22 dic. 2010

Repugnante: de la perversión solo puede venir mas perver-sión.

DE LA PERVERSIÓN SÓLO PUEDE VENIR MÁS PERVERSIÓN

Pareja de sodomitas que pretendía adoptar abusó de docenas de niños en casas y guarderías

José Antonio Alonso / FORUM LIBERTAS

22-12-2010 8-18-00Wed, 22 Dec 2010 15:01:00

Los defensores del matrimonio homosexual y de la entrega de niños a parejas homosexuales insistirán en que el caso de Robert y Richard, sodomitas casados que pedían adoptar mientras abusaban de niños en guarderías, en Ámsterdam, es un caso puntual.

Pero es un caso “puntual” que lo tiene todo.

Para empezar: los defensores de la entrega de niños a homosexuales afirman que el sistema de control y selección de padres candidatos protege a los niños. Lo cierto es que Robert y Richard llevaban 3 años en lista de espera y bajo “control” de las autoridades de adopción holandesas… y éstas nunca sospecharon que eran consumidores y productores de porno infantil y abusaban de niños. ¡Y eso que había habido denuncias en 2008! ¿Es el sistema suficientemente bueno para los niños?

La Unión Europea a menudo regaña o acosa a Lituania por no aceptar la ideología del homosexualismo político, pero el hecho de que Robert M. sea lituano, y que adquiriese la nacionalidad holandesa al casarse (matrimonio sodomita) con un sodomita holandés hace pensar en el tipo de población que el matrimonio sodomita puede atraer a un país. Es España, un porcentaje importante de “bodas sodomiticas” implican a extranjeros.

El caso es que la homosexualidad y el abuso de niños no son incompatibles y de hecho una cosa puede ocultar la otra. Un hombre joven que siempre está con niños pequeños y no se le conocen relaciones con chicas despierta sospechas: pero si queda claro que es sodomita, sensible y felizmente casado, ¿puede una sociedad bien pensante y progresista sospechar algo?

Los datos del caso

Robert M. (nombre que usa la policía holandesa, no es el real) es un lituano de 27 años de edad, que llegó a Holanda en el año 2004 y “se casó” con su pareja homosexual, Richard Van O., hoy de 37 años, en el año 2008, recibiendo así la ciudadanía holandesa.

Trabajó al menos en dos guarderías holandesas, desde el 2007 al 2010. Además, también ofrecía sus servicios en forma privada a través de Internet, diciendo que era un niñero “capacitado y con experiencia” y que le encantaba cuidar niños en casas por la noche, cobrando muy poco porque “los niños cuando duermen dan poco trabajo”.  Incluso fue voluntario una temporada en un orfanato de África.

La policía holandesa detuvo a Richard Van O, a quien encontraron en posesión de pornografía infantil. Ambos están acusados de producirla y difundirla por Internet a través de redes de pedofilia.

También está bajo arresto el “esposo” homosexual de M, “Richard Van O”, de 37 años de edad, de quien se informa que fue encontrado con pornografía infantil en su posesión. Se calcula además que abusaron de más de 50 niños y fotografiaron y filmaron algunos de esos abusos.

Casi todos los niños son menores de 4 años y algunos son bebés.

¡Que todo se vea por televisión!

El alcalde de Ámsterdam, Van der Laan, explicó que el acusado confesó su culpabilidad y difundió la foto del criminal “para tranquilizar a los padres”. “En primer lugar queremos tranquilizar a algunos de los padres mostrándoles que no se trata del cuidador de sus niños. Estos son varios miles de personas en la ciudad. Al mismo tiempo queremos alertarlos de que es posible que haya sido el cuidador de sus hijos, y que, en caso que no los hayamos podido ubicar todavía, y que sepan que pueden dirigirse a la policía, a nuestros servicios de ayuda, etc.”

El fiscal general Herman Bolhaar informó cómo se descubrió al violador. Una cantidad de porno infantil descubierta en Estados Unidos fue rastreada hasta Holanda. Las autoridades estadounidenses informaron a las holandesas. Un programa de televisión de investigación y búsqueda de delincuentes, “Opsporing Verzocht”, mostró la foto de un niño que estaba sin identificar: durante la emisión del programa se pudo saber qué niño era… y esa misma noche se detuvo a “Robert”.

De hecho, hacía 2 años que la policía lo conocía: en 2008 unos padres ya lo habían acusado de tocar sexualmente a los niños. La policía de delitos sexuales, el director de la guardería y un asesor pedagógico se reunieron, comentaron el caso y desecharon la acusación. ¡Era un ciudadano ejemplar y los niños fantasean mucho!

El presidente de una organización de padres de guarderías, Gjalt Jellesma, pide que se investigue cómo es que se desechó la acusación de 2008 y que el país reflexione sobre si hay que endurecer las reglas de seguridad en las guarderías.

Entusiasta de los niños

Robert M. quería abrir un centro propio. Sus tarifas como niñero a domicilio (apenas de 4 a 7 euros la hora) las justificaba diciendo que su labor “le entusiasmaba”. Participaba a su vez en foros especializados en educar a los niños.

Es lógico que quien quiera abusar de niños se coloque allí donde pueda acceder a los niños en confianza de los padres. Un tema de debate es la relación entre homosexualidad y abuso de jovencitos adolescentes (efebofilia) o de niños (pedofilia).

Un estudio de 2007 publicado en Empirical Journal of Same-Sex Sexual Behavior (puede verse detallado aquí: http://www.ejssb.org/6.html ) analizó 902 casos de profesores involucrados en sexo con menores, alumnos suyos, desde 1980 a 2006.

Aunque en la población en general el porcentaje de homosexuales es escasísimo (entre un 1% y un 4%), en el colectivo de maestros abusadores es altísimo: un 63% en Irlanda, un 62% en Nueva Zelanda, un 60% en Canadá, un 54% en Escocia, un 48% en Australia, un 47% en Inglaterra y un 35% en Estados Unidos.

En total, el 43% de los profesores de los que se sabe que han mantenido relaciones sexuales con menores alumnos suyos son homosexuales, según este estudio. De los 3.457 alumnos-víctima estudiados, el 56% (1.925) lo fueron en manos de un profesor homosexual.

El estudio se ha hecho a partir de  los casos conocidos. Es de suponer que haya muchos más casos de sexo profesor-alumno que no se conozcan, tanto homosexual como heterosexual. El doctor Paul Cameron, del Family Research Institute de Colorado Springs -la institución que ha llevado a cabo la investigación- señala que estos datos confirman los de investigaciones anteriores en EEUU de 1978 a 1996.

“Estudios previos incluían dos sondeos de superintendentes en la escuela (los homosexuales eran un 27% y un 29% de los abusadores), condenados en 10 estados de EEUU (los homosexuales eran un 32% de los abusadores), una encuesta entre directores (el 35% de las denuncias eran acerca de profesores homosexuales) y un estudio de adultos explicando sus experiencias de cuando eran estudiantes (un 23% de los informes implicaban homosexualidad). No es frecuente que haya tanta consistencia de estudio en estudio, y mucho menos de país a país”, señala Paul Cameron.

En el nuevo estudio del EJSSB, se señala también que:
-el 54% de los hombres abusadores como maestros, sólo abusaron de chicas

-el 83% de las maestras abusadoras sólo abusaron de muchachos

-el 55% de las 3.457 víctimas analizadas eran varones

1 comentario:

  1. Anónimo8:33:00

    es curioso que en su blog habla de sodomitas pederastas y no comenta nada acerca de los curas pedófilos qué, al igual que usted, están en contra de dicho matrimonio "sodomita", ni se realizan críticas hacia el crimen sollitationis.

    querría comentarle, que la pedereastia es una parafilia, o enfermedad de disfunción sexual, la cual, evidentemente, ha de ser controlada (muy controlada) por la sociedad y castigar duramente los crímenes que se deriven de ella; sean criminales heterosexuales o sodomitas, tal y como usted prefiere llamarles.

    también decirle que la homosexualidad, si bien quiere considerarla enfermedad, NO ES NINGÚN DELITO.

    ResponderEliminar

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.