16 ene. 2010

La Iglesia Católica enfrenta violenta reacción por defender el verdadero matrimonio.

accionfamilia

Cardenal Norberto Rivera, Arzobispo de Ciudad de México

Ciudad de México, 12 de enero de 2010 (LifeSiteNews.com) - La Iglesia Católica enfrenta una violenta reacción de parte de los homosexuales mexicanos que están indignados por la fuerte defensa del matrimonio natural realizada por los obispos de ese país, señala la agencia Fides.

La Arquidiócesis de México ha denunciado lo que los obispos han llamado “intolerancia” anticatólica. “Los insultos y acusaciones contra la Iglesia Católica y sus ministros se han multiplicado en días recientes, no sólo por parte de políticos del Distrito Federal, sino también de analistas y comentaristas de los medios de comunicación, que muestran el grado de intolerancia que ha sido alcanzado en México“, afirma el comunicado de la Arquidiócesis.

El Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo de Ciudad de México, se ha opuesto fuertemente a la ley, aprobada antes de Navidad, que permite el “matrimonio” y la adopción por parte de homosexuales, y que está ahora en manos del gobernador de la ciudad, Marcelo Ebrard, para su aprobación. Para el Cardenal Rivera, la legislación es “perversa e inmoral” y conducirá “inevitablemente a la ruina de la sociedad“. A respecto de la adopción homosexual, señaló que es “inadmisible“.

La medida fue promovida por el Partido Socialista de la Revolución Democrática (PRD) y el Partido de los Trabajadores (PT), que dominan el gobierno de la Ciudad de México, a pesar de su impopularidad en la mayor parte del país. Una coalición de partidos, que incluye el Partido de Acción Nacional (PN) y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), presentarán a la Corte Suprema un pedido que se declare la ley inconstitucional.

El cardenal Rivera declaró “los cristianos no obedecen sólo a una forma de organización social, sino más bien a un orden instituido por Dios desde la creación del mundo, y no puede haber ninguna ley humana que se sobreponga a este deseo divino que determina la moral conyugal. Una tal presentación constituye una arrogancia, y llevará a la sociedad inevitablemente a sus ruina“.

Los niños y jóvenes corren el serio riesgo de ver como normal este tipo de uniones, y pueden llegar a entender las diferencias sexuales como un mero tipo de personalidad, cesando su aprecio por la dualidad de la sexualidad humana, que es condición para la procreación y, por lo tanto, para la conservación y desarrollo de la humanidad“, agregó.

La Conferencia Episcopal Mexicana ha declarado su solidaridad con los esfuerzos del Cardenal Rivera. Según el Obispo Víctor René Rodríguez, Secretario General de la Conferencia, el apoyo fue dado por los obispos al Cardenal Rivera para “cualquier acción que la Arquidiócesis de México tome en relación a este asunto, el cual es fuente de controversia en la sociedad y en el seno de la familia“.

Las medidas pro homosexuales de la Ciudad de México son las últimas en una cadena de leyes anti-familia y anti-vida aprobadas en los últimos años por el gobierno del Distrito Federal, que ha incluido el aborto gratuito durante las primeras quince semanas en hospitales del gobierno, divorcio exprés y uniones civiles homosexuales.

13 Ene 2010 | por Acción Familia | Tema: Destacados, Homosexualidad

3 comentarios:

  1. Anónimo21:18:00

    El PRI (partido liberal-masónico)no impugnará los "matrimonios" gay sino sólo la adopción de menores de edad por éstos.

    Ver: http://catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2009/12/impugnaran-matrimonios-de-homosexuales.html

    ResponderEliminar
  2. El gobierno de Brasil quiere imponer tb muchos absurdos, el matrimonio homosexual y la adopción y el aborto y otras cosas, para legitimar la invasión de tierras. Incluso la CNBB sueño llamó Hedodes.
    Nuestro martirio es muy estrecha.
    Me dirijo por Google.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo editar un comentario? Ya he dicho, aprender.

    ResponderEliminar

Se permiten los comentarios anónimos sin necesidad de cuenta, los mensajes con groserías, apologia de ideas contrarias a las mias o brutalidades no se publicaran, no obstante ello de ser interesantes serán editados y publicados con la advertencia de que han sido modificados.