un método para lucrar la XII promesa aquí.


¡Feliz día santa Margarita María!
¡Sacratísimo Corazón de Jesús, tened misericordia de nosotros!

[1] Comentario introductorio a esta fiesta que aparece en el misalito para uso de los fieles del p. Valentín Sánchez Ruiz s.j. XIII edición, 1958.
[2] Traducción tomada del mismo libro de la cita anterior.
[3] Esta versión de las promesas ha sido tomada del excelente libro "Historia de la bienaventurada Margarita María Alacoque y de los orígenes de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús" del abate Bougaud, de 1897.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.