28 may. 2014

La Devoción de la Divina Misericordia de la Sor Faustina es algo para evitar


Curioso resulta el constatar que tras la enquistación de esta "pseudo devoción", lo más relevante de la misma es que ha redundado en la disminucón de la práctica del rezo del Santo Rosario, pedido por la Santísima Virgen, que ha sido reemplazado en gran parte de la feligresía por la recitación de la coronilla de la "Divina Misericordia". De paso, se ha logrado eclipsar también la devoción del Sagrado Corazón de Jesús, pedida por el mismo Jesucristo a santa Catalina Labouré, privando de esta manera al mundo de una cantidad incomnensurable de gracias y favores.



Sor Faustina Kowalska y la imagen de su Devoción a la Divina Misericordia
Por  años  oíamos  opiniones  distintas  respecto a  la  Devoción de la Divina Misericordia;  no sabíamos
exactamente qué  decir sobre ello.  El hecho es que en la década de 1950,  la  Devoción  de la Divina
Misericordia  fue  suprimida  y  el  diario  de  Sor  Faustina  fue  puesto  en  el  índice  de  libros
prohibidos.  Fue  sólo  rehabilitado  en  todo  el  mundo  por  Juan  Pablo  II  después  del  Vaticano  II.
Además  de  eso,  algo  que  nos  preocupaba  era  que  parecía  ser  muy  popular  entre  los  “católicos”
carismáticos  y  parecía  ser  utilizado  como  un  sustituto  del  Rosario.  Hace  algún  tiempo  atrás
decidimos  hojear  rápidamente  el  libro de  más de 600 páginas:  Diario de la Divina Misericordia en mi
Alma  de  Sor  Faustina  Kowalska.  Presentamos  a  continuación  algunas  cosas  extrañas  que  se
encontraron por la investigación que son suficientes  como para convencernos de que esta “devoción”
es algo que debe evitarse.

En la página 23 del libro La Divina Misericordia en mi alma (El Diario de Sor Faustina),
dice:  “…Y  la  Hostia  salió  del  tabernáculo  y  descansó  en  mis  manos  y  yo  [con]
alegría La coloqué en el tabernáculo.  Eso se repitió otra vez y yo hice con Ella lo
mismo, sin embargo se repitió la tercera vez…”


1
.
En la página 89 del libro La Divina Misericordia en mi alma, dice: “Cuando el sacerdote
se acercó otra vez, le di la Hostia para que la pusiera en el cáliz, porque en el p rimer
momento,  al  haber  recibido  a  Jesús,  no  pude  decir  que  la  otra  había  caído  solo
después  de  haberla  pasado.  Cuando  tenía  la  Hostia  en  las  manos,  sentí  tanta
fortaleza  del  amor  que  durante  el  día  entero  no  pude  comer  nada,  ni  recobrar  el
conocimiento.  De la Hostia oí  estas palabras:  Deseaba  descansar en tus manos, no
solamente en tu corazón”
2
.
En la página 168, dice: “En el momento en  que  me  arrodillé para tachar  mi propia
voluntad, como me  había mandado el Señor, oí  en el alma esta voz: Desde  hoy  no
tengas miedo del juicio de Dios, ya que no serás juzgad a”
3
(Del 4 de feb. de 1935).
En la página 179,  “Jesús”  le dice a ella: “En el pequeño racimo elegido tú eres la uva
dulce; deseo que el jugo que circula en ti se transmita a otras almas”
4
.
En la página  191,  “Jesús”  le dice a ella: “Por ti detengo la mano castigadora,  por ti
bendigo la tierra”
5
(También ver página 378).
En  la  página  247,  “Jesús”  dice:  “Has  de  saber  también,  hija  Mía,  que  todas  las
criaturas, sepan o no sepan, quieran o no quieran, siempre  cumplen Mi voluntad
(…) Hija Mía, si quieres, en este momento creo un mundo nuevo más bello que éste y
pasarás en él el resto de tus días”
6
.
En la página 260,  “Jesús”  dice: “Ya que muchas almas se alejarán de las puertas  del
infierno y adorarán Mi misericordia”
7
.
En  la  página  374,  “Jesús”  dice:  “Si  no  adoran  Mi  misericordia,  morirán  para
siempre”
8
.
En la página 382, “Jesús” dice: “Deseo que Mi misericordia sea venerada”
9
.
En  la  página  288,  “Jesús”  dice:  “Por  eso  Me  uno  a  ti  tan  estrechamente  como  a
ninguna otra criatura”
10
.
En  la  página  400,  “Jesús”  dice:  “Veo  tu  amor  tan  puro,  más  que  el  de  los  ángeles;
más, porque tú luchas. Por ti bendigo al mundo”
11
.
En la página 417, leemos que supuestamente  “Jesús”  le da estas instrucciones a Sor
Faustina: “Dile a la Superiora General que cuente contigo como con la hija más fiel
de la orden”
12
.
En la página 583, leemos que la Sor Faustina dijo: “ Cuando tomé en las manos “El
Mensajero del Corazón de Dios”  y leí sobre la canonización de San Andrés Bobola,
de repente mi alma fue invadida por un gran deseo de que también en nuestra casa
hubiera una santa  y rompí a llorar como una niña pequeña  ¿por qué nosotras no
teníamos a una santa? y le dije al Señor: Conozco Tu generosidad, pero parece como
si  fueras  menos  generoso  con  nosotras,  y  otras  vez  rompí  a  llorar  como  una  niña
pequeña. Y el Señor Jesús me dijo: No llores, tú la eres.”
13
En  la  página  602,  leemos  que  “Jesús”  supuestamente  dijo:  “No  puedo  soportarlas,
porque no son ni buenas ni malas”
14
.
En la página  612, leemos que  “Jesús”  supuestamente dijo: “He amado a Polonia de
modo especial  y si obedece  Mi voluntad, la enalteceré en poder  y en santidad.  De
ella saldrá una chispa que preparará el mundo para Mi última venida .”
15
En  la  página  643,  leemos  que  Sor  Faustina  dice  después  de  haber  recibido  la
Comunión: “Jesús, transfórmame en una segunda hostia (…)  Tu eres el gran Señor,
omnipotente,  Tu  puedes  hacerme  esta  gracia.  Y  el  Señor  me  contestó:  Tú  eres  una
hostia viva”
16
.
En la página 208 aprendemos que “Jesús” supuestamente le dijo a Sor Faustina sobre
la nueva  Devoción de  la  Divina Misericordia y  que supuestamente  le  instruyo  que
debería ser hecho en las cuentas del Rosario: “Esta oración  [la Devoción de la Divina
Misericordia]  es para aplacar  Mi ira,  la rezarás durante nueve días con un rosario
común, de modo siguiente: primero rezarás una vez el Padre nuestro y el Ave  María
y  el  Credo,  después,  en  las  cuentas  correspondientes  al  Padre  nuestro,  dirás  las
siguientes palabras: Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la
Divinidad  de  Tu  Amadísimo  Hijo,  nuestro  Señor  Jesucristo,  como  propiciación  de
nuestros  pecados  y  los  del  mundo  entero;  en  las  cuentas  del  Ave  María,  dirás  las
siguientes  palabras:   Por  su  dolorosa  Pasión,  ten  misericordia  de  nosotros  y  del
mundo  entero.  Para  terminar,  dirás  tres  veces  estas  palabras:  Santo  Dios,  Santo
Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero”
17
(sábado 14 de
septiembre de 1935).
Dichas declaraciones  presentan una serie de  problemas.  El primer problema es  la promoción de la
Comunión en la mano, que es supuestamente respaldado por Nuestro Señor.  La Hostia  vuela  en  sus
manos  varias  veces,  supuestamente  dice  Nuestro  Señor  que  Él  deseaba  descansar  en  las  manos  de
ella.  Creemos que esto es una trampa diabólica  para que se acepte  intelectualmente  de antemano  la
Comunión en la mano por la religión del Vaticano II.
En  segundo  lugar,  vemos  elogios  innecesarios  sobre  esta  hermana.  Vemos  cosas  supuestamente
dichas  por Nuestro Señor que no fomenta  humildad,  sino  vanidad  –básicamente  que  ella es  la  cosa
más grande del mundo.  No creemos que Nuestro Señor jamás le obligaría decirle a su superiora  que
es la hija más fiel  de  la  orden.  Nuestro Señor  le  pudo haber dicho a la superiora tal cosa, si  Él  así lo
quería dar a conocer.
En  tercer  lugar,  vemos  que  se  le  dice  a  la  Sor  Faustina  que  la  chispa  de  Dios  –  que  preparará  al
mundo para su Segunda Venida –  ¡saldrá  de Polonia!  ¡Esto ha sido interpretado en el sentido de que
la persona elegida de Dios fue Juan Pablo II, que era de Polonia !  Ya que  sabemos que Juan Pablo II
era un apóstata, un antipapa no católico, un hombre que  aprobó las falsas religiones del mundo, esto
nos demuestra una vez más que  las revelaciones de  la  Sor Faustina eran del diablo.  De hecho, nos
muestra cuánto quería el diablo dar gran apoyo a Juan Pablo II.
En cuarto lugar, la  Devoción de la Divina Misericordia  se centra  sobre  la misericordia en una  época
en  que  la  humanidad  se  acercaba  más  y  más  a  llenar  la  copa  de  la  justicia  divina.  El  problema  de
aquel  tiempo,  y  por  supuesto  hoy  en  día,  era  que  los  hombres  no  temían  a  Dios  y  seguían
ofendiéndolo. Ellos necesitaban oír sobre su justicia. Pero la devoción de la Divina Misericordia fue la
falsa  devoción y mensaje perfecto  para hacerles creer a las personas que ellos recibirían  misericordia
de  Dios,  incluso  si  permanecen  en  sus  pecados;  ello  hasta  instruye  a  la  gente  de  “adorar”  su
misericordia.
En quinto lugar, y quizás  lo  más importante,  ¿acaso  Dios  revelaría  una nueva devoción  para rezar
sobre las cuentas del Rosario  poco después de que su Madre vino a Fátima para obrar un  gran milagro
donde  reveló,  entre  otras  cosas,  la  necesidad  del  Rosario?  La  instrucción  específica  dada  a  Sor
Faustina para la devoción de la Divina Misericordia que debe ser rezado sobre las cuentas del Rosario es
claramente,  a  nuestro  juicio,  la  manera  como  el  diablo  sustituye  el  Rosario.  Y  hemos  visto  que  se
utiliza de  esa manera con  tantas almas.  La Devoción de  la Divina Misericordia  es una falsificación
astuta  que, por ser tradicional en muchas formas, sirve  para el propósito  del diablo de  conseguir que
esta falsa devoción sea inserta en grupos de mentalidad conservativa, con el fin de que así el diablo lo
utilizara como un sustituto del Rosario.
Considerando todas estas cosas, la Devoción de la Divina Misericordia es algo que debe ser evitado
por los católicos. Los católicos deben mejor decir un Rosario extra o el Vía Crucis.




CONDENAS A LA DEVOCIÓN

¿Qué está mal en la devoción de la Divina Misericordia?

Primero, cuando esta devoción fue analizada por Pío XII, él no estaba preocupado con las oraciones de la devoción, pero sí con las circunstancias de las autoproclamadas apariciones a Sor Faustina y su contenido. Esto es, le preocupaba lo que supuestamente Nuestro Señor le dijo a Sor Faustina y cuánto de ésto se hizo público.


La devoción de la Divina Misericordia se basa en los supuestos mensajes de “Jesús” a Sor Faustina Kowalska (compatriota de Wojtyla), entre 1931 y 1938.

Entonces, Pío XII, ubicó esta devoción, incluyendo las apariciones y escritos de Sor Faustina en el Index Librorum Prohibitorum (Índice de Libros Prohibidos). Esta lista no existe más, desde que fue abolida oficialmente por Pablo VI el 14 de Junio de 1966. Por una parte, es desafortunado que no exista. Pero por otro lado, si esta lista todavía existiera hoy, sería tan extensa que ocuparía toda una sala. Prácticamente, todo cuanto se escribe hoy, tendría algo que pudiera ser contrario a la Fe Católica.


El Índice de Libros Prohibidos era un catálogo que señalaba qué literatura (profana o religiosa) era contraria a la Fe Católica. (Portada del Índice para las Españas e Indias, impreso en Sevilla en el año 1682).

Así, Pío XII puso los escritos de Sor Faustina en el Índice de Libros Prohibidos. Significa que él consideró que su contenido podía conducir a los Católicos en la dirección incorrecta.


Pío XII consideró la obra de Sor Faustina como algo contrario a la Fe Católica, por causa de las “apariciones” y mensajes que ella recibió.


Luego, vinieron otras prohibiciones hechas por Juan XXIII. Dos veces en periodo en que ocupo la sede de San Pedro, el Santo Oficio condenó en sendas oportunidades los escritos de la Divina Misericordia.


Notas de la Sección 
1
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, Stockbridge, edición inglesa, MA: Marian Press, 1987,
p. 23.
2
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 89.
3
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 168.
4
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 176.
5
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 191.
6
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, pp. 247.
7
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 260.
8
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 347.
9
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 382.
10
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 288.
11
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 400.
12
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 417.
13
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 583.
14
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 602.
15
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 612.
16
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 643.
17
La Divina Misericordia en Mi Alma, El Diario de Sr. Faustina, p. 208.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.