5 jul. 2019

¿El Vaticano I refuta el Sedevacantismo?


¿EL DOGMA DE LOS “PERPETUOS SUCESORES DE PEDRO” SIGNIFICA QUE SIEMPRE HABRÁ UN PAPA?


¿El Vaticano I refuta el Sedevacantismo?

La objeción de los  “perpetuos sucesores”

Después de la objeción de que “ustedes son sólo un grupo de protestantes !!”, probablemente el argumento más frecuentemente oído contra el sedevacantismo es que nuestra posición contradice las enseñanzas del Concilio Vaticano I acerca de que San Pedro tendrá “perpetuos sucesores”. Si no ha habido un verdadero Papa en décadas, ¿cómo podemos mantener que existe  perpetua sucesión de los papas?
Hemos abordado este argumento en este sitio antes , pero viene muy bien hacer ahora un post dedicado a la cuestión.
Nuestra respuesta será doble. Vamos a demostrar que (1) la objeción de los  “perpetuos sucesores” en realidad está basada en una interpretación errónea de la enseñanza del Vaticano I; (2) incluso concediendo que el argumento no está basado en una interpretación errónea del Vaticano I, la posición sedevacantista no quedaría refutada.

La enseñanza del Vaticano I sobre los  “perpetuos sucesores”

Contrariamente a la idea errónea común, el Concilio Vaticano I, que se reunió del 1869-1870 y fue aprobado por el Papa Pío IX, no enseñó que habría un Papa en todo momento. De hecho la frase “perpetuos sucesores” es enunciada en la Constitución sobre el papado, pero para entender con precisión lo que en realidad se enseña en la Constitución Pastor Aeternus del Vaticano I, es preciso examinar de cerca  la redacción exacta del dogma y comprenderla en  el contexto en que ha sido escrita le expresión “perpetuos sucesores”. Para asegurarnos de  que entendemos el Vaticano I correctamente, vamos a releer  la Constitución dogmática  del Concilio sobre la Iglesia, desde el principio hasta el punto en que el Concilio enuncia su doctrina respecto a la sucesión perpetua. Esta cita es un poco larga, pero es preciso asegurarse del verdadero sentido de la sucesión perpetua,  para que  nadie pueda decir: “Usted toma la expresión fuera de su contexto”.
Así pues, he aquí todo el contexto:
El eterno pastor y guardián de nuestras almas, en orden a realizar permanentemente la obra salvadora de la redención, decretó edificar la Santa Iglesia, en la que todos los fieles, como en la casa del Dios viviente, estén unidos por el vínculo de una misma fe y caridad. De esta manera, antes de ser glorificado, suplicó a su Padre, no sólo por los apóstoles sino también por aquellos que creerían en Él a través de su palabra, que todos ellos sean uno como el mismo Hijo y el Padre son uno. Así entonces, como mandó a los apóstoles, que había elegido del mundo, tal como Él mismo había sido enviado por el Padre, de la misma manera quiso que en su Iglesia hubieran pastores y maestros hasta la consumación de los siglos.
Así, para que el oficio episcopal fuese uno y sin división y para que, por la unión del clero, toda la multitud de creyentes se mantuviese en la unidad de la fe y de la comunión, colocó al bienaventurado Pedro sobre los demás apóstoles e instituyó en él el fundamento visible y el principio perpetuo de ambas unidades, sobre cuya fortaleza se construyera un templo eterno, y la altura de la Iglesia, que habría de alcanzar el cielo, se levantara sobre la firmeza de esta fe.
Y ya que las puertas del infierno, para derribar, si fuera posible, a la Iglesia, se levantan por doquier contra su fundamento divinamente dispuesto con un odio que crece día a día, juzgamos necesario, con la aprobación del Sagrado Concilio, y para la protección, defensa y crecimiento del rebaño católico, proponer para ser creída y sostenida por todos los fieles, según la antigua y constante fe de la Iglesia Universal, la doctrina acerca de la institución, perpetuidad y naturaleza del sagrado primado apostólico,del cual depende la fortaleza y solidez de la Iglesia toda; y proscribir y condenar los errores contrarios, tan dañinos para el rebaño del Señor.

Capítulo 1:
Acerca de la institución del primado apostólico en el bienaventurado Pedro

Así pues, enseñamos y declaramos que, de acuerdo al testimonio del Evangelio, un primado de jurisdicción sobre toda la Iglesia de Dios fue inmediata y directamente prometido al bienaventurado Apóstol Pedro y conferido a él por Cristo el Señor. Fue sólo a Simón, a quien ya le había dicho «Tú te llamarás Cefas», que el Señor, después de su confesión, «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo», dijo estas solemnes palabras: «Bendito eres tú, Simón Bar-Jonás. Porque ni la carne ni la sangre te ha revelado esto, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo te digo, tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que ates en la tierra será atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra será desatado en el cielo». Y fue sólo a Simón Pedro que Jesús, después de su resurrección, le confió la jurisdicción de Pastor Supremo y gobernante de todo su redil, diciendo: «Apacienta mis corderos», «apacienta mis ovejas».
A esta enseñanza tan manifiesta de las Sagradas Escrituras, como siempre ha sido entendido por la Iglesia Católica, se oponen abiertamente las opiniones distorsionadas de quienes falsifican la forma de gobierno que Cristo el Señor estableció en su Iglesia y niegan que solamente Pedro, en preferencia al resto de los apóstoles, tomados singular o colectivamente, fue dotado por Cristo con un verdadero y propio primado de jurisdicción. Lo mismo debe ser dicho de aquellos que afirman que este primado no fue conferido inmediata y directamente al mismo bienaventurado Pedro, sino que lo fue a la Iglesia y que a través de ésta fue transmitido a él como ministro de la misma Iglesia.
[Canon] Por lo tanto, si alguien dijere que el bienaventurado Apóstol Pedro no fue constituido por Cristo el Señor como príncipe de todos los Apóstoles y cabeza visible de toda la Iglesia militante; o que era éste sólo un primado de honor y no uno de verdadera y propia jurisdicción que recibió directa e inmediatamente de nuestro Señor Jesucristo mismo: sea anatema.

Capítulo 2:
Sobre la perpetuidad del primado del bienaventurado Pedro en los Romanos Pontífices

Aquello que Cristo el Señor, príncipe de los pastores y gran pastor de las ovejas, instituyó en el bienaventurado Apóstol Pedro, para la perpetua salvación y perenne bien de la Iglesia, debe por necesidad permanecer para siempre, por obra del mismo Señor, en la Iglesia que, fundada sobre piedra, se mantendrá firme hasta el fin de los tiempos. «Para nadie puede estar en duda, y ciertamente ha sido conocido en todos los siglos, que el santo y muy bienaventurado Pedro, príncipe y cabeza de los Apóstoles, columna de la fe y fundamento de la Iglesia Católica, recibió las llaves del reino de nuestro Señor Jesucristo, salvador y redentor del género humano, y que hasta este día y para siempre él vive», preside y «juzga en sus sucesores» los obispos de la Santa Sede Romana, fundada por él mismo y consagrada con su sangre.
Por lo tanto todo el que sucede a Pedro en esta cátedra obtiene, por la institución del mismo Cristo, el primado de Pedro sobre toda la Iglesia. «De esta manera permanece firme la disposición de la verdad, el bienaventurado Pedro persevera en la fortaleza de piedra que le fue concedida y no abandona el timón de la Iglesia que una vez recibió». Por esta razón siempre ha sido «necesario para toda Iglesia —es decir para los fieles de todo el mundo—» «estar de acuerdo» con la Iglesia Romana «debido a su más poderosa principalidad»54, para que en aquella sede, de la cual fluyen a todos «los derechos de la venerable comunión», estén unidas, como los miembros a la cabeza, en la trabazón de un mismo cuerpo.
Por lo tanto, si alguno dijere que no es por institución del mismo Cristo el Señor, es decir por derecho divino, que el bienaventurado Pedro tenga perpetuos sucesores en su primado sobre toda la Iglesia, o que el Romano Pontífice no es el sucesor del bienaventurado Pedro en este misma primado: sea anatema. 
(Vaticano I, Constitución dogmática Pastor Aeternus ; Denz. 1821 a 1825 ; subrayado añadidos).
A quienes les  gustaría leer el resto de la Constitución pueden descargarla  aquí [en español] pero el resto,que explica la naturaleza de la primacía y la infalibilidad del magisterio papal, no es relevante para el tema de la sucesión perpetua. (Nota:. Este documento se llama la “primera” Constitución sobre la Iglesia de Cristo, porque iba a haber una segunda constitución. Lamentablemente, el Concilio  tuvo que suspenderse abruptamente en 1870 y nunca se volvió a reunir, por lo que la segunda constitución nunca llegó a ser aprobada.) [Es  muy aconsejable leer el esquema entero de esa “Constitución” llamada “Ecclesia Christi” que después de haber sido largamente debatido por los  Padres del Concilio nunca llegó a aprobarse por la razón dicha. Es muy importante su lectura He aquí el enlace de la fallida Constitución cuya fuerza teológica dotada del verdadero sensus Ecclesiae es innegable]:
En la parte arriba citada del Vaticano I, el Concilio expone sus enseñanzas en cuanto a la “institución, perpetuidad, y la naturaleza del sagrado primado apostólico”. El capítulo 1 explica cómo Cristo instituyó este primado confiriéndolo a San Pedro, y en el capítulo 2 se explica que esta primacía conferida originalmente a San Pedro perdura igualmente en todas sus legítimos sucesores, hasta el fin del tiempo. En otras palabras, la primacía de Pedro no murió con San Pedro, como afirman algunos herejes. Por el contrario, todos los Papas verdaderos, hasta el fin del tiempo (“perpetuamente”!), gozan exactamente igual que San Pedro de la misma primacía sobre toda la Iglesia que se le dio a él originalmente.
Esa es la enseñanza del Vaticano I. Eso es lo que se entiende por “perpetuos sucesores”. El Concilio enseñó que San Pedro tendría “perpetuos sucesores en su primado sobre la Iglesia universal ” ( perpetuos Successores en primatu súper universam Ecclesiam ). Esto no tiene absolutamente nada que ver con la idea de que siempre habrá un Papa en cualquier momento del tiempo – algo que, obviamente, está refutado, no sólo por el sentido común (ya que cada Papa es mortal, siempre habrá un interregno entre la muerte de un Papa y la elección de otro), sino también por la enseñanza que extraemos de la historia de la Iglesia.
Podemos comprobar que ésta es la verdadera comprensión de la enseñanza del Vaticano I con el examen de los manuales teológicas sobre el tema publicados después del Concilio. Por ejemplo, vemos que se dice lo mismo en P. De Ludwig Ott Fundamentos del Dogma Católico , p. 282; en P. Adolphe Tanquerey Manual de Teología Dogmática , vol. 1, n. 210; en P. Joachim Salaverri de En la Iglesia de Cristo , nn. 294ff .; y Mons. De Gerard van Noort Teología dogmática , vol. 2, nn. 59ff.

Incluso si fuese cierto que debe haber siempre un Papa …

Por el bien del argumento, sin embargo, vamos a suponer que lo anterior no es correcto y que de hecho el Vaticano I enseña que siempre habrá un Papa, en cada momento de la historia cristiana.
Todo esto lo que significaría es que ahora mismo, en este preciso instante, existe un sucesor legítimo de San Pedro. De ninguna manera se sigue que el sucesor fuera Jorge Bergoglio ( “Francisco”) en la Ciudad del Vaticano. De hecho, esto se puede excluir positivamente como mera posibilidad, porque ya sabemos que él y sus cinco predecesores de infeliz memoria no pueden ser sucesores válidos, y la prueba de ello que no puede ser refutada es que el dogma de que habrá perpetuos sucesores de ninguna manera identifica a estos sucesores es decir no asegura quiénes serán esos perpetuos sucesoresEn otras palabras, que Roncalli, Montini, Luciani, Wojtyla, Ratzinger, o Bergoglio deban ser legítimos sucesores de San Pedro  obviamente,  no  forma parte del dogma. [ Una analogía podría ser que hay que creer como dogma de fe  que las obleas válidamente consagradas por un sacerdote válido son realmente el Cuerpo de Cristo, pero el dogma no nos asegura que ESTA OBLEA ha sido válidamente consagrada y es por tanto el Cuerpo de Cristo. Hemos conocido recientemente el fraude de falsos sacerdotes simulando celebrar falsas misas, las formas por lo tanto  no habrían sido consagradas. La elección de los papas conciliares ha sido inválida por la herejía antecedente de los electos y por la herejía que priva de jurisdicción para elegir, a los falsos cardenales (creados además inválidamente  por falsos papas).]
Lo más que dice tal doctrina es que “habrá un Papa en todo momento” y por consiguiente podría forzar a la conclusión de que alguien  es actualmente el Papa, pero sin duda alguien que no sea Francisco o cualquiera de los modernistas del Vaticano. II.  Tal vez podría haber un verdadero Papa preso o escondidos en una catacumba. Tal cosa puede parecer extravagante para algunos, y tal vez lo sea, pero desde luego, no sería incompatible con la noción de que hay un verdadero Papa en el momento actual.
La conclusión que podemos sacar de todo esto es: No importa cómo se mire, el argumento contra el sedevacantismo de que habrá  “perpetuos sucesores” carece de fuerza y es totalmente inválido.

La perpetuidad de la Iglesia y el interregno anterior a la eleccion del Papa

Ahora bien, sin duda, estamos obligados por nuestra Santa Fe Católica a  creer que la Iglesia perdurará hasta el fin del tiempo (ver Salaverri, en la Iglesia de Cristo , nn. 288, 294ff.). Ella fue fundada por Dios como una institución perpetua para la salvación de los hombres. Pero del mismo modo que no puede dejar de existir , tampoco puede  fallar [en la Fe] . Esta última consideración por sí  sola descalifica a la secta del Novus Ordo para ser la Iglesia Católica porque la secta  no enseña la verdadera Fe, y, sobre todo a causa de sus inválidos sacramentos, que ya no santifican las almas. Simplemente ella no es el arca de la salvación.
Los Sedevacantistas no sostienen que la Iglesia Católica ha dejado de existir o incluso – a no ser que el fin del mundo debe ser inminente – que la sucesión papal ha terminado. Más bien, la sucesión de Papas ha sido interrumpida , aunque sea por un tiempo inusualmente largo. Ella continuará siempre que Dios cuya Providencia gobierna todas las cosas, lo quiera.
[Me permito incluir aquí que existen profecías privadas de un innegable valor profético por ser hechas por santos canonizados/beatificados  que nos advierten de la elección sobrenatural de un papa. Este es el caso de las Beatas Isabel Canori Mora y Ana María Taigi (famosas por sus comprobados aciertos en sus predicciones) que han profetizado un terrible Castigo al mundo (¿Juicio de las naciones o Día del Señor?) después del cual un Papa sería elegido  con la mediación de San Pedro y San Pablo]. 
IMG_8881
Véase el post sobre Isabel Canori Mora en donde puede leerse lo siguiente
SAN PEDRO ESCOGIÓ ENTONCES AL NUEVO PAPA
La Iglesia fue reconstituida, las órdenes religiosas restablecidas; y las casas particulares de los cristianos se volvieron semejantes a los conventos, tan grandes eran su ardor y celo por la Gloria de Dios.
Sigue el post original]
¿Cómo se reanudará la sucesión papal? No lo sabemos a ciencia cierta; pero esto es lo que distingue la genuina fe católica de la seudo-fe de los herejes: El católico tiene verdadera fe divina en Dios y en sus promesas y por lo tanto no está en la necesidad de tener todas las respuestas: “La fe … debe excluir no sólo toda duda, sino todo deseo de demostración” (Catecismo del Concilio de Trento , Parte I, artículo I ; la cursiva es nuestra).
Tal vez la explicación más convincente [¿ ?]para explicar exactamente cómo la sucesión papal se puede reanudar con facilidad, se encuentra en la posición teológica desarrollada por primera vez por el obispo sedevacantista  Michel-Louis Guérard des Lauriers (1898-1988) , teólogo dominico que enseñaba en la Universidad Pontificia Lateranense de Roma durante el pontificado de Pío XII. Los lectores que estén interesados en explorar la tesis Guerardiana, comúnmente conocida como la “teoría  material/formal” o “sedeprivacionismo”, pueden hacerlo mediante  la lectura de este artículo . [Nosotros, en este blog,  consideramos que esta Tesis comúnmente llamada ” Cassicciacum,  es totalmente falsa, y lo que es más, contradice la Bula Ex Cathedra ” Cum Ex Apostolatus. También creemos que filosóficamente no se puede sostener. Ver por ejemplo el post de este blog El Papa Materialiter y el magistral estudio de Que puede leerse
IMG_8880
Myra Davidoglou que puede leerse en el blog: Analyse logique et  theologique  de la dite These de Cassiciacum  asī  como en otros posts de este blog sobre el mismo tema ]
No vamos a tratar ahora de examinar o evaluar esta posición. Más bien, nos gustaría simplemente señalar que el estado actual de la Santa Madre Iglesia es grave, pero simplemente no es el caso decir  que no hay solución alguna para resolverlo, como la tesis de material/ formal demuestra. Pb. Guerard des Lauriers, dicho sea de paso, fue el autor principal de la famosa Intervención Ottaviani enviado a Pablo VI en 1969 para exponer los errores en la nueva misa ( “Nueva Misa”).
Las personas que se precipitan al argumentar que “Dios no puede permitir  un tan largo interregno como el que vemos”,  deberían darse cuenta de que lo que sabemos es que Dios nunca permitirá que el papado falle . Eso es lo que nunca puede suceder. Pero el Papado no falla por no haber papas durante un  largo tiempo; sería un error pensar que  alguien como Francisco pudiera ser Papa, como se demuestra en este artículo en este video . Hay que recordar que ningún Papa no significa ningún Papado . La única forma de poder afirmar la enseñanza cierta del Vaticano I sobre el Papado es sostener que Jorge Bergoglio no es el Papa.
En 1892 – 22 años después de los dogmas del primer Concilio Vaticano respecto de los sucesores perpetuos – el Padre Jesuita Edmund James O’Reilly publicó un libro titulado Las relaciones de la Iglesia con la sociedad  ( descarga gratuita aquí o comprar aquí ) En este trabajo, se abordó la cuestión de un interregno prolongado y cómo se relacionaría con la perpetuidad de la Iglesia y las promesas de Cristo:
El gran cisma de Occidente [1378-1417] me sugiere una reflexión que me tomo la libertad de expresar aquí. Si no se hubiera producido esta escisión, una hipótesis de que tal cosa pudiera suceder parecería a muchos quimérica. Dirían  que no podría ser; Dios no permitiría que la Iglesia  entrase en una situación tan infeliz. Podrían surgir herejías y extenderse y durar dolorosamente por largo tiempo, por culpa y para perdición de sus autores y encubridores, con gran angustia también de los fieles, aumento de persecuciones  en muchos lugares donde los herejes eran dominantes. Pero que la verdadera Iglesia tuviera que permanecer entre treinta y cuarenta años sin cabeza bien comprobada, y sin representante cierto de Cristo en la tierra, esto no podría suceder. Sin embargo, ha sucedido; y no tenemos ninguna garantía de que no volverá a suceder, aunque fervientemente deseamos que no suceda. Del hecho yo deduzco  que no hay que ser demasiado listo para pronunciarse sobre  lo que Dios puede permitir . Sabemos con certeza absoluta de que cumplirá sus promesas; No permitirá  que nada se produzca en desacuerdo con ellas; sabemos que Él sustentará su Iglesia y la habilitará para triunfar sobre todos los enemigos y las dificultades; que va a dar a cada uno de los fieles aquellas gracias que son necesarios para el logro de la salvación, como lo hizo durante el gran cisma que hemos estado considerando, y en todos los sufrimientos y las pruebas que la Iglesia ha pasado desde el principio. También podemos confiar en que hará mucho más de lo que se ha obligado por sus promesas. Podemos mirar hacia adelante con una probabilidad que nos hará vencer algunos de los problemas y vicisitudes que ha sufrido en el pasado. Pero nosotros, o nuestros sucesores en las futuras generaciones de cristianos, tal vez veremos males más extraños que jamas han existido, incluso antes de que suceda  la gran liquidación de todas las cosas en la tierra que precederán el día del juicio. No soy un profeta, ni pretendo ver desgracias de las cuales no tengo conocimiento alguno. Todo lo que quiero transmitir es que hay  contingencias relativas a la Iglesia, que no están excluidas de  las promesas divinas, y  no pueden considerarse como prácticamente imposibles, simplemente porque serían terribles y muy angustiantes .
(Rev. Edmund J. O’Reilly, las relaciones de la Iglesia con la sociedad[Londres: John Hodges, 1892], pp. 287-288; el subrayado es nuestro).
Nada más hay que añadir a esto – El  P. O’Reilly ha dado en plenamente en el clavo. De hecho, unas páginas antes, él establece específicamente que incluso si durante el Cisma de Occidente  ninguno de los tres demandantes papales hubiera  sido el verdadero Papa y la Cátedra de San Pedro hubiera estado vacante durante todo ese tiempo, esto también no habría sido contrario a las promesas de Cristo:
Aquí podemos dejar de preguntar qué se puede decir de la posición, en ese momento, de los tres reclamantes, y sus derechos con respecto al Papado. En primer lugar, se produjo pir  largo tiempo, desde la muerte de Gregorio XI en 1378, un Papa – con la excepción, por supuesto, de los intervalos entre las muertes y las elecciones para llenar las vacantes creadas de esta manera. Hubo, digo, en cada momento dado un Papa, realmente investido de la dignidad de Vicario de Cristo y Cabeza de la Iglesia, sean cuales sean las opiniones que pudiera existir entre muchos en cuanto a su autenticidad; Pero no se puede decir que un interregno que cubre todo el período hubiera  sido imposible o incompatible con las promesas de Cristopero como cuestión de hecho, no hubo nunca un interregno así..
(O’Reilly, las relaciones de la Iglesia a la sociedad , p 283; el subrayado.).
Así pues,  vemos que la espantosa situación que la Santa Madre Iglesia tiene en la actualidad, aunque ciertamente es angustiosa y extraordinaria, simplemente no es imposible y contraria a las enseñanzas del Concilio Vaticano.
Debemos  pedir a Dios día y noche que esta terrible experiencia llegue a un rápido final. Recordemos que Él permite que todos los ensayos – incluyendo esta misteriosa, extraña y confusa anomalía eclesial – sea por el bien de sus elegidos (cf. Mt 24:24). Aunque no entendamos los planes de la Divina Providencia, tenemos la certeza absoluta por nuestra fe que Dios es infinitamente bueno, omnipotente, y omnisciente; Él está totalmente al control de todo lo que sucede..

La Iglesia tiene que sufrir la pasión de su fundador

La clave para entender lo que ha sucedido a la Iglesia Católica desde la muerte del Papa Pío XII en 1958 radica en darse cuenta de que  siendo el Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia tiene que sufrir de alguna manera la mística la pasión de su fundador. En una serie de conferencias pronunciadas en 1861, el ilustre cardenal Henry Edward Manning dejó al mundo algunas instrucciones muy valiosas a este propósito:
Así como los malvados no prevalecerán contra Él [nuestro Señor Jesucristo], incluso cuando le ataron con cuerdas, lo arrastraron  al juicio, vendaron los ojos, se burlaban de él como de un falso rey, lo golpearon en la cabeza como un falso profeta, lo crucificaron, y parecían tener un dominio absoluto sobre él, teniéndolo casi aniquilado bajo sus pies; y cuando en  estaba muerto y enterrado, resulto vencedor y resucitó al tercer día, y ascendió al cielo, y fue coronado, glorificado, y fue investido su realeza, y reina supremo, rey de reyes y Señor de señores, – lo mismo sucederá con Su Iglesia: aunque será perseguida durante  un tiempo, y, a los ojos del hombre, derribada,  pisoteada, destronada, despojada, burlada, y aplastada, sin embargo aunque parezca que habrán triunfado las puertas del infierno no prevalecerán. A la Iglesia de Dios le espera una resurrección y una ascensión, una regalía y un dominio, una recompensa de gloria por todo lo que ha sufrido.  Al igual que Jesús, tendrá que sufrir en el camino a la corona; sin embargo, será coronada  con Él eternamente. Asī pues nadie debe escandalizarse de las profecías de los sufrimientos por venir. Nos gusta imaginar triunfos y glorias de la Iglesia en la tierra, – que el Evangelio debe ser predicado a todas las naciones, y el mundo querrá convertirse, y todos los enemigos serán  sometidos, y no sé qué, – hasta algunos oídos se  impacientan por oír que para la Iglesia habrá un tiempo de terrible prueba, nos comportamos como los judíos de aquel tiempo  que esperaban un Mesías conquistador, un rey, que llegaría y tendría gran prosperidad; y cuando llegó el Mesías en la humildad y en la pasión, no lo reconocieron.. Así, me temo, que muchos entre nosotros intoxicamos nuestras  mentes con las visiones de éxito y la victoria, y no podemos  soportar la idea de que vendrá  un tiempo de persecución para la Iglesia de Dios ….
Los Santos Padres que han escrito sobre el tema del Anticristo, y de [l] profecías de Daniel, sin una sola excepción, por lo que yo sé,  padres tanto de Oriente como de Occidente, griegos  y latinos- todos ellos por unanimidad, – dicen que los últimos tiempos del mundo, durante el reinado del Anticristo, el santo sacrificio del altar cesará. En la obra sobre  el fin del mundo, atribuida  a San Hipólito, después de una larga descripción de las aflicciones de los últimos días, leemos lo siguiente: “Las Iglesias lo llorarán con un gran llanto, pues no habrá más  oblación para ser ofrecida, ni incienso, ni el culto agradable a Dios. Los edificios sagrados de las iglesias serán las  chozas; y el precioso cuerpo y sangre de Cristo no será manifiesto en aquellos días; la Liturgia será extinguida; el canto de los salmos cesará; la lectura de la Sagrada Escritura no se oirá más. No habrá para los hombres más que  oscuridad, y duelo sobre duelo y aflicción sobre aflicción.”Entonces, la Iglesia se dispersará, será empujada al desierto, y será por un tiempo como lo fue  a los comienzos, invisible, escondida en catacumbas, en las casas, en las montañas, en escondrijos; durante un tiempo será barrido¡a, por así decirlo, de la faz de la tierra . Tal es el testimonio universal de los Padres de los primeros siglos ….
La Palabra de Dios nos dice que hacia el final de los tiempos el poder de este mundo será tan irresistible y triunfante que la Iglesia de Dios se hundirá debajo de su mano – que la Iglesia de Dios no recibirá más ayuda de los emperadores o reyes o príncipes, o legislaturas, o naciones, o de los pueblos, para poder resistir  contra el poder y la fuerza de su antagonista. Se verá privada  de protección. Estará  debilitada, desconcertada, y postrada, tirada  sangrando a los pies de los poderes de este mundo.
¿Esto no describe nuestro tiempo con una precisión aterradora?
Tenga en cuenta que esto no es simplemente “la opinión del cardenal Manning”, como a muchos no les faltará tiempo para objetar. No, esto “es el testimonio universal de los Padres de los primeros siglos”, como Su Eminencia deja claro.
Los siguientes enlaces proporcionan más información acerca de cómo nuestros tiempos actuales reproducen lo que la tradición católica ha sostenido desde el principio y que debe suceder antes de la consumación del mundo:
Algunos consejos prácticos sobre cómo ser un católico hoy, se da en el siguiente mensaje:

A modo de conclusión

En resumen, podemos decir que el dogma católico sobre los perpetuos sucesores de San Pedro en el primado, no excluye un largo periodo de tiempo en el que no haya Papa. Más bien, lo que enseña es que cada vez que hay un Papa, compartirá  por igual la primacía una vez conferida a San Pedro. Nunca habrá un verdadero Papa que no posea las mismas prerrogativas que el propio Simón Pedro, y esto es así por institución divina y lo seguirá siendo a perpetuidad.
A todos aquellos que adoptan una posición de reconocer-y-resistir y creen  que la doctrina del Vaticano I requiere de nosotros que aceptemos  a Francisco como Papa válido, se les anima a leer con atención y en su totalidad la  Constitución dogmática Pastor Aeternus, vinculada anteriormente, y a  preguntarse a si mismos si se puede afirmar seriamente de Jorge Bergoglio lo que el Concilio afirma de todos los sucesores de San Pedro, es decir que los  habrá perpetuamente,.
Dios Todopoderoso parece estar permitiendo esta gran calamidad como una prueba de nuestra fe para purificar a sus escogidos: “… bienaventurados los que no vieron, y creyeron” (Jn 20:29; cf. Mt 24:24). Dios tiene un derecho estricto a pedirnos una fe sincera, esa fe sin la cual es imposible agradar a Dios (cf. Hb 11, 6). Pero tal fe genuina no requiere explicaciones o demostraciones porque cree completamente en la autoridad de Dios que revela, que no puede engañarse ni engañarnos: “Porque  nosotros caminamos en la fe y no en la visión”.  (2 Cor 5: 7).
A causa de que los hombres han fallado en la Fe,  por su indiferencia , incluso a lo que Dios ha revelado, es por lo que ha caído  esta gran tribulación sobre todos nosotros: “… porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por lo tanto, Dios permite la operación del error, para creer en la mentira: para que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, y en vez de ello han dado su consentimiento a la iniquidad”(2 Ts 2: 10-11; Lc 18: 8). De ahí que Nuestro Señor nos exhorta así, en la actualidad no menos que en el año 33: “… no seáis incrédulos, sino creyentes” (Jn 20:27).
Por tanto, debemos proteger nuestra fe en todo momento y no exponerla innecesariamente al peligro. Uno de los mayores peligros para la Fe que se encuentran en el mundo de hoy es la Secta del Novus Ordo  y su jefe apóstata, el “Papa” Francisco. Es un ejemplo de la “operación del error” de la que habla   San Pablo y  que es la responsable de la pérdida de la Fe en un número incontable de almas.
Es de la mayor importancia tener en cuenta que Francisco es  ocasión de  la pérdida de fe en todos los  que lo aceptan como un verdadero Papa: aquéllos que lo reconocen  niegan los dogmas que  él niega; e igualmente,  aquéllos que reconociéndolo no se someten a él,  niegan la doctrina católica sobre el Papado .
La verdadera Fe es nuestro mayor tesoro.
Oremos, pues, por una Fe inquebrantable y no dejemos  de unirla a la Esperanza (cf. 1 Jn 3: 3) y a la Caridad (cf. Lc 7:47; Santiago 2:24), de modo que sea  posible que, por la gracia de Dios, un día escuchemos las palabras: “Venid, benditos de mi Padre, para poseer el reino que os ha sido preparado desde la fundación del mundo” (Mt 25:34).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.