28 jun. 2017

EL PAPA HABLA, TÚ DECIDES.

EL PAPA HABLA, TÚ DECIDES.(Para los "R,R.")

[Es republicación]
[Abajo está la traducción al castellano de un magnífico artículo de NOW (Novus Ordo Watch) hecho con ocasión de la publicación del libro de Salza y Siscoe “¿Verdadero o falso Papa?, que ya hemos comentado en un post anterior. El artículo está ilustrado con un vídeo del P. Cekada, memorable…y muy divertido. [Pueden activarse subtítulos desde youtube, pero tanto en inglés como en castellano están muy distorsionados. Ayudan las leyendas incluidas en el propio vídeo en un fácil inglés]
Para situarse en el fondo del problema es muy recomendable leer la entrevista publicada en el blog Adelante la fe en el que se asegura con “seriedad”que el abogado fiscal de Wiscosin “desenmascara” al Sedevacantismo. A los editores de dicho portal les recomiendo este artículo o por lo menos el visionado del vídeo del P. Cekada. Así podrán unirse a nuestras risas, aunque lo deseable serían las lágrimas de arrepentimiento. Esto vale también para la mentalidad filo- lefebvrista tan común en nuestros días.
La siguiente traducción es una traducción automática corregida con premura.]
Hablemos de “juicio privado” …

Falsa Teología de la Resistencia : El Papa habla – Usted decide!



¿Para qué se  necesita un Papa cuando se tiene a autoproclamados resistentes que criban y tamizan sus enseñanzas ?
Parece que este año se anuncia como un verdadero Armagedón entre la falsa posición  tradicionalista de  “reconocer-y-resistir”  y el sedevacantismo. Muy bien, que sea así, porque éste es un tema de suma importancia. La estrategia actual de John Salza y Robert Siscoe – autores de ¿verdadero o falso Papa?  – parece ser la de un intento de inundar el debate con una serie de artículos cortos para abrumarnos, utilizando una táctica de “divide y vencerás”, centrándose en cuestiones sobre las que los sedevacantistas no están de acuerdo – evitando así una respuesta unificada- los cuales por así decirlo, nos paralicen, tal vez con la esperanza de que nos destrocemos entre nosotros,   en lugar de hacerlo refutando a  Salza y Siscoe.
Bueno, es un método astuto- pero la estrategia les va a fracasar.
Como anunciamos antes, debemos resistir la tentación de responder a cada artículo de los que  actualmente están lanzando por ahí. Ahora mismo estamos sentados viendo  el espectáculo tal como se desarrolla. Nuestras respuestas vendrán, pero no van a ser una ráfaga frenética de respuestas directas a cada pieza, a medida que se vayan publicando. Más bien, con calma les daremos  respuestas argumentadas en el momento apropiado. Tal vez están tratando de causar el pánico, pero si es así, no les está funcionando. Si bien nosotros hemos puesto enlaces a sus artículos, nos hemos dado cuenta de que ellos no han enlazado los nuestros. Eso es lamentable, pero nos las arreglaremos. A continuación un resumen rápido de los enlaces a los últimos posts que hemos publicado, relativos  a su libro y / o su posición:
Mientras seguimos esperando conseguir nuestra copia del libro Verdadero o Falso Papa? (Vamos, chicos, dense prisa!), es el momento otra vez da dar luz sobre la alternativa al sedevacantismo que Salza y Siscoe proponen como única y auténtica  posición “tradicional  – una posición que suele llamarse de  “reconocer y resistir “, y que se puede resumir en las palabras:” ¡El Papa habla – yo decido”. Vea este nuevo video informativo: [Pueden activarse subtítulos]
Seguramente algunos objetarán de inmediato, al ver este video, que  algunos  (no todos) de los sedevacantistas también “reconocen y resisten”, es decir, [resisten] a  los cambios litúrgicos del Papa Pío XII para la Semana Santa, promulgada a mediados de la década de 1950. Sólo para que conste decimos: Con respecto a este asunto,  (1) Novus Ordo Watch no toma posición pública; y (2) algunos en Novus Ordo Watch frecuentamos las parroquias en las que se adoptaron los nuevos ritos de Semana Santa de Pío XII, mientras que otros asisten a las parroquias en las que no se han adoptado.   Sin entrar en detalles sobre el tema ahora, debemos señalar que la controversia es fundamentalmente diferente de lo que dicen Salza / Siscoe, porque no hay duda de que en los años 1950, cuando Su Santidad Pío XII promulgó los cambios litúrgicos, estos cambios eran legales, efectivos y vinculantes para todos. Esto está fuera de toda duda. Entonces no estaba permitida la “resistencia”. La controversia sobre la Semana Santa de Pío XII se centra en la cuestión de si es razonable suponer que el Supremo Legislador, Pío XII,  querría que su revisada liturgia de Semana Santa aún se siguiera utilizando hoy, cuando sus revisiones litúrgicas, como se ha demostrado, fueron  un paso previo a la liturgia apóstata del Novus Ordo. En cuanto a la autoridad, legalidad, y el poder del Papa para cambiar los ritos litúrgicos, no puede haber ninguna duda: “… sólo el Soberano Pontífice goza del derecho a reconocer y establecer cualquier práctica que toca al culto a Dios, como introducir y aprobar nuevos ritos [!], como también modificar los que juzga que requieren  modificación “(Pío XII,  Encíclica   Mediator Dei, n. 58). Esto es algo a lo que los  sedevacantistas se adhieren; pero ¿ se adhieren a esto Salza, Siscoe, y el resto de la banda de la resistencia de la FSSPX?
Hay que recordar  una cosa: La vehemencia con la que estos tradicionalistas del “reconocer-y-resistir” insisten en que Francisco es el Papa, es sólo comparable a la vehemencia con que le niegan la sumisión. El escenario es absolutamente esperpéntico: Gritos a todo pulmón diciendo que Jorge Bergoglio es el Papa de la Iglesia Católica, pero a todo pulmón también  dejan en  claro que esto realmente no significa nada, que de hecho, usted debe rechazar someterse a él, pues si no lo hace se arriesga a perder su alma.
Como este tipo de “teología”, naturalmente no se encuentra en ninguna parte de la doctrina católica,  vamos a hacernos con otra bolsa de palomitas mientras vemos cómo Salza y Siscoe se comportan como necios:
Mientras John Salza pomposamente afirma que los Sedevacantistas “han perdido la fe en la Iglesia”, mientras anda  por ahí soltando la tontería de  que la Iglesia Católica puede enseñar no sólo el error doctrinal sino  incluso la herejía en su auténtico Magisterio ordinario, los fieles lo deben  reconocer, tamizar, y desechar.
En TRADCAST 009, demolemos  el intento de Salza  de refutar el sedevacantismo basado en su falsa analogía de la  “Pasión de la Iglesia”. Él afirma que nosotros los sedevacantistas hemos abandonado la Iglesia porque ella está desfigurada, al igual que Nuestro Señor Jesucristo estaba desfigurado en la Cruz y fue abandonado por la mayor parte de sus discípulos. Pero, por supuesto, hay un fallo fatal en la analogía: el Cuerpo de Nuestro Señor fue desfigurado por sus enemigos, desde el “exterior”, mientras que Él mismo se mantuvo inmaculado y puro en su interior en todo momento. Él no dejó de ser la Fuente de toda bondad, verdad, gracia y santidad. Pero Salza no cree que la Iglesia sea impecable en su ser más íntimo aunque está meramente golpeada y desfigurada desde el exterior. No, la Iglesia Católica – de acuerdo a Salza – no es la Inmaculada Esposa perseguida sino que  está haciendo de  perseguidora, está enseñando la herejía y el error, está dando disciplinas  y ritos litúrgicos equivocados y sacrílegos, está ofreciendo falsos santos  para la veneración e imitación de los fieles. Y, sin embargo Salza ¡proclama que hemos perdido la fe en la Iglesia!
Siguiendo con esta analogía de la  “Pasión”, Salza argumentaría, entonces, que no es que nuestro Señor estaba desfigurado, burlado y golpeado desde el exterior, sino  que nuestro Señor fue en realidad el autor de ello: alimentaba con veneno a su rebaño, ofreciéndole  doctrinas  destructoras, lo que lleva a un culto falso que es odioso a Dios. Lo que equivale a decir que Salza estaría argumentando, que nuestro Señor, en lugar de curar a  paralíticos  y dar vista a los ciegos, de hecho los volvía paralíticos del todo y los volvía ciegos ! En resumen, Salza afirma que nuestro Bendito Señor condujo a su pueblo a la condenación. ¡Qué blasfemia! Obviamente, tal idea es mala, hereje y blasfema, y debe ser rechazada con todo nuestro ser, y sin embargo eso es lo que se deduce, por analogía, de lo que dice Salza de nuestro Señor, cuyo cuerpo místico es la Iglesia. Así pues ¿quién ha perdido la fe en la Iglesia,  Sr. Salza?  Los sedevacantistas no han abandonado al Señor desfigurado en la Cruz, sino más bien, han abandonado a un hombre que maldice en lugar de bendecir, perjudica en lugar de curar, y engaña en lugar de enseñar (cf. Mt 11: 2-6). Hemos abandonado a un hombre así porque sabemos que !Él no puede ser el Mesías! Y, sin embargo Salza está argumentando que este impostor abominable es el Mesías, ¡sólo tendríamos que entenderlo correctamente!
Como se puede ver, Salza enseña una  doctrina que es la más perniciosa para sus incautos seguidores, y  por esta razón, así como también por  otras,  hemos planteado la cuestión de si tal vez este hombre, que se anuncia a sí mismo como un ex grado 32 masón y experto en el ritual masónico, es quizás aún un masón, que simplemente está cumpliendo órdenes de  la Logia. No, no estamos diciendo que lo sea, simplemente estamos planteando una pregunta, que nos parece más que justificada por la doctrina que predica, y por otras consideraciones.
Pregúntense esto, señoras y señores:. Como resultado de la posición de “reconocer-y-resistir” planteada por los señores Salza y Siscoe, ¿se les lleva  a un mayor amor y veneración por la Iglesia y por su Sumo Pontífice? ¿Se les lleva a una mayor obediencia y fidelidad a todo lo que enseña? ¿Más bien, no sienten para con ella un gran recelo y disgusto, después de haber hecho creer que lo que viene de ella a menudo está teñido de errores condenables, especialmente los del modernismo, y que a menudo uno debe protegerse a sí mismo contra la Iglesia para que no le engañe? ¿Esto es la Iglesia que Cristo fundó, la “iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad” (1 Tim 3:15)?
Una cosa es decir que la Iglesia no es infalible en cada expresión de su Magisterio, y por lo tanto algunas de las cosas que enseña el auténtico Magisterio ordinario podría técnicamente aún someterse a revisión en el futuro – sin embargo, otra cosa muy distinta es afirmar, como Salza hace, que la Iglesia puede enseñar herejías y contradecir su propia doctrina. Tal institución no sería creíble. Pregúntese: ¿Puede usted ser así un católico  tradicional?). Ésta es la enseñanza del último santo  Padre Frederick Faber:
Pero podemos olvidar, y algunas veces olvidamos, que no sólo no es suficiente amar a la Iglesia, sino que no es posible amar a la Iglesia con razón, a menos que también se le tenga temor y reverencia. Nuestro olvido de esto surge de no haber establecido suficientemente, profundamente en nuestras mentes la convicción del carácter divino de la Iglesia … La misma grandeza humana que existe en torno a la Iglesia nos hace olvidar a veces que no es una institución humana. 
De ahí viene ese tipo equivocado de  crítica, que es olvidadizo sin tener en cuenta el carácter divino de la Iglesia. De ahí viene nuestra creación de nuestras propia mentalidad  y de nuestros propios puntos de vista como criterios de verdad, como normas para la conducta de la Iglesia. De ahí viene sentar en juicio sobre el gobierno y la política de los Papas. De ahí viene que el esmero poco filial y sabio de  separar en todos los asuntos de la Iglesia y papado lo que  consideramos divino  de lo que  pretendemos que es  humano. De ahí viene el mal humor irrespetuoso para distinguir entre lo que debemos  conceder a la Iglesia y lo que no tenemos que  conceder a la Iglesia. De ahí viene  la ansiedad irritable para que lo sobrenatural se mantenga   subordinado a lo natural, como si realmente creyéramos que debemos ahora hacer un esfuerzo para que el mundo no sea demasiado crédulo y caiga  víctima de la superchería sacerdotal excesiva y ultramontana [¿”papolatría”?].
… Sólo tenemos que admitir  la verdad de que la Iglesia es una institución divina, y luego veremos que tal crítica no es simplemente una bajeza y una deslealtad, sino  una impertinencia y un pecado.
(Rev. Frederick W. Faber, devoción a la Iglesia [Londres: Richardson & Son, 1861], pp 23-24; añadió descansos pragraph; cursiva en el original.)
BAM! Así que aquí vemos qué es ser católico “tradicional” según Salza! ¿No describe el P.Faber con precisión a nuestros “tradicionalistas”? (Como se puede ver, con razón  los llamamos semi-traditionalistas!). A Michael Matt en particular, siempre le gusta alegar el supuesto “elemento humano” de  la iglesia cuando tiene que justificar su resistencia a un apóstata público; aquí el P. Faber lo describe exactamente.
La verdadera Iglesia Católica no necesita una niñera teológica. Sus enseñanzas, leyes, decisiones, ritos o canonizaciones litúrgicas no están sujetas a revisión por un obispo de Suiza o por abogados y periodistas de los Estados Unidos, como el Papa León XIII también lo dejó claro . Esto viene a demostrar que los tradicionalistas de la resistencia realmente no tienen fe en la Iglesia en absoluto, sino la consideran  una institución meramente humana, que puede fallar tanto como cualquier otra sociedad humana y que por lo tanto tiene necesidad de la crítica y la ayuda humana para que no hundirse.Al menos, así es exactamente cómo se comportan.
Lo hemos dicho antes: La razón por la que muchas personas que quieren ser católicos tradicionales pueden aceptar fácilmente a Francisco como Papa, o pueden tomar una posición tipo   “no importa” si él es el Papa, es que no se someten a él, en absoluto. El rechazo de la sujeción al Papa, sin embargo, constituye el cisma, y si se niega que un católico debe someterse  al Papa, entonces eso es  una herejía(ver. Denz 1831).
Si no está seguro de lo que usted cree en esta materia, se puede hacer una auto-prueba rápida. Mira el breve video de abajo y vea  si puede, en conciencia, negar  el asentimiento a las enseñanzas católicas del pre-Vaticano II  citadas allí y reconciliarse con la idea de que Jorge Bergoglio o sus cinco predecesores son papas válidos. ¡Buena suerte!
Por cierto, John Salza – ¡por fin! – ha  eliminado de su sitio web la herejía que establece sobre la ortodoxia oriental aunque lo hace en voz baja aquí y aquí).
Nuestro Señor nos está poniendo a prueba. ¿Realmente creemos en Él y en Su Iglesia y en Sus promesas? ¿O buscamos resolverlo todo con sabiduría meramente humana? ¿Dudamos, tan pronto como descubrimos una dificultad? ¿Confundimos la mera convicción humana con la verdadera fe? La verdadera fe, debemos recordar, es un don sobrenatural de Dios: es “una virtud sobrenatural por la cual, con la ayuda y la inspiración de la gracia de Dios, creemos  que las Verdades reveladas por Él son ciertas, no por la verdad intrínseca de las cosas reveladas que se percibe  por la luz natural de la razón, sino por la autoridad de Dios mismo que las revela, que no puede engañarse ni engañarnos “(Concilio Vaticano II, Constitución dogmática Dei Filius, Ch 3;.  Denz. 1789).
Es lógico que en estos tiempos angustiosos, seguramente cerca del final, nuestro Señor tenga que exigir nada menos que una Fe real, madura, y excepcionalmente fuerte, que elimine  toda duda y supere  todas las dificultades. En esta batalla, que es de todo o nada – como siempre lo ha sido, pero como tal vez a menudo ha sido enmascarada por la “grandeza humana” de la Iglesia, tal como describe el P. Faber  Así se separará el trigo de la paja (cf. Mt 13, 24-30), los verdaderos católicos de los que sólo lo son en lo externo, en la apariencia, por asistir a una “Misa tradicional”, pero sin tener una fe verdaderamente tradicional.
Ver también:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.