12 mar. 2014

Los católicos tienen prohibido el Culto junto a los que no son católicos ... y esto ¿Dónde está dicho por la Iglesia Católica?

 

Communicatio in Sacris

communicatio in sacris·

Breve estudio sobre la Communicatio in Sacris, con el objeto de orientar y advertir de los graves pecados y peligros que provoca a la integridad de la Fe individual y eclesial la prevaricación de muchos católicos liberales, modernistas o progresistas en su actuar con los no católicos.

Por cierto, tenga en cuenta que para responderle hemos expuesto las enseñanzas y norma que hemos citado de fuentes autorizadas de la Iglesia Católica Romana han sido resaltadas en negrita, con el fin de que sean fáciles de confrontar en las citas correspondientes.

Para empezar, nos fijamos en el Código de Derecho Canónico de la Iglesia de 1917, que es la Ley de la Iglesia que todavía está en vigor ya que lo que sigue de Pío XII es irrelevante, viene de aquellos que son antipapas y por lo tanto no tienen ningún tipo de autoridad en la Iglesia.

"Es ilegal para los fieles ayudar de cualquier manera activa,o participar en los servicios sagrados de los no católicos."(Código de Derecho Canónico de 1917, canon 1258, párrafo 1)

Es cierto que el Código de Derecho Canónico de 1917 contiene varias leyes que son absurdas e injuriosas a la fe. (Por ejemplo, permite que los católicos en peligro de muerte puedan confesarse con un sacerdote cismático aunque no sea sacerdote católico, algo que la disposición anterior de la Santa Sede no permite, ver legislación canónica anterior a 1864.)  Sin embargo, este Código de Derecho Canónico de 1917 si bien logró sortear los intentos reformistas de los modernistas de aquel momento, en alguna medida fue afectado en algunas nuevas disposiciones,  de todos modos en lo básico y general sigue fielmente la línea tradicional de las legislaciones precedentes, por este motivo es una buena representación de las enseñanzas católicas y de sus normas disciplinarias.

Desde un principio, nos encontramos con que la Iglesia Católica solemnemente legisló sobre esta materia durante siglos. Así, en el siglo VII:

"Si algún eclesiástico o laico, va a la sinagoga de los Judíos, o la reunión-casas de los herejes para unirse en oración con ellos, que sean depuestos y privados de la comunión. Si algún obispo o un sacerdote o diácono se unen en oración con herejes, que sea suspendido de la comunión. "(III Concilio de Constantinopla, en el año 680)

El III Concilio de Constantinopla es, por supuesto, un concilio ecuménico dogmático de la Iglesia Católica Romana y por lo tanto es de Magisterio Supremo. Y ¿Es necesario recordar que todos los sacerdotes y obispos que se suscriben al concilio falso del Vaticano II en la década de 1960 violan este decreto con regularidad? Debido a que a menudo entran en los lugares de reunión de los no católicos "para unirse en oración con ellos"!

Sin embargo, seguimos. La Iglesia Católica decretó durante el siglo XVI:

"Y puesto que la verdad no puede contradecir la verdad, se define que toda afirmación contraria a la verdad revelada de la fe es totalmente falsa y que se prohíbe estrictamente la enseñanza de otro modo a lo permitido. Decretamos que todos aquellos que se aferran a las declaraciones erróneas de este tipo,—que siembran herejías que son totalmente condenadas, se les debe evitar en todos los sentidos y ser castigados como herejes y odiosos y detestables infieles que están socavando la fe católica. "(VºConcilio de Letrán, en el año 1513, Sesión 8)

Ahora, obviamente, a menos que un católico abandone este mundo o se convierta en un monje eremita, entonces no puede evitar a los "odiosos herejes e infieles" por completo. De todos modos, ningún católico debe sumarse a los actos religiosos de los que están fuera de la Iglesia Católica. No es necesario entrar en sus lugares de culto para adorar con ellos, no es necesario asistir a sus servicios religiosos --- aunque se celebren en la iglesia "oficial", una casa privada o un espacio público común --- o participar en una ceremonia religiosa con ellos, no tenemos por qué seguir las oraciones de un hereje que los guía en estas oraciones, y así sucesivamente. Por el contrario, tenemos totalmente prohibido hacer esas cosas, ya que son odiosas a Dios, perjudiciales a las almas y violan nuestros votos bautismales.

(Dicho sea de paso, el decreto del V Concilio de Letrán se refiere también a aquellos que una vez  fueron personalmente católicos, pero que dejaron la verdadera fe para abrazar la herejía. Este tipo de personas, especialmente en un país católico, han de ser "evitadas de todas las maneras posibles", incluso en la vida cotidiana, hasta que entren en razón y vuelvan al seno de la Iglesia Católica.)

El canon 1258 de 1917 es de gran autoridad, dado que representa el pensamiento de la Iglesia desde los primeros días con respecto a la asociación religiosa con aquellos que no son católicos, y el III Concilio de Constantinopla y el V Concilio de Letrán reflejan esa autoridad, si no más, ya que tienen la garantía infalible de los poderes del Papado detrás de ellos.

Sin embargo, otros pronunciamientos de la Iglesia tienen gran peso y autoridad, aunque estos no fueron emitidos por Concilios ecuménicos generales, sino provinciales. Por ejemplo:

"Nadie puede orar en común con los herejes y cismáticos (...) No está permitido a los herejes entrar en la casa de Dios, mientras ellos continúan en la herejía." (Concilio de Laodicea, año 367, Canon 6)

Así:

"No hay que rezar ni cantar salmos con los herejes, y todo el que se comunica con aquellos que están separados de la comunión de la Iglesia, ya sea clérigo o laico, que sea excomulgado." (Concilio de Cartago, año 397 y 419 d.C )

En esa línea el Código de 1917 nos dice:

"Una persona que por su propia voluntad y a sabiendas ayuda de cualquier forma a propagar la herejía, o que se comunica en los ritos sagrados [in divinis] con los herejes en violación de la prohibición del Canon 1258, es sospechoso de herejía." (Código de derecho canónico de 1917, Canon 2316)

Y:

"No es lícito celebrar Misa en un templo de herejes o cismáticos, aunque en otro tiempo hubiera sido debidamente consagrado o bendecido” ( Código de Derecho Canónico de 1917, canon 823)

También es muy útil leer comentarios especializados  de buena ortodoxia sobre estas citas del Derecho Canónico. Por ejemplo, del P. Ignatius J. Szal, un teólogo católico a partir de mediados del siglo XX, tiene esto que decir sobre el Canon 1258 del Código de Derecho Canónico de 1917:

"La comunicación está prohibida en virtud de la ley divina, pero la Iglesia ha definido más claramente qué tipo de comunicación está prohibido y qué tipo de participación se puede permitir con los no católicos. Esta ley de la Iglesia, que regula la comunicación religiosa con los no católicos se afirma en el canon 1258 del Código de Derecho Canónico. El apartado 1 de este canon es, en general, una nueva exposición, si no de la misma ley natural, entonces, ciertamente, de lo divino positivo. La ley dice lo siguiente:

'Canon 1258: Es ilegal que los fieles ayuden en cualquier manera activa, para participar en los servicios sagrados de los no católicos".

"... Uno no puede estar presente en las oraciones no-católicas, servicios o sermones, ya sea en una iglesia o en otro lugar.

"Es necesario una vez más señalar que la ley actual de la Iglesia sólo se refiere a ese tipo de participación que se conoce como communicatio in sacris, o comunicación religiosa. La communicatio in profana, o la comunicación civil, está prohibido por el Derecho Canónico sólo en el caso de vitandi [aquellos que una vez fueron personalmente católicos, pero han sido excomulgados de la Iglesia en la forma más grave].

"Cismáticos ... como tales no son vitandi ...

"La participación activa religiosa con cismáticos es siempre intrínsecamente ilícita. Las razones de esta prohibición absoluta del canon 1258, § 1, tienen su origen en el sentido positivo de la ley divina y natural. Estas razones son las siguientes: 1) La Iglesia es el única sociedad religiosa verdadera de derecho existente en la que es lícito dar a Dios el culto que le es debido,

2) el hecho de escándalo a través de la cuasi- aprobación de uno de una secta falsa debe ser evitarse, y

3) el peligro de la perversión de la verdadera fe debe seguir siendo neutralizado efectivamente.

"... Todos los tipos de comunicación activa religiosa con los no católicos son gravemente ilícitos. Esa asistencia es intrínsecamente mala y grave para:

a) si la adoración no es católica en la forma (como en las abluciones mahometanas, o en el comer del cordero pascual judío), que expresa la creencia en una religión falsa simbolizada en la ceremonia, y

b) si la adoración es católica en su forma, pero se lleva a cabo bajo los auspicios de un organismo no-católico (como en la celebración de la Misa por un sacerdote cismático), expresa bien la fe en un cuerpo de religión falsa o la rebelión contra la Iglesia verdadera.

"La obligación de evitar de exponerse al peligro de perversión y para evitar el escándalo a los demás seguidores de la ley divina natural. La ley divina positiva por su parte prohíbe realizar tal acción, que sería equivalente a por lo menos una externa negación de la fe y una cuasi-profesión de una secta falsa. Esta prohibición se expresa en las palabras de nuestro Señor "El que me negare delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos." [Mateo 10, 33; Lucas 12, 09] "(La comunicación de los católicos con los cismáticos por el Rev. P. Ignatius J. Szal, AB, JCL, páginas 42 a 8, de la Universidad Católica de América,  Derecho Canónico de la serie # 264 impreso por la Universidad Católica de Prensa Latina en 1948)

Y, si esto fuera poco, tenemos las palabras en la Iglesia Católica del Dios Uno y Trino en la Sagrada Escritura tal como nos la transmite la Iglesia Católica Romana. Citadas por el eminente teólogo canonista Rev.Padre Szal, con que concluye con un ejemplo de los labios de Jesucristo tal como se encuentra en los Evangelios de Mateo y Lucas:

"Pero el que me negare delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos." (Mateo 10, 33)

Y:

"Pero el que me negare delante de los hombres, será negado delante de los ángeles de Dios." (Lucas 12, 09)

Porque, por supuesto, al aparecer en público con los no católicos en sus ceremonias religiosas --- ya sea en un lugar de culto común o no --- es que aparece como si usted aprobara su religión falsa. Para cualquiera que actúa como si su religión falsa es verdad, es una mentira, o bien actúa como si no le importara que su religión sea falsa, que también es una mentira. Cualquiera que sea el caso, se da un escándalo público y el Señor nos negará delante de Su Padre en el cielo, provocando que seamos condenados para siempre si morimos en un terrible estado de pecado mortal, después de haber violado gravemente el 1º Mandamiento (“no adorar los falsos dioses o religiones falsas”).

Sin embargo, podemos recordar estas otras palabras de Nuestro Señor Jesucristo, también:

"Mas quien escandalizare a uno de estos párvulos que creen en mí, mejor le sería que le colgasen del cuello una de esas piedras de molino que mueve un asno, y así fuese sumergido en el profundo del mar." (Mateo 18, 6)

Por no hablar de:

"al que escandalizare a alguno de estos pequeñitos que creen en mí, mucho mejor le fuera que le ataran al cuello una de esas ruedas de molino que mueve un asno, y lo echaran al mar.." (Marcos 9, 42)

Y también:

"Imposible es que no sucedan escándalos; pero ¡ay de aquel que los causa! Menos mal sería para él que le echasen al cuello una rueda de molino, y le arrojasen al mar; que no que él escandalizara a uno de estos pequeños." (Lucas 17, 1-2)

Pues, aunque los católicos pueden llegar a "escandalizar" a los no católicos, apareciendo condonar o espiritualmente tolerar una religión falsa al participar en tales religiones falsas con su presencia en las ceremonias religiosas o las oraciones de los no católicos, además, --- e incluso mucho peor --- "escandalizan" a sus hermanos católicos que pueden ser "pequeños" en cuanto a su fe católica. Es decir, que pueden ser desviados por el mal ejemplo a la desesperación debido a la evidente apostasía católica de un compañero de Dios Uno Verdadero y de la única religión de la Verdad.

Aún otra cita de la Sagrada Escritura que es muy pertinente es la siguiente:

"Mirad por vosotros, que no perdáis lo que habéis trabajado, sino que galardón lleno reportéis. Todo el que se desvía y no permanece en la doctrina del Cristo, a Dios no tiene; el que permanece en la doctrina, éste y al Padre y al Hijo tiene. Si alguno viene a vosotros y esta doctrina no trae, no le recibáis en la casa y «Salve» no le digáis; pues, el que le dice «Salve», comunica con las obras de él las malas.  (2 Juan 1:8-11)

De hecho, el comentario bíblico de Haydock tiene esto que decir acerca de estos versos:

"Esta advertencia es, en general, para prevenir a los fieles delos peligros que pueden surgir de una familiaridad con los que han prevaricado y se han ido de la verdadera fe, y con tal enseñan falsa doctrina. Pero no se trata de prohibir una obra de caridad para todos los hombres, por la que debemos desear y orar por la salvación eterna de todos, incluso de nuestros enemigos. "(Comentario bíblico de Haydock  de 2 Juan 1, 10 [ed. 1859])

Y hacemos bien en mirar de nuevo las instrucciones de Nuestro Señor Jesucristo, esta vez en sus palabras con respecto a aquellos que son expulsados de la Iglesia Católica:

"Que si tu hermano pecare contra ti, o cayere en alguna culpa, ve y corrígele estando a solas con él. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano. Si no hiciere caso de ti, todavía válete de una o dos personas, a fin de que todo sea confirmado con la autoridad de dos o tres testigos. Y si no los escuchare, díselo a la comunidad; pero si ni a la misma comunidad oyere, tenlo por gentil y publicano. "(Mateo 18, 15-17)

El punto es, las personas que están dentro de la Iglesia católica no tienen nada que hacer, religiosamente hablando, con los que están fuera de la Iglesia Católica. Esto es por una simple razón, y que llega al corazón de todo, de todo este asunto. Porque mientras la autoridad de los pronunciamientos de la Iglesia: decretos, leyes y Sagrada Escritura en sí son muy necesarios y útiles, en realidad no se necesita mucho cerebro para entender demasiado fácil ciertos principios espirituales muy simples.

A saber, si la Iglesia Católica Romana es Una y Único Cuerpo de Jesucristo y no hay salvación fuera de la religión católica romana, sólo los que están dentro el "católico Jesús [fiel bautizado] del cuerpo” puede ser agradable a Dios y Dios quiere que los que son suyos - - Los católicos romanos --- nada absolutamente tengan que ver religiosamente con aquellos que no son suyos, que no son católicos romanos.

De lo contrario, ¿cuál es el propósito de decir que la Iglesia Católica Romana es Una y Único Cuerpo de Jesucristo, y lo que es la razón para insistir, infaliblemente, que sólo los católicos pueden ser salvos?

Pensar de manera diferente hace que, literalmente, no tenga sentido a la luz de estos santos dogmas;  más a continuación, ¿cuál es la razón que un Papa tan reciente como de la década de 1920 haya declarado:

"Podrá parecer que dichos "pancristianos" tan atentos a unir las iglesias, persiguen el fin nobilísimo de fomentar la caridad entre todos los cristianos. Pero, ¿cómo es posible que la caridad redunde en daño de la fe? Nadie, ciertamente, ignora que San Juan, el Apóstol mismo de la caridad, el cual en su Evangelio parece descubrirnos los secretos del Corazón Santísimo de Jesús, y que solía inculcar continuamente a sus discípulos el nuevo precepto ‘Amaos unos a los otros’, prohibió absolutamente todo trato y comunicación con aquellos que no profesasen, íntegra y pura, la doctrina de Jesucristo: “Si alguno viene a vosotros y no trae esta doctrina, no le recibáis en casa, y ni siquiera le saludéis” [2 Juan 1, 10]. Siendo, pues, la fe integra y sincera, como fundamento y raíz de la caridad, necesario es que los discípulos de Cristo estén unidos principalmente con el vínculo de la unidad de fe.

Por tanto, ¿cómo es posible imaginar una confederación cristiana, cada uno de cuyos miembros pueda, hasta en materias de fe, conservar su sentir y juicio propios aunque contradigan al juicio y sentir de los demás? ¿Y de qué manera, si se nos quiere decir, podrían formar una sola y misma Asociación de fieles los hombres que defienden doctrinas contrarias, como, por ejemplo, los que afirman y los que niegan que la sagrada Tradición es fuente genuina de la divina Revelación…

"Bien claro se muestra, pues, Venerables Hermanos, por qué esta Sede Apostólica no ha permitido nunca a los suyos que asistan a los citados congresos de acatólicosporque la unión de los cristianos no se puede fomentar de otro modo que procurando el retorno de los disidentes a la única y verdadera Iglesia de Cristo, de la cual un día desdichadamente se alejaron… a aquella única y verdadera Iglesia que todos ciertamente conocen, y que por la voluntad de su Fundador debe permanecer siempre tal cual El mismo la fundó para la salvación de todos.

“Ahora bien, en esta única Iglesia de Cristo nadie vive y nadie persevera, que no reconozca y acepte con obediencia la suprema autoridad de Pedro y de sus legítimos sucesores. ¿No fue acaso al Obispo de Roma a quien obedecieron, como a sumo Pastor de las almas, los ascendientes de aquellos que hoy yacen anegados en los errores de Focio [cismáticos del Este], y de otros innovadores [los herejes protestantes]? Alejáronse ¡ay! los hijos de la casa paterna, que no por eso se arruinó ni pereció, sostenida como está perpetuamente por el auxilio de Dios. Vuelvan, pues, al Padre común, que olvidando las injurias inferidas ya a la Sede Apostólica, los recibirá amantísimamente. Porque, si, como ellos repiten, desean asociarse a Nos y a los Nuestros, ¿por qué no se apresuran a venir a la Iglesia, madre y maestra de todos los fieles de Cristo [4 º Concilio de Letrán, Capítulo 5].

Oigan como clamaba en otro tiempo Lactancio:

Sólo la Iglesia Católica es la que conserva el culto verdadero. Ella es la fuente de la verdad, la morada de la Fe, el templo de Dios (…) quienquiera que en él no entre o de él salga, perdido a la esperanza de vida y de salvación, Menester es que nadie se engañe a sí mismo con pertinaces discusiones. Lo que aquí se ventila es la vida y la salvación… a la cual si no se atiende con diligente cautela, se perderá y se extinguirá. [Lactancio en sus Instituciones divinas, Libro 4, 30:11-12]"(Papa Pío XI, encíclica Mortalium animos)

Pío XI escribió, por supuesto, para detener a los católicos de trabajar con los herejes protestantes o cismáticos orientales que estaban tratando de "unirse" con otros grupos religiosos, como si esta "unión" se produciría sólo por un sentimiento agradable --- solo en una "caridad supuesta" de todos ellos del uno por el otro --- y con independencia de las enseñanzas en que no están de acuerdo, en los dogmas infalibles de la Iglesia Católica que tales hombres se niegan a creer.

Sin embargo, el punto es claro también:

A los católicos les está absolutamente prohibido tener "... cualquier relación con aquellos que profesan una versión mutilada y corrupta de la enseñanza de Cristo..." y la "... Sede Apostólica [un Papa en su autoridad suprema] nunca ha permitido a sus súbditos el participar en las asambleas de no católicos... "

¿Cuál es la razón por la que  San Pablo dice?:

"No podéis beber el cáliz del Señor y el cáliz de los demonios: no se puede participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios." (1 Corintios 10, 21)

Debido a que cualquier profesión de una religión falsa es servir al diablo, ser hijo de este demonio. Y cualquier práctica de su religión falsa es una participación "de la mesa de los demonios." Esto significan las ceremonias religiosas y las oraciones de esta religión falsa.

Y así San Pablo pregunta:

"¿Tenemos que provocar los celos del Señor? ¿Somos más fuertes que él?" (1 Corintios 10, 22 a-b)

Por lo cual recordamos las palabras del Señor a través de Moisés:

"No quieras adorar a ningún dios extranjero. El Señor tiene por nombre Celoso. Dios quiere ser amado él solo. No hagas liga con los habitantes de aquellos países; no sea que después de haberse corrompido con sus dioses, y adorado sus estatuas o simulacros, alguno te convide a comer de las cosas sacrificadas. Ni desposarás a tus hijos con las hijas de ellos; no suceda que después de haber idolatrado ellas, induzcan también a tus hijos a corromperse con la idolatría." (Éxodo 34,14-16)

Así:

"Porque el Señor tu Dios es fuego consumidor, un Dios celoso." (Deuteronomio 4, 24)

Y el Dios Uno y Trino de la Iglesia Católica a través de San Zacarías dice:

"He sido celoso de Sion con gran celo, y con una gran indignación he sentido celos por ella." (Zacarías 08, 02 b-c)

Nuestro Creador Todopoderoso dijo estas cosas a los miembros de su verdadera Única religión, que es lo que “Sion" significa. Y él está consternado cuando su suelo es ensuciado por los propios niños con la suciedad de la religión falsa. Así, mientras que es un error estar en las ceremonias y oraciones de una religión falsa, ya que induce a error a los no católicos y a los católicos escandaliza, más que nada, con mucho, es gravemente pecaminoso porque traiciona al mismo Dios. Él manda a todos los hombres a la adoración en su religión del catolicismo, y Él se enoja mucho cuando los católicos romanos violan el más importante de sus mandamientos.

Confío en que esto era lo que estaba buscando saber bien. Por ejemplo, sobre la base de lo que acabamos de estudiar, es evidente que una boda conducida por un hombre o un sacerdote, que sean herejes --- y que consiste en ceremonias de carácter religioso o de oraciones de una religión falsa --- está totalmente fuera de los límites de ser aceptada por los que son católicos realmente. Porque aunque el sacerdote o ministro podría autodenominarse de católico, que podría o parecería ser católico en muchos aspectos, basta incluso un dogma básico sea violado por ellos para convertirlos automáticamente en rebeldes y no católicos.

Muy atentamente para gloria de los Sagrados Corazones de Jesús y María,

4 comentarios:

  1. Anónimo12:48:00

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo13:45:00

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentario censurado, se han eliminado las groserías
      Anónimo13:45:00
      NAZIS DE xxxx, USTEDES LOS DEL CULTO TRIDENTINO, EN VEZ DE CONOCER LA BONDAD DE DIOS, CONOCEN SUS PROPIAS Y ASQUEROSAS DOCTRINAS SEPARATISTAS Y RACISTAS, HASTA SON CAPACES DE CANONIZAR A HITLER O A MUSSOLINI, OJALA, QUE REFLEXIONEN QUE VAN EN MAL CAMINO, HASTA ALGUN DIA SUS IGLESIAS QUEDARAN MUY VACIAS O CON MUY POCA GENTE

      Eliminar
  3. COMENTARIO EDITADO

    Elias o Anónimo12:48:00 que es lo mismo, le propongo lo siguiente: Ud se identifica con su nombre real y le doy curso a su comentario para que lo discutamos en conjunto con el padre.
    Amigos Feetas...Lamento informarles que el Padre Mauricio Zarate,xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxl..) Bueno este sacerdote xxxxxxxxxxxxxxxxxxx a 1) xxxxxxxxxxxxxxxx 2) LO MAS GRAVE PARA USTEDES..xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxL(según ustedes)...xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx?y xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx?.O sera que xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx?no lo se...En Cristo y la Iglesia

    Elias

    ResponderEliminar

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.